Tendencias

Home

Política

Artículo

Congreso de la República de Colombia
Congreso fachada
Bogota agosto 18 del 2022
Foto Guillermo Torres Reina / Semana
Congreso de la República de Colombia. - Foto: Guillermo Torres /Semana

nación

“Un golpe de Estado, un Frankenstein con magistrados de bolsillo”: Corporación Excelencia en la Justicia contra propuesta de crear Corte Electoral

El director de la corporación judicial, Hernando Herrera, advirtió que se trata de un paso que abriría camino a los conflictos de interés y otras posibles faltas.

Toda una polémica se vive por estos días en el Congreso alrededor de las propuestas para eliminar el Consejo Nacional Electoral (CNE) y crear la llamada Corte Electoral, una idea que busca acabar con la influencia que tienen los partidos políticos en la vigilancia de las supuestas faltas de las campañas electorales y los candidatos.

En las últimas horas, la Corporación Excelencia en la Justicia rechazó la idea de crear la denominada Corte Electoral calificándola como un intento de golpe de Estado a la rama judicial.

“La creación de la llamada Corte Electoral suplantaría y usurparía en beneficio de la clase política, las funciones hasta la fecha desplegadas eficientemente por el Consejo de Estado. En este sentido, tal creación, auspiciada con eventual ánimo rechanchista, implica un retroceso y lesiona el Estado de Derecho”, señala la Corporación.

Y agrega: “El nuevo Frankenstein, con magistrados de bolsillo que serían elegidos por un Congreso en franco conflicto de interés, conocería de las acciones de nulidad electoral y de los procesos de pérdida de investidura en desmedro de dichos trámites y en un abierto deterioro de la democracia y del sistema de pesos y contrapesos. Asimismo, resulta preocupante que el proyecto en cuestión no prevea etapas, recursos, ni sea claro con relación a la práctica de pruebas”, concluye.

La propuesta para modificar de fondo la estructura de la Organización Electoral no es nueva y se ha trajinado en otras reformas políticas que se han tramitado en el Legislativo en tiempos recientes, en las cuales ha fracasado en el Capitolio. En este caso, dos de las instancias implicadas en estas modificaciones -la Registraduría Nacional y el Consejo de Estado- rechazaron la idea y explicaron las razones para su desacuerdo.

Actualmente, los partidos políticos son los que tienen el control del CNE tomando en cuenta que son los que postulan a los nueve magistrados que lo integran, tal y como sucedió hace algunas semanas, en el Congreso en pleno.

El director de la Corporación Excelencia en la Justicia señala: “Por lo anterior, la CEJ censura esta intromisión en la autonomía e independencia de la Rama Judicial, y así lo ratificará tanto a nivel nacional como internacional, acompañando sin vacilación alguna al Consejo de Estado para hacer frente la emboscada institucional que se pretende asestar”.

Esta vez la idea la están impulsando dos senadores elegidos en la lista de la coalición Centro Esperanza-Alianza Verde: Humberto de la Calle y Ariel Ávila. Y el primer debate de esta reforma constitucional está previsto para este miércoles en la Comisión Primera del Senado.

La propuesta, en concreto, es crear la Corte Electoral, la cual sería un órgano de cierre de los pleitos en esta materia y estaría integrada por siete magistrados, elegidos para periodos de ocho años, de ternas enviadas por el Consejo de Estado, la Corte Constitucional y la Corte Suprema de Justicia.

Aunque estos togados serían elegidos por el Congreso, la idea cortaría de tajo la posibilidad de que los partidos políticos postulen a sus miembros y esta potestad quedaría en cabeza de las altas cortes. Algo similar a lo que sucede con la elección de los magistrados de la Corte Constitucional.

Con esta nueva instancia perdería competencia la Sala Quinta del Consejo de Estado, en la que se tramitan asuntos relacionados con los candidatos en las campañas políticas, como, por ejemplo, las nulidades de sus inscripciones y elecciones.

El proyecto de De la Calle y Ávila también crearía el Consejo Electoral Colombiano, el cual se encargaría de la organización de las elecciones y el registro e identificación de los ciudadanos, lo cual incluiría la elaboración del censo poblacional y el electoral.

El registrador nacional sería el presidente de esta instancia, pero no tendría la autonomía e independencia con la que cuenta actualmente, ya que, en medio de todo, sería la cabeza de un cuerpo colegiado con el que tendría que compartir sus decisiones.

Ante este revolcón, el Consejo de Estado elaboró un documento que circuló este martes, el cual fue respaldado por la Registraduría Nacional y en el que se explica cuáles serían, para esta alta corte, los puntos negativos de esta propuesta.