Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/18/2003 12:00:00 AM

Anatomía marciana

Anatomía marciana Anatomía marciana
El planeta preferido de ufólogos, escritores de ciencia ficción y realizadores de cine es Marte. Desde que el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli, descubridor de los canales a finales del siglo XIX, sembró en la cultura humana la ilusión de huellas de una civilización en el planeta rojo, no han parado de circular diferentes versiones de los pobladores de Marte, retratados en una variedad morfológica que va de lo divertido a lo grotesco.

Herbert George Wells los imaginó gigantes más altos que un edificio y con tres piernas que llegaban a la Tierra empujados por razones ambientales, en su clásico La guerra de los mundos, publicado en 1897. Basado en este relato, Orson Wells realizaría en 1939 el que sea probablemente el más famoso programa radial de todos los tiempos, con el que desató el pánico en Nueva York transmitiendo su célebre invasión marciana.

Edgar Rice Burroughs, el padre de Tarzán, dejó una serie de relatos cortos escritos en 1912, en los que imagina a Marte poblado por princesas, hombres de colores y monstruos de seis patas. Por primera vez había varias razas en el tercer planeta.

En 1936 la escritora norteamericana Leslie Frances Stone, en su historia Los cachorros humanos de Marte los imagina como gigantes arañas de 12 metros de altura, 10 tentáculos y una cabeza redonda provista de tres ojos gelatinosos. A pesar de tan desagradable aspecto, portaban una llamativa capa dorada que atrapaba la luz. Ese mismo año, John Campbell, en Los ladrones de cerebros de Marte, propuso una salida más ingeniosa: sus marcianos podían adoptar la forma de cualquier especie con la que topasen en el universo. De hecho, los protagonistas de su historia descubrieron que los centauros de la mitología griega fueron en realidad los primeros marcianos que visitaron la Tierra y hallaron en el bricolage de humanos y equinos la fórmula óptima de supervivencia. Los marcianos mantuvieron el aspecto de centauros hasta mediados del siglo XX, cuando los ufólogos los antropomorfizaron definitivamente con la legendaria fotografía de un extraterrestre sometido a una intervención quirúrgica secreta por personal del Departamento de Defensa, que halló el cadáver tras el accidente de una nave espacial en el desierto de Arizona. La imagen de tamaño cercano al humano, cabeza más grande, ojos saltones y musculatura esquelética se impuso definitivamente en el imaginario popular hasta la aparición de Alf, quien a pesar de no provenir de Marte, cambió sustancialmente la anatomía y el perfil sicológico de los alienígenas. La más reciente propuesta del aspecto de un marciano la hizo Tim Burton en su película Ataque marciano (1998), en la que los invasores son especialmente crueles y fuertes, tienen cola y capacidad de metamorfosis.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com