tendencias

EN VIDEO: Así fue el mortal ataque de tres leones a un búfalo con la pata rota

Un guía del Parque Nacional Kruger en Sudáfrica fue el encargado de grabar la escena, en medio del estupor de varios turistas que se encontraban en el lugar.


Un grupo de turistas que se encontraban de excursión en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica jamás olvidarán lo ocurrido en ese lugar

Ávidos de observar la exuberante fauna que conforma esa región del mundo, los entusiasmados visitantes le pidieron al guía que los acompañaba, Jan Kriel, que los llevara a ver un búfalo porque tenían muchas ganas de conocerlo. 

Los turistas contaron con suerte, pues al poco tiempo de haber realizado su petición lograron avistar una hembra descansando cerca de la carretera.

Le sugerimos: Más de 12.000 leones son criados en Sudáfrica para que turistas los asesinen

Encantados, sacaron sus cámaras fotográficas y celulares para inmortalizar el instante. Sin embargo, de un momento a otro el panorama cambio. Tres leones saltaron a escena. De manera sigilosa rodearon al animal y sin misericordia lo atacaron. 

El bóvido luchó con todas sus fuerzas por defender su vida hasta donde más pudo. Incluso con una pata rota intentó huir, pero el feroz ataque de los felinos se lo impidió. Finalmente sus esfuerzos fueron en vano y terminó siendo devorada. 

ADVERTENCIA: Imágenes sensibles

"Los turistas estaban muy emocionados y asustados, porque no esperaban tanta acción al ver al búfalo, pero también entendieron que se trataba del círculo de la vida", manifestó Kriel. 

El guía de 50 años, grabó el mortal ataque y posteriormente lo publicó en YouTube, plataforma en la que ha sido observado por miles de personas alrededor del mundo. 

Kriel sostuvo que siempre en la cadena alimenticia del mundo salvaje el más débil tendía a ser devorado por los más fuertes y más en un territorio como el africano. 

Le puede interesar: Júpiter: la tragedia del ‘rey león‘ colombiano

Los leones son predadores carnívoros con dos tipos de organización social. Algunos son residentes, es decir, viven en manadas. El grupo suele estar constituido por cinco o seis hembras emparentadas, sus crías de ambos sexos y uno o dos machos conocidos y en coalición, que se aparean con las hembras adultas. 

Esta coalición de machos de un grupo suele consistir en dos ejemplares, pero puede aumentar hasta cuatro y después volver a bajar. De hecho, los machos son expulsados de su grupo materno cuando alcanzan la madurez.

El otro tipo de organización social es el de los nómadas, los cuales se mueven por grandes territorios solos o en parejas.