Tendencias
Diabetes, insulina
Los niveles altos de glucosa en la sangre aumentan el riesgo de padecer enfermedades. - Foto: Getty Images

salud

Alto nivel de azúcar en la sangre: estos son los síntomas de la hiperglucemia

Un tratamiento a tiempo puede prevenir afectaciones graves en la salud.

Algunas personas creen que los síntomas de la hiperglucemia (o hiperglicemia) solo se presentan en personas diabéticas. Sin embargo, se debe conocer que los pacientes no diabéticos también pueden sufrir esta enfermedad.

La hiperglucemia consiste en tener niveles altos en glucosa en la sangre. Esta azúcar proviene de los alimentos que las personas ingieren. Estos valores de azúcar en el torrente sanguíneo se dan porque el cuerpo no produce la cantidad de insulina necesaria o no la puede utilizar en ese momento. La insulina es la hormona encargada de transportar la glucosa a todas las células del cuerpo para brindar energía, explica Medline Plus, Biblioteca Nacional de Medicina.

Aunque es cierto que las personas con diabetes pueden sufrir de hiperglucemia, cuando no toman la medicación de la forma correcta o no llevan una vida saludable, las personas no diabéticas también pueden tenerla. Cuando esta enfermedad no es trata a tiempo, puede causar graves afectaciones a salud, que pueden poner en riesgo la vida de las personas. La hiperglucemia puede causar un coma diabético y, a largo plazo, puede causar daños en los ojos, riñones, nervios y el corazón, reseña Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Para mantener una buena salud y mantener una calidad de vida es importante prestar atención a las señales que pueden significar niveles altos de azúcar en el torrente sanguíneo.

Síntomas de la Hiperglucemia

Esta enfermedad no demuestra síntomas al inicio de su desarrollo, sino hasta que la concentración de azúcar en la sangre es muy elevada. Esto ocurre cuando los valores están por encima de los 180 a 200 mg/dl (miligramos por decilitro). Con el paso del tiempo, los síntomas de la hiperglucemia avanzan y si no se realiza un tratamiento médico a tiempo pueden empeorar y poner en riesgo la vida de la persona. Mayo Clinic señala los síntomas de esta enfermedad.

Síntomas iniciales

  • Micción frecuente
  • Aumento de la sed
  • Visión borrosa
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza

Síntomas posteriores

  • Aliento con olor a fruta
  • Náuseas y vómitos
  • Falta de aire
  • Sequedad en la boca
  • Debilidad
  • Desorientación
  • Coma
  • Dolor abdominal

¿Cómo prevenir la hiperglucemia?

La alimentación es fundamental para prevenir que los niveles de azúcar en la sangre sean elevados. Asimismo, es importante hacer actividad física y si es un paciente diabético, tomar los medicamentos de su tratamiento a tiempo.

En esa misma línea también se puede realizar un monitoreo sobre estos valores. Con el médico de la entidad de salud a la que se pertenece, se puede fijar un objetivo para los niveles de azúcar en la sangre a diferentes horas del día. Esto, para realizar un control diario y establecer cada cuánto tiempo es necesario revisar el azúcar desde casa, explica Medline Plus.

Complicaciones

Realizar exámenes periódicos y prestar atención a los síntomas es una de las herramientas para evitar complicaciones en la salud. En algunas ocasiones las personas ignoran las señales y esto permite que la enfermedad se desarrolle aún más. Mayo Clinic explica las diferentes afectaciones en la salud que pueden padecer las personas si no realizan un tratamiento a tiempo para la hiperglucemia.

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Daño a los nervios (neuropatía)
  • Daño renal (nefropatía diabética) o insuficiencia renal
  • Daño en los vasos sanguíneos de la retina (retinopatía diabética), que potencialmente lleva a la ceguera
  • Nubosidad en la lente normalmente transparente del ojo (catarata)
  • Problemas en los pies causados por nervios dañados o un flujo sanguíneo insuficiente que puede causar infecciones importantes de la piel, úlceras y, en algunos casos graves, la necesidad de amputación
  • Problemas en los huesos y las articulaciones
  • Infecciones en los dientes y encías