sostenibilidad

Micromovilidad, la alternativa de transporte utilizada en varios países

Según la más reciente encuesta, esta opción tiene el potencial de reducir la congestión y la contaminación.


Poniendo la micromovilidad en el centro de la movilidad urbana (Putting Micromobility at the Center of Urban Mobility, originalmente), es un estudio realizado por Boston Consulting Group (BCG) y la Universidad de St. Gallen, que presentó los hallazgos a raíz de una nueva encuesta a 11,000 consumidores de 23 ciudades en diez países distintos.

En este punto hay que aclarar qué es la micromovilidad, que respecta a una modalidad de transporte que ocurre mediante vehículos muy ligeros como patinetes eléctricos, monopatines eléctricos, bicicletas compartidas y bicicletas con asistencia como las bicilec/pedelec.

Sin embargo, realmente no existe una definición universal de micromovilidad, pero el Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo (ITPD, por sus siglas en inglés) define como vehículos de micromovilidad aquellos con propulsión humana o eléctrica que pueden ser impulsados y que alcanzan velocidad baja (hasta 25 km/h) o algunas veces moderada (hasta 45 km/h).

Así las cosas, el artículo examina las opiniones de los consumidores y los patrones de uso de los vehículos de micromovilidad y analiza los incentivos y los elementos disuasorios para una adopción más amplia.

A medida que las ciudades de todo el mundo tienen que afrontar el impacto generado por el aumento del tráfico vehicular, la micromovilidad tiene el potencial de reducir la congestión y la contaminación, al tiempo que ofrece formas de transporte accesibles, convenientes y asequibles. Según el artículo, esta solo puede desarrollar plenamente su potencial si se diseña como parte de un sistema de transporte integral.

Durante la pandemia, muchas personas vieron la micromovilidad como una alternativa más segura que el transporte público, y el aumento en los precios del combustible también lo hizo más atractivo. De hecho, el tamaño del mercado global de micromovilidad, que incluye bicicletas, bicicletas eléctricas, scooters eléctricos y ciclomotores eléctricos y que cubre los segmentos de propiedad, compartidos y de suscripción, ya ha alcanzado casi los 100.000 millones de euros.

Bicicletas estacionadas en la Estación Central de Amsterdam
Bicicletas son parte de micromovilidad - Foto: Getty Images

Aunque la propiedad es el segmento más grande por volumen, las suscripciones son la categoría de más rápido crecimiento, con una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR, por sus siglas en inglés) que se espera supere el 30 % durante la próxima década.

Además del clima, las principales barreras para un mayor uso de la micromovilidad son el costo, las redes inseguras de carriles para bicicletas, conexiones inadecuadas y servicios suburbanos limitados. Las ciudades que aborden estos obstáculos de la manera más rápida y mejor harán que esta sea más atractiva para los viajeros y, por lo tanto, se convertirán en lugares más atractivos para los empleados.

La encuesta reveló que ofrecer alternativas agrupadas que combinan opciones de transporte de esta clase con transporte público probablemente podría aumentar considerablemente el empleo. Los consumidores encuestados indicaron que estarían dispuestos a pagar entre 22 y 25 % más por diferentes paquetes de ofertas.

“No existe una solución única para todos. Lo que funciona para Ámsterdam no necesariamente funcionará para Boston o Berlín. Llevarla al mainstream en los próximos años requiere que los planificadores urbanos y los operadores de micromovilidad trabajen juntos para crear los incentivos adecuados”, señala Andreas Herrmann, director del Instituto para la Movilidad de la Universidad de St. Gallen y coautor del artículo.

A escala, no todos los modos de micromovilidad brindan el mismo beneficio, y promoverla sin considerar la totalidad de los impactos puede tener efectos negativos en el medio ambiente. Pero “la integración es clave, y la tecnología y la comprensión de los patrones de uso estarán en el centro de esto”, agregó Herrmann.