medio ambiente

Textilera colombiana Lafayette sembrará 8.000 árboles en cuatro países de Latinoamérica

La empresa colombiana siempre se ha preocupado por ser una empresa sostenible e involucrada con el cuidado del medioambiente, por eso hasta la fecha tiene en marcha varios procesos en torno al uso responsable del agua, energía, materias primas, entre otros.


En el marco de los 80 años de innovación de Textiles Lafayette, la compañía entrega al planeta 8.000 árboles en la semana ambiental que inició con el Día de la Tierra el pasado 22 de abril, y va hasta el Día del Árbol, el 29 del mismo mes.

Lafayette, empresa colombiana de textiles, realizará esta siembra de la mano de clientes y colaboradores de la compañía en el municipio de Madrid, Cundinamarca y en ciudades como Medellín, Cali y Bucaramanga, de Colombia; y en países como México, Ecuador y Costa Rica.

“En Lafayette, todo lo que hacemos nace de la inspiración y de hacer lo que nos apasiona, uno de nuestros propósitos se enmarca en la preservación del medioambiente; protegemos el entorno en el marco de una cultura de cuidado, evitando comprometer los recursos de generaciones futuras. Es por esto que, como un aporte al planeta, sembraremos 8.000 árboles porque sabemos que sembrar un árbol es sembrar vida, por todos los beneficios que brinda a la humanidad y a la naturaleza”, aseguró Naydú Serrato, directora de Comunicaciones Corporativas de Lafayette.

Un árbol maduro produce 2.721 kg de oxígeno, suficientes para que dos personas respiren durante un año, es decir que 8 mil árboles, la cantidad que será sembrada en esta jornada, producirán oxígeno suficiente para que alrededor de 16.000 personas respiren durante el mismo periodo.

Según datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente, un automóvil de gasolina de tamaño mediano emite alrededor de 143 gramos de CO2 por kilómetro, un árbol capta aproximadamente 167 kg de CO2 al año, sin desconocer los otros beneficios que trae la siembra como hábitat para muchas especies de animales, aves e insectos, generan sombra, aportan al cambio climático, equilibran el ecosistema, regulan las temperaturas y canalizan los vientos.

Siembra de árboles
En el municipio Madrid, Cundinamarca, ya se realizó una jornada de siembra de árboles. - Foto: Cortesía Lafayette

La compañía Lafayette siempre se ha preocupado por ser una empresa sostenible y comprometida con el medioambiente. En cuanto al cuidado del agua, un recurso no renovable, la empresa trata el 100 % de su recurso hídrico y recicla el 50 % en procesos de la fábrica; la estampación es ecoamigable ya que no usa agua en el proceso.

En cuanto a telas sostenibles y entendiendo que, en la industria textil a nivel mundial, de las 53 millones de toneladas de fibra que se producen para ropa, el 73 % terminan en un vertedero/relleno sanitario, recientemente lanzaron bases textiles con hilos biodegradables, es decir, se degradan un 75 % en menos de 2 años en medio marino y un 91 % en menos de 3 años en vertedero; otras referencias de telas son elaboradas con hilos reciclados a partir de botellas PET.

Energías limpias

Parte de la energía que emplea Lafayette proviene de paneles solares fotovoltaicos, es decir, son autogeneradores de energía con una reciente instalación de 1.050 paneles en una cubierta de 2.800 m2 que permite generar el 1,5 % del consumo total de energía requerida para la fábrica, esto equivale a la preservación de aproximadamente 4.800 m2 de bosques, como también flora y fauna, lo que se traduce en un aporte a los cambios climáticos con la reducción de su huella de carbono. La segunda fase de este proyecto ya está rodando, la meta es llegar al 5 % de generación energética, con 2.700 paneles más.

Lafayette mantiene los más altos estándares de calidad, privilegiando el uso de materiales con bajo impacto ambiental, es por eso que cuenta con certificaciones que la destacan como una de las empresas, a nivel Latinoamérica, más reconocida por su responsabilidad ambiental.

Entre ellas están OEKO-TEX STD 100, que garantiza la seguridad de sus productos una vez el textil entra en contacto con la piel. La certificación GRS (Global Recycled Standard) certifica que sus hilos son poliéster 100 % reciclado, provenientes de la reutilización de botellas PET, certificando esta materia prima reciclada, la trazabilidad de la misma y su producción con prácticas sociales, ambientales y químicas, optimizando sus recursos sin comprometer los del futuro.

Y RCS (Recycled Claim Standard) certifica que las telas elaboradas con chip de poliéster reciclado son producidas bajo un sistema de verificación y custodia, que va desde la recepción de la materia prima, hasta la entrega al cliente.