Tendencias
Desechos químicos humanos
Imagen de referencia. Getty Images. - Foto: Getty Images

vida moderna

Banco de orina y sangre hace importante revelación sobre la contaminación química en el cuerpo humano

Para que las muestras se mantengan en óptimas condiciones tienen que permanecer expuestas a temperaturas extremas.

Más de 400.000 muestras de al menos 17.000 personas se aposentan en búnkeres, los cuales contienen diferentes desechos de contaminación química humana en Münster, Alemania.

De acuerdo con National Geographic, la persona que cuida este lugar de preservación es Dominik Lermen. Se trata de cinco “viejos búnkeres militares, con techos curvos cubiertos de hierba” y cada uno de estos tienen muestras de sangre, plasma y orina.

Cada estructura, de dos metros de grosor, tiene más de 40 criotanques de acero inoxidable conectados entre sí por todo el edificio, considerado como uno de los archivos de desechos humanos más importantes en el mundo y llamado: Banco de Especímenes Ambientales (ESB, por sus siglas en inglés).

En este escenario, las investigaciones en torno al impacto de las sustancias químicas en el cuerpo humano son el pilar fundamental de análisis. Por eso, elementos como mercurio, plomo y plásticos son los principalmente estudiados en el banco que lleva más de cuatro décadas en funcionamiento.

Una de las razones por las que se lleva a cabo estos análisis es porque tienen como base dar el aval de si las prohibiciones de algunos productos son efectivas y “revelar qué sustancias se han acumulado en cantidades grandes”, según National Geographic.

Por años, los archivos se han estado alimentando hasta el punto en el que Lermen detalla que los depósitos están llenos de unos 160 litros de nitrógeno líquido, pero para que las muestras se mantengan en óptimas condiciones tienen que permanecer expuestas a temperaturas extremas.

A pesar de la importancia que tiene en ESB en avances científicos, los hallazgos que actualmente predominan han sido realizados con muestras de jóvenes alemanes, los cuales se ubican el rango de los 20 y 29 años de edad. Por lo tanto, personas mayores, quienes han llegado a exponerse con mayor frecuencia a químicos, por ahora no entran a las investigaciones.

Una de las científicas, líder de los proyectos en el archivo de desechos, detalló que las muestras son específicamente de estudiantes.

De acuerdo con Marike Kolossa-Gehring estos jóvenes no están expuestos a un par de sustancias debido a su labor. “Si partimos de la base de que la exposición a sustancias persistentes tiende a aumentar y a acumularse con la edad, si encontráramos niveles elevados de sustancias ya en estudiantes jóvenes, sabríamos que debemos prestar mucha atención a estas sustancias en particular”, compartió la experta en el citado portal.

Entre los descubrimientos, los científicos hallaron que entre 1995 y 2018 los niveles de mercurio en la orina tuvieron un declive del 86 % y en la sangre 56 %. Por otro lado, entre 1981 y 2019, otras pruebas arrojaron que los niveles de plomo en la sangre bajaron 87 %.

Entre las razones que explican los científicos de la disminución química se encuentra el deceso del uso de amalgamas en odontología, la concientización sobre la exposición al mercurio del pescado y el marisco, y la prohibición de la gasolina con plomo en Alemania.

Till Weber, científico de la Agencia de Medio Ambiente, dice que los fabricantes no introducen sustancias químicas a los productos de manera deliberada. “Pero a veces solo con el tiempo nos enteramos de la verdadera toxicidad de ciertas sustancias. Eso es lo que hace que una biovigilancia como la nuestra sea tan importante para toda la sociedad”, precisó.

Hay que recalcar que la obligatoriedad de realizar pruebas antes de lanzar productos al mercado está vigente, aunque los datos a largo plazo son mínimos.

Una de las causas que los conocedores del tema comparten es que hay un crecimiento acelerado de sustancias químicas sintéticas, las cuales hacen imposible seguirlas al pie de la letra de forma individual, además cuando se combinan el trabajo incrementa.