Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/3/1995 12:00:00 AM

BODAS DE SANGRE

Un caso en Bogotá enciende de nuevo el debate sobre la negativa de los Testigos de Jehová de aceptar transfusiones.

BODAS DE SANGRE, Sección Vida Moderna, edición 683, Jul  3 1995 BODAS DE SANGRE
CON ESA ANEmia tan severa, la pequeña bebé prematura no tenía mayores posibilidades de sobrevivir. Ante la seriedad de su condición, el médico ordenó transfusión de sangre. Pero su madre, perteneciente a la secta cristiana Testigos de Jehová, rechazó el tratamiento. Aunque a primera vista esta actitud pareciera desnaturalizada, responde a una convicción basada en pasajes de la Biblia en los que, según la interpretación de la secta, se prohíbe el uso de sangre ajena. El papá, no perteneciente a la secta, inició una tutela para que el juez ordenara el procedimiento médico, lo cual finalmente se hizo. Sucedió la semana pasada en el hospital Infantil de Bogotá, y se convirtió en un nuevo episodio de una vieja batalla sobre el tema de las transfusiones de sangre.
Y es que, para los Testigos, una transfusión de sangre es peor que una violación carnal. En apoyo de su actitud, esa secta ha recopilado gran cantidad de información científica con el objetivo de demostrar que en muchos procedimientos no se requiere transfundir sangre homóloga (o ajena). "Nosotros no negamos el tratamiento médico. Solo rechazamos uno, que es la transfusión desangre y proponemos otras opciones médicas diferentes a ella", afirma Vicente Pulido, del servicio de información sobre hospitales de los Testigos de Jehová.
Lo más interesante es que a pesar de que se trata de una creencia fundamentalmente religiosa, la negativa a las transfusiones ha logrado un reexamen del tema, al punto que hoy, aunque los médicos aún consideran que en ciertos casos es imperativo recurrir a bancos de sangre, también admiten que en otros se les ha ido la mano. "Muchas transfusion es que se realizan hoy en día no tienen justificación", afirma Bernardo Chaparro, médico especializado en medicina transfusional.
"El problema es que por desconocimiento, todavía muchos médicos recurren siempre a bancos de sangre, cuando un porcentaje de las cirugías puede hacerse sin utilizar transfusiones homólogas", dice el médico Mauricio García.
Los mismos médicos han comprobado esto. La Clínica Shaio, por ejemplo, en un reporte sobre el resultado de cirugías para corregir cardiopatías congénitas en niños Testigos de Jehová durante estos últimos años, y para las cuales se utilizaron técnicas diferentes a la transfusión, concluyó que se podían hacer este tipo de intervenciones sin necesidad de utilizar sangre.
Otras observaciones han llevado a la conclusión de que las personas transfundidas tienen una recuperación más demorada y una menor capacidad inmunológica, lo que da como resultado una mayor incidencia de infecciones.
Una teoría que se ha derrumbado es la idea de que para una cirugía el cuerpo debe mantenerse con el nivel normal de glóbulos rojos en la sangre, que se encuentra entre los 13 y 15 gramos. "A nível internacional e incluso en Colombia se ha podido demostrar que un paciente puede resistir con niveles entre cinco y cuatro gramos", comenta el anestesiólogo Manuel Galindo. "El organismo -explicó el médico- es capaz de transportar con más eficiencia el oxigeno si hay menos cantidad de esos glóbulos, lo cual indica que un paciente puede ser operado sin necesidad de transfusión, mientras se le mantenga el volumen de la sangre". Eso ha llevado al uso de sucedáneos sintéticos que permiten mantener el volumen en circulación.
La transfusión de sangre propia (o autóloga), aunque es una práctica rechazada por los Testigos de Jehová, también se ha convertido en una alternativa excelente para las cirugías programadas, en las que hay tiempo para almacenar sangre propia. "En Latinoamérica, en países como Chile se ha disminuido el consumo de sangre homóloga en un 60 por ciento y en países como Alemania en un 80 por ciento", afirma García. Eso demuestra que la tendencia en el mundo es al alza en cuanto al uso de sangre autóloga y a la baja a la de sangre ajena. En ello, adicionalmente, influye el interés por evitar en lo posible transfundir sangre homóloga para aminorar los riesgos de contagio del sida, hepatitis B. el mal de Chagas, entre otros.
Sin embargo, la polémica sobre la posición extrema de los Testigos de Jehová no parece tener un final a la vista, porque aunque la ciencia médica cada vez hace menos transfusiones, seguirán existiendo siempre casos de extrema necesidad, como resuttó ser el de la niña bogotana que casi perece por las divergencias religiosas de sus padres.

Alternativas a la transfusión
ACELERAR LA PRODUCCION
Existe una hormona sintética que se denomina eritoproyetina que estimula el proceso natural para producir glóbulos rojos desde la médula ósea. Se utiliza con buenos resultados en el manejo de la anemia. Antes de una cirugía se prepara al paciente con esta sustancia de modo que si en la cirugía hay pérdida, no lo afectará. Si sale anémico se le puede continuar el tratamiento con este medicamento. También ha sido utilizado para casos de anemia asociados con mal funcionamiento del riñón y para los tratamientos dc sida y cáncer.

EXPANDIR EL VOLUMEN
Un paciente puede recibir fluidos intravenosos antes de una cirugía y expandir así el volumen de sangre. En caso de pérdida durante la intervención, ésta no será mayor porque la hemoglobina por volumen es menor. A esto le llaman hemodilución intraoperatoria. En otras palabras significa 'diluir' la sangre con soluciones estériles. En un estudio realizado en 1990 por médicos holandeses, se reportó que 16 pacientes que fueron sometidos a cirugías de reemplazo de cadera y otras intervenciones abdominales mayores perdieron más de 20 por ciento del volumen de sangre en el quirófano, pero ninguno tuvo necesidad de transfusión ni sufrió complicaciones.

VOLVER A USAR LO PERDIDO
Durante la mayoría de cirugías hay una pérdida considerable de sangre que se desperdicia porque no hay manera de recuperarla. Pero en el mundo ya existe una máquina, a la que se ha denominado salvadora de células o cell saver, que funciona como una aspiradora y recoge toda la sangre que el paciente esté perdiendo. Una vez la recolecta la esteriliza para después volverla a introducir en el mismo paciente. De esta manera, en casos de personas que llegan a un hospital con heridas graves, la máquina es un excelente recurso. No obstante, en Colombia se calcula que existen apenas cuatro aparatos de este tipo.
AHORRAR SANGRE
En Estados Unidos se usan las técnicas de ahorro de sangre durante las intervenciones quirúrgicas. Para lograr esto existen métodos específicos. Uno de ellos es cauterizar los pequeños vasos que sufren a medida que se hace la incisión en el paciente. Dentro de las técnicas de ahorro de sangre también se encuentran las cirugías de rayos láser utilizadas comúnmente para operaciones de los ojos y los senos. La laparoscopia también es una técnica que evita el sangrado. La hipotermia inducida es igualmente conocida dentro de este grupo, que consiste en bajar la temperatura del cuerpo del paciente, para que el corazón trabaje más despacio y entonces la hemorragia sea más lenta. Esto con el fin de ganar tiempo durante la cirugía.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com