psicología

5 cosas que hacen las parejas que se quieren

Algunas de las creencias arraigadas sobre las reglas para una buena relación de pareja son solo mitos. Lo afirma el Instituto Gottman, tal vez el único que ha investigado el tema con seriedad durante más de 40 años.


Por ser una experiencia común, pero al mismo tiempo única, hay muchas recomendaciones para tener una exitosa relación de pareja. Algunas han hecho carrera como verdades que nadie contradice. Pero los psicólogos John y Julie Gottman, los Masters y Johnson del matrimonio, fundadores del Instituto Gottman, se han dedicado a investigar científicamente este tipo de relaciones durante 40 años y han logrado establecer cuáles son simples mitos. Estos cinco aparecen con mayor frecuencia.

Puede leer: El matrimonio no es natural

1. Tienen intereses similares

Los estudios han encontrado que las parejas similares en estrato social, educación e incluso genética son más propensas a juntarse que a repelerse. Pero curiosamente esa coincidencia en los gustos no ha mostrado ser una variable de peso para mantener a las parejas unidas. “Lo importante no es lo que hagan juntos, sino cómo interactúan”, dice John Gottman en uno de sus artículos publicado en el Washington Post. De acuerdo con sus experimentos, la proporción de interacciones negativas y positivas pronostica con mayor seguridad el éxito de la pareja. Según el experto, la proporción mágica es de 5 comentarios positivos por 1 negativo. En investigaciones que datan de la década de los setenta, en las que Gottman analizó cómo peleaban las parejas, quedó claro que quienes tenían esa proporción eran más estables. Las infelices, por el contrario, tienen menos comentarios positivos y más negativos. Por interacción negativa se entiende expresar la rabia por medio de críticas, desdén o con gestos como voltear los ojos. Entre las positivas está decir cosas gentiles que demuestren interés y expresen afecto o gestos como tomarle la mano al otro o pedir perdón.

2. Saben que la infidelidad causa la mayor cantidad de divorcios

La mayoría cree que ser infiel es la fuente de ruptura más importante de las relaciones amorosas. En un artículo publicado en el sitio especializado Marriage.com, la traición encabeza el listado por encima del manejo del dinero, la falta de comunicación y las peleas continuas. Aunque nadie duda de que un affaire genera un terrible remezón, la evidencia que ha recogido el Instituto Gottman muestra que los cachos son el síntoma de un problema más antiguo al que no le pusieron la atención debida. En efecto, un estudio realizado por el Marriage Mediation Project encontró que 80 por ciento de las parejas aducían que se separaron o divorciaron por el distanciamiento emocional. Solo el 25 por ciento señaló una relación extramatrimonial. Lo confirmaron los estudios de Gotmman, en los que las parejas señalaron que se divorciaron por la soledad. La infidelidad provino de ese problema.

Le recomendamos: No hay que pedirle demasiado al matrimonio

3. Nunca van bravos a la cama

Los recién casados reciben ese consejo con frecuencia. Así las cosas, cuando pelean en la noche muchos se sienten tentados a arreglar el tema como sea con tal de cumplir esa regla. Pero según Gottman, una pelea necesita tiempo y reposo. En un estudio en el cual buscaban ver las reacciones fisiológicas surgidas en una discusión en la pareja, encontraron que en ese momento ambos tienen alto nivel de estrés reflejado en un ritmo cardiaco acelerado, aumento del cortisol en la sangre y sudoración. Y cuando los ánimos están caldeados “es imposible tener una conversación racional”, dice Gottman. La siguiente fase del experimento consistió en darles una revista durante 30 minutos antes de volver a hablar con sus consortes. Con esta interrupción, el segundo encuentro fue mucho más positivo porque sus organismos estaban más calmados en términos fisiológicos y “eso los ayudó a comunicarse racionalmente y con mayor respeto”, dice. En otro estudio los expertos han observado que las parejas tienen diferentes estilos para lidiar con las desavenencias. Además, la evidencia muestra que cerca de dos tercios de los temas por los que pelean los casados son recurrentes. “De esta forma no será posible arreglar un asunto de estos así se quede despierto toda la noche tratando de hacerlo”. Pero las parejas sí pueden procurar irse a dormir con la pelea pendiente, pero en buenos términos, sin insultos ni gestos de rabia. Una noche de sueño puede ser todo lo que necesitan para dirimir las diferencias.

Puede leer: Ya no pareces el mismo una frase común en matrimonios

4. Saben que los acuerdos nada garantizan

Llegar a un acuerdo sobre quién asume determinadas tareas de la casa es importante para la salud de una relación. Algunas parejas como Mark Zuckerberg y Priscilla Chan han reconocido que tienen un contrato en el que especifican sus prácticas puntuales, como “tener una cita a la semana, pasar un mínimo de 100 minutos a solas, salir del apartamento y estar alejados de Facebook”. Otros, como la periodista de The New York Times Mandy Len Catron, confesó haber firmado un contrato con su pareja con estipulaciones que van desde “cuánto tiempo pueden quedarse los huéspedes en casa hasta quién paga una factura”. Aunque algunos expertos favorecen esa idea, pues en algunos casos podría asegurar una comunicación más clara y reducir los niveles de insatisfacción y ansiedad, otros dicen que podría ser un desastre, ya que no existe ninguna evidencia científica de sus beneficios. En 1977, el investigador Bernard Murstein descubrió que los matrimonios orientados a la reciprocidad eran menos exitosos, pues las expectativas incumplidas aumentaban la crítica y el desprecio mutuo. John Gottman coincide en que un contrato no soluciona los problemas de raíz, pues estos deberían “provenir de un lugar de generosidad y desinterés, en lugar de estar marcados por una obligación”. Según un estudio de 3.000 parejas de Harvard Business School, la solución es deshacerse del contrato y gastar ese dinero en un servicio de limpieza, en el caso de que el problema sea tender la cama o lavar los platos. Simplemente porque así podrán pasar juntos más tiempo y pelear menos. Los expertos advierten que también es importante aprender a aceptar que hay cosas que no pueden ser decretadas, ni siquiera con un contrato.

Le sugerimos: Las 20 preguntas que salvan un matrimonio

5. La terapia de pareja solo sirve para matrimonios en problemas

La gente suele pensar que buscar el consejo de un psicólogo al principio o incluso antes del matrimonio plantea un mal síntoma. Pero muchos no saben que, además de ayudar a solucionar problemas conyugales, las terapias sirven para aprender herramientas emocionales necesarias para lidiar con los altibajos de una relación. Creer que no se necesitan ha evitado que muchos cónyuges con matrimonios normales les saquen provecho. Según los expertos, estos suelen acudir demasiado tarde, pues en promedio esperan seis años después de que surgen los problemas para ir a un terapeuta. Más que resolver un trauma o salvar un matrimonio, las consultas para parejas son útiles para aprender a comunicarse, entenderse, prevenir conflictos, pero sobre todo para revelar la verdad sobre una relación. Una de las parejas más reconocidas que ha derrumbado este prejuicio es la de Beyoncé y Jay Z, quienes aceptan abiertamente tener consejeros que ayudan a mantener estable su relación.