Tendencias
Comer / Alimentos
¿Qué alimentos limitar si se tiene artritis? Foto: Getty Images. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Alimentos prohibidos si se padece de artritis reumatoide

Antes de hacer cambios en la dieta, se debe consultar a un nutricionista.

Una dieta equilibrada es relevante para complementar el tratamiento de la artritis reumatoide, debido a que algunos alimentos o bebidas pueden contribuir a empeorar los síntomas, causando inflamación.

Antes de hacer cualquier cambio en la alimentación diaria, es recomendable consultar a un médico y a un nutricionista para recibir la asesoría profesional adecuada y tener un plan de comidas especializado, según las necesidades individuales de cada persona.

“Si hablamos de cuál sería el tipo de alimentación ideal, debemos destacar principalmente los alimentos antiinflamatorios como los más imprescindibles. Estos son: frutas, verduras, aceite de oliva, nueces y aquellos que sean ricos en omega 3. Y los alimentos que se consideran desaconsejados en este caso serían: los ricos en azúcares, grasas y comida procesada o precocinada. Estos aumentan la inflamación y, por ello, empeoran los síntomas de la artritis”, detalla el sitio web Hola! en su sección Estar bien.

Por su parte, el portal web de la Sociedad Argentina de Reumatología señala una lista de alimentos que deben evitarse si se tiene artritis. La razón es que estos pueden contribuir a la inflamación.

  1. Azúcar.
  2. Grasas saturadas.
  3. Grasas trans (snacks salados, papas fritas, galletas, pizzas, hamburguesa, productos pre-cocidos).
  4. Ácidos grasos omega 6: el consumo excesivo de alimentos que lo contenga pueden hacer que el organismo produzca productos químicos pro-inflamatorios (aceite de girasol, maní, mayonesa, margarina vegetal).
  5. Carbohidratos refinados: este tipo de alimentos incluyen las galletas, arroz blanco, cereales azucarados, gaseosas, jugos de frutas, batidos comerciales ya preparados).
  6. Gluten: algunas personas que son sensibles al gluten deben evitar alimentos que lo contengan para evitar malestar (trigo, cebada, centeno).

El portal especializado en salud Tua Saúde recomienda un menú completo como ejemplo de una dieta para una persona que tiene artritis reumatoide. Cabe aclarar que puede variar en cada persona.

Desayuno: Omelet con espinacas u otros vegetales + 1 vaso de leche descremada.

Merienda de la mañana: 1 naranja + 1 puñado de frutos secos.

Almuerzo/cena: Pechuga de pollo a la plancha + 4 cucharadas de arroz + Ensalada de brócolis con zanahoria aderezada con 1 cdta de aceite de oliva + 2 ruedas de piña.

Merienda de la tarde: 1 taza de yogur descremado con 1 cda de avena + 1/2 taza de frutos rojos.

Artritis reumatoide

La artritis es una enfermedad que afecta las articulaciones. Hay más de 100 afecciones relacionadas con ella. La reumatoide es una de las más comunes.

“En algunas personas, la artritis reumatoide comienza lentamente, afectando solo pocas articulaciones. Sin embargo, si no se trata o si los tratamientos no funcionan, la artritis reumatoide puede empeorar y afectar más articulaciones. Esto puede provocar más daño y discapacidad”, apuntan los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).

Según indican estos institutos en algunas personas, los síntomas de artritis reumatoide pueden empeorar con algunos factores como el estrés, demasiada actividad o al suspender súbitamente la toma de los medicamentos para aliviar el dolor.

Es importante que, al momento de recibir el diagnóstico de esta afección, se sigan las recomendaciones médicas al pie de la letra. Asimismo, consultar al doctor periódicamente para realizar chequeos y ver si la enfermedad ha avanzado.

“Hay estudios que demuestran que las personas que reciben tratamiento temprano para la AR se sienten mejor más rápido y con más frecuencia, y tienen más probabilidades de llevar una vida activa. También son menos propensos a sufrir el tipo de daño en las articulaciones que conduce a un reemplazo articular”, explica el Colegio Americano de Reumatología.

Mantenerse activo, realizando actividad física regularmente, es una de las claves para la prevención de esta enfermedad y asimismo su gestión. Las lesiones en las articulaciones pueden empeorar esta afección. Por eso, ejercitarse con actividades de bajo impacto, ayuda a fortalecerlas.