comunicación

5 consejos básicos para dar una buena exposición

Hablar en público puede ser un reto para muchas personas. Estos son algunos consejos para superar el miedo y hacer presentaciones memorables.


Estos son los principales consejos de la organización de difusión de ideas TED Conferences y de la American Psychological Association (APA) para lograr dar una presentación memorable en cualquier tipo de situación, ya sea hablar frente a una audiencia de miles de personas o exponer en un salón de clase. Estos consejos tienen en cuenta la psicología que hay detrás de las mejores presentaciones y las técnicas de los conferencistas de mayor éxito.

1. Conocer a la audiencia

Chris Anderson curador de la charlas TED menciona que para dar una exposición que sea memorable es necesario construir la idea, pieza por pieza, con conceptos que la audiencia ya conozca. Es necesario saber a quién se le va a hablar para saber qué información tiene y cual le hace falta.

En caso de que sea una audiencia general, el doctor y profesor de psicología Barry Schwarts recomienda dar la información de tal manera que cualquier persona sea capaz de entenderla, sin importar su nivel de educación, pero sin caer en la sobre explicación.

2. Que sea simple y estructurada

Teniendo en cuenta lo anterior, las presentaciones no deben confundir, deben ser simples. Anderson dice: “las ideas son cosas complejas; tienes que recortar tu contenido para que así puedas concentrarte en la idea que más te apasiona y tener la oportunidad de explicar cómo se debe”.

Si hay demasiado contenido en una exposición, al final no se va a explicar nada con la profundidad que se debe.

3. La conexión es lo más importante

En el libro The Power of Presence: Unlock Your Potential to Influence and Engage Others se establece que las mejores presentaciones son aquellas que priorizan la conexión sobre el contenido y en las cuales el locutor habla para persuadir y no para informar. Generar curiosidad o hacer que la audiencia se sienta identificada con el locutor es el primer paso para asegurar que el contenido sea recordado.

Para generar conexión se puede recurrir a una anécdota y siempre es importante demostrar entusiasmo sobre el tema. Si el locutor demuestra que el contenido le apasiona, es mucho más sencillo que el receptor sienta la misma pasión por aprender al respecto.

4. Explorar diferentes formatos

Mantener la atención del público puede ser un reto a la hora de exponer, de hecho según un artículo publicado por la revista Advances in Physiology Education la concentración del ser humano puede variar entre 8 segundos, 10 minutos e inclusive 1 hora, todo depende de la actividad que se encuentre haciendo.

¿Cómo conseguir que este periodo de atención sea el máximo en las presentaciones? Según la APA la respuesta se encuentra en usar diferentes formatos para exponer el contenido o la idea. “No solo se aprende escuchando, cada persona puede tener diferentes métodos de aprendizaje” por lo que es necesario saber qué herramientas van a complementar la información y van a evitar la monotonía en la duración de la presentación.

5. Usar el espacio

El lenguaje no está compuesto simplemente por palabras, también por cómo se mueve el cuerpo, el gesto de la cara e incluso la posición de las manos. Es por esto que se dice que la comunicación depende del lenguaje verbal, el no verbal y el paraverbal.

Al caminar mientras se expone o al gesticular con las manos, se logra captar y mantener la atención del público. De hecho, los gestos que se realizan con las manos son conocidos como gestos de acompañamiento o de refuerzo para el mensaje que se dice verbalmente y, según Science of People, los conferencistas con mayor éxito son aquellos que usan más gesticulación con las manos.