Tendencias
Foto: Getty - Foto: Getty

coronavirus

Estos relojes inteligentes podrían detectar el coronavirus antes de los síntomas

Los relojes pueden detectar los cambios en la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC).

Los estudios realizados por investigadores de las universidades de Stanford y Mount Siani revelaron que un Apple Watch puede detectar la aparición de covid-19 por los cambios sutiles en los latidos del corazón.

El estudio realizado a 297 trabajadores de la salud en el Sistema de Salud Mount Sinai y los participantes descargaron una aplicación en sus iPhone que permitió identificar y predecir si los trabajadores tenían coronavirus, ya que el Apple Watch detecta los cambios en la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC).

“El reloj mostró cambios significativos en las métricas de VFC hasta siete días antes de que las personas tuvieran un hisopado positivo que confirmara la infección por covid-19 y demostraron cambios significativos en el momento del desarrollo de los síntomas”, dijo el autor del estudio, Robert P. Hirten, MD, Assistant profesor de Medicina en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai.

Asimismo, revelaron que el patrón de frecuencia cardiaca se normalizaba entre 7 y 14 días después del diagnóstico.

Por su parte, la Universidad de Stanford no solo analizó el Apple Watch sino también productos de Garmin, Fitbit y otras marcas y detectó que el 81 % de las personas que usaban estos dispositivos y tuvieron alteraciones en la frecuencia cardiaca, fueron diagnosticados con coronavirus.

Según un estudio publicado en Nature Biomedical Engineering, “la detección temprana de enfermedades infecciosas es importante para mitigar la propagación de enfermedades aumentando el autoaislamiento y los tratamientos tempranos”.

Además, los hallazgos del estudio sugieren que el seguimiento de la actividad y el control de la salud a través de dispositivos portátiles de los consumidores pueden usarse para la detección a gran escala y en tiempo real de infecciones respiratorias, a menudo de forma presintomática.

El reloj emite luz infrarroja a la zona de la muñeca, lo que permite por primera vez medir la saturación de oxígeno en sangre. - Foto: Crédito: AP/Business Wire

Asimismo, la empresa Whoop, que fabrica pulseras de seguimiento del sueño y de rastreo de la actividad física junto con la Universidad Central de Queensland de Australia realizaron un estudio en 271 personas en donde analizaron los cambios en la frecuencia respiratoria para predecir el riesgo de infección por covid-19 e identificaron el 20 % de los positivos con covid-19 dos días previos al inicio de los síntomas, y el 80 % de los casos positivos para covid-19 al tercer día de síntomas.

“Este estudio presenta un método novedoso y no invasivo para detectar la infección por SARS-CoV-2 antes y durante los primeros días de los síntomas. Los hallazgos indican que las primeras etapas de la infección pueden tener una firma detectable que podría ayudar a identificar a las personas que deberían aislarse por sí mismas y buscar realizarse pruebas”, señaló el informe.

Por su parte, días atrás, un estudio de Public Health England (PHE) reveló que las personas que estuvieron infectadas por el coronavirus están protegidas contra la reinfección durante varios meses.

Entre tanto, aunque las personas tengan inmunidad, éstas pueden portar el virus en la nariz y la garganta y por lo tanto pueden transmitirlo a otros. Por tal razón, los expertos del estudio recomiendan que continúen estando en casa para evitar que esto ocurra.

Los científicos que realizaron el estudio concluyeron que la inmunidad adquirida de forma natural como resultado de infecciones pasadas proporciona un 83 % de protección contra la reinfección, en comparación con las personas que no han tenido la enfermedad antes.

Esto parece durar al menos cinco meses desde que se enferma por primera vez. No obstante, las personas posteriormente pueden volver a contraer la enfermedad.

A la fecha, 95,3 millones de personas en el mundo se han enfermado de covid-19 y 2 millones han perdido la vida por el virus que apareció en Wuhan (China) en diciembre de 2019 y las principales comorbilidades de las personas que han muerto por la enfermedad son: hipertensión arterial, diabetes, obesidad, epoc, enfermedad cardiovascular y renal.