tecnología

Cómo eliminar una notificación persistente en un teléfono Android

Aproximadamente 7.910 millones de personas están conectadas a internet en todo el mundo.


En la actualidad, millones de personas están conectadas a internet, por lo que hoy en día, puede decirse que casi cada persona en el mundo tiene un teléfono celular, pese a que hay zonas en donde esto, no es costumbre, como algunos puntos geográficos done el avance tecnológico no ha llegado.

Así las cosas, según el más reciente informe Digital 2022 realizado por We Are Social y Hootsuite, “los usuarios de internet en el mundo se incrementan un 4 %; el número de usuarios de internet en el mundo alcanzó los 4,950 millones de personas, lo que representa al 62,5% de la población mundial (7.910 millones de personas)”.

Entre tanto, algo con lo que las personas ya se han familiarizado son las notificaciones, que son mensajes a través de los cuales el sistema operativo proporciona al usuario recordatorios, comunicaciones o información puntual sobre una app que, pese a su naturaleza enunciativa, pueden resultar molestas.

Este es un problema en el ya establecido Android 12 y, de hecho, su próxima versión, exigirá nuevos permisos a las aplicaciones para poder enviar estas alertas a los propietarios de los dispositivos que lo integren.

Para preservar la privacidad en Android 13, los usuarios deberán permitir que la aplicación le envíe notificaciones pulsando la opción ‘Permitir’ en una ventana emergente, de igual modo a como se conceden permisos de acceso a elementos como la cámara o la ubicación.

Grupo multiétnico de jóvenes sentados en las escaleras y usando teléfonos celulares, Joven sonriente recibe notificaciones en teléfonos inteligentes. Medios de comunicación social y concepto digital en línea. Concepto de tecnología de redes sociales y personas. Redes Sociales.
Las personas generalmente tienen un teléfono inteligente. - Foto: Getty Images

Normalmente, un usuario puede deshacerse de una notificación en Android deslizándola hacia un lado o pulsando sobre la opción ‘Limpiar todo’ que se sitúa en la parte inferior derecha del cuadro de control.

Sin embargo, existen las denominadas notificaciones permanentes o persistentes que están blindadas ante este tipo de acciones sencillas y no son tan fáciles de eliminar, ya que no ofrecen alternativas para ello.

Hay varias formas de despejar una o varias notificaciones permanentes en nuestro teléfono Android. Una de ellas consiste en presionar y mantener pulsada la alerta que queremos ocultar. A continuación, una ventana emergente ofrece la opción para desactivar algunas o todas las notificaciones relacionadas con esa app de forma permanente.

Otra de las formas de enfrentarse a este tipo de notificaciones contempla el cierre forzoso de la aplicación. Para ello, el usuario debe mantener pulsada la pantalla sobre su correspondiente icono y, a continuación, acceder a su información.

Una vez dentro de este apartado, se muestran varias opciones. Entre ellas, la de forzar el cierre de dicha aplicación, lo que conllevará la desaparición de todas sus notificaciones activas en el momento de la operación.

La tercera alternativa para borrar tanto las notificaciones persistentes como el resto de estas alertas que ofrece el dispositivo es acceder al apartado ‘Ajustes’ del dispositivo. Desde este, en la sección dedicada a las notificaciones, el usuario puede gestionar todas. En este apartado, incluso, se le muestra el promedio de las alertas que suele recibir habitualmente.

Una vez hemos aprendido a deshacernos de las notificaciones permanentes molestas, debemos recordar que no todas tienen por qué tener este carácter, sino que también existen recordatorios que indican al usuario que debe terminar de configurar su dispositivo móvil.

Existen otras que, además de útiles por su labor informativa y que no requieren de la intervención del usuario para desaparecer. Es el caso de actividades como las actualizaciones de software, que se rigen por una barra de progreso que aparece a modo de notificación en todo momento hasta que termine el proceso. Acto seguido, y tras concluir la operación, desaparecen.

*Con información de Europa Press.