Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/10/1998 12:00:00 AM

COMO ENVEJECER CON EXITO

Un reciente libro de dos científicos estadounidenses destruye los principales mitos sobre los problemas de la vejez.

COMO ENVEJECER CON EXITO COMO ENVEJECER CON EXITO
Principios de siglo muy pocos colombianos lograban vivir más de 50 años. Pero con los adelantos científicos el promedio de vida en Colombia, a las puertas del siglo XXI, es de 73 años. Si bien prolongar la vida es de por sí unmotivo de regocijo, para muchas personas la idea de envejecer sigue siendo aterradora porque asocian la vejez con enfermedad, sufrimiento, soledad y tristeza. Pero un libro recientemente publicado en Estados Unidos, titulado Succesful Aging (Envejecer con éxito), muestra con datos concretos que la vejez no es una irremediable carrera hacia el deterioro sino que puede ser una etapa positiva y saludable como cualquier otra en la vida. El trabajo, realizado por los doctores John W. Rowe y Robert L. Kahn, es una larga y sustanciosa investigación realizada en miles de ancianos de Estados Unidos y Suecia. Se hizo con miembros de la tercera edad que no viven en asilos, ancianatos u hospitales. Y eso marca una gran diferencia con otros estudios. "La mayoría de los conceptos que hasta hoy se manejan sobre la tercera edad están basados en estudios sobre personas enfermas y recluidas en instituciones", dice Rowe. Durante 10 años los científicos, patrocinados por la Fundación MacArthur, adelantaron entrevistas a mujeres y hombres mayores de 70 años. La intención de los médicos era explorar a fondo los aspectos que marcan la diferencia entre el envejecimiento positivo y el degenerativo. El resultado fue un sorprendente tratado que desmitifica la gran mayoría de creencias acerca de esta etapa de la vida. Comenzando por la idea arraigada de que la vejez es, por programación genética, una etapa de sufrimiento para el ser humano. "De hecho, la mayoría de adultos viejos en Estados Unidos gozan de buena salud, viven independientemente y en general llevan una buena vida", aclaró Rowe, quien es presidente del Hospital Mount Sinai en Nueva York. Rowe y Kahn señalan que la visión negativa de la vejez tiene su origen en seis mitos demoledores que se han transmitido de generación en generación y que han alejado al mundo del viejo ideal griego de morir jóvenes lo más tarde posible. Hay quienes piensan que si al levantarse de la cama, después de los 50, no sienten ningún dolor, es porque están muertos. Pero según el estudio de Rowe y Kahn, envejecer no significa enfermarse. Ellos encontraron que cerca de la mitad de las personas que tienen más de 75 años sufren de artritis, el 30 por ciento tienen presión arterial alta, problemas del corazón o dificultades para escuchar y el 11 por ciento sufren de diabetes. Pero estos problemas, en su opinión, rara vez interfieren en la posibilidad de llevar una vida satisfactoria. Los resultados de la investigación muestran que la tendencia de la mayoría de las personas es a envejecer bien y no a convertirse en enfermos y decrépitos. Sólo un 5 por ciento de los viejos viven en asilos y cerca de 90 por ciento de las personas entre 65 y 74 años manifiestan ausencia de incapacidades. Más aún, las enfermedades crónicas, como la hipertensión, están decayendo entre los viejos desde finales de los años 60. También se sabe que a los viejos les dan menos gripas que a los adultos, porque el cuerpo tiene más experiencia inmunológica. Además, está comprobado que la incidencia del cáncer disminuye drásticamente a partir de los 80 años. Algunos creen que con la vejez llegan la pérdida de la memoria y de la capacidad intelectual. Pero según Rowe y Kahn no hay nada más equivocado. La pérdida de la memoria no es un proceso normal en ninguna etapa de la vida. Por lo tanto, si existe ese síntoma, puede ser debido a una enfermedad como el Alzheimer. Y a pesar de las constantes asociaciones que se hacen entre la edad y este mal los investigadores encontraron que no más de 10 por ciento de las personas con más de 65 años lo padecen. En los estudios realizados con personas entre 74 y 81 años la mitad no había tenido un declinar mental en los últimos siete años. Por el contrario, encontraron que el cerebro envejecido tiene una sorprendente capacidad para hacer nuevas conexiones, observar nuevos datos y, por lo tanto, adquirir nuevas habilidades, como manejar un computador, navegar por Internet y comunicarse vía e-mail. "Quienes piensan que no pueden aprender lo hacen más por autolimitación que por pérdida de capacidad", según el geriatra Silvio Velásquez. Aunque la memoria de corto plazo se debilita con el tiempo es posible contrarrestar esa tendencia con algunos ejercicios. Y a pesar de que el procesamiento de datos en la mente se vuelve más lento con la edad, los viejos podrán responder tan bien como los jóvenes adultos si se les da suficiente tiempo. La inteligencia de los ancianos es menos fluida porque poseen más información para procesar. "Es como un computador lleno de datos, que se demora más en dar una respuesta. Pero por lo general ésta es más certera que la de un computador que no tiene mucha información". Algunas personas viven bajo las premisas de que hay una edad para todo y de que la vejez no es el momento adecuado para iniciar nuevos proyectos. Piensan, por ejemplo, que dejar de fumar, empezar a hacer ejercicio o hacer una dieta nutritiva después de ciertos años no representa ningún beneficio. Los investigadores encontraron, sin embargo, que nunca es tarde para cambiar. Dejar de fumar, por ejemplo, trae beneficios inmediatos. Consumir más calcio y vitamina D puede disminuir el riesgo de osteoporosis y fracturas en cualquier edad. Consumir más vitamina B puede cortar los riesgos de cáncer. Y tomar vitamina E puede proteger contra problemas del corazón y el mal de Alzheimer. Pero tal vez los más grandes beneficios se ven en el campo del ejercicio. No importa que la persona haya pasado ocho décadas de su vida apoltronada en un sillón; si a los 80 decide hacer ejercicio esa actividad se va a ver reflejada no sólo en la mente sino en el cuerpo. Los autores citan a un personaje de 91 años que no había hecho ejercicio en su vida antes de inscribirse en un programa para viejos. "Una vez empezó se sintió más fuerte, más lleno de vida. Levantar pesas le ayudó a caminar mejor. Durmió mejor y comió mejor".Por años la gente ha creído que morirá de la misma manera en que lo hicieron sus padres o abuelos. Pero gracias a un estudio con cientos de mellizos, incluido en el trabajo de Rowe y Kahn, se pudo echar al traste la vieja idea de que los genes determinan la salud de las personas. De acuerdo con el libro, apenas el 30 por ciento de las características de envejecimiento son hereditarias y el papel que juega la genética en la salud y en las funciones físicas y mentales disminuye con la edad. "A los 80 los genes no tienen virtualmente ninguna influencia", concluyeron los investigadores. Lo más sorprendente es que, modificando los hábitos y con un buen cuidado de la salud, las personas pueden hacer que la información genética no interfiera en forma negativa en la edad dorada. No es el papá ni la tía, sino cada uno el responsable de la manera como envejece.La vida sexual tiende a disminuir con la edad y hay cambios notables en hombres y mujeres. Pero los investigadores establecieron que en materia de sexo la edad no es un factor crítico. Las mujeres pierden estrógenos, pero si hay una terapia hormonal no hay ningún impedimento para que la sexualidad deje de ser gratificante. En el hombre se disminuye el ángulo de la erección, pero ésta sigue siendo suficiente como para tener un buen sexo. Además el período de erección aumenta, con lo cual el hombre puede satisfacer mejor a su pareja. Los estudios muestran que en la tercera edad hay un cambio en el concepto de sexualidad. Esta se entiende no sólo como genitalidad, sino como algo más amplio e integral que involucra desde una caricia hasta el propio contacto sexual. En ese sentido la sexualidad tiende a aumentar debido a que las personas tienen más recursos y mayor experiencia. Muchos consideran que es pecaminoso tener sexo a una edad avanzada y por eso no lo practican. Pero lo cierto es que muchos estudios indican que la actividad sexual permanente ayuda a incrementar la longevidad. La sociedad aísla a los miembros de la tercera edad debido a la presión de las generaciones jóvenes por ocupar sus puestos. En muchas culturas la jubilación es un símbolo de premio por toda una vida de trabajo, pero en otras es un indicador de que ya no se es productivo. Lo cierto es que el retiro no es el fin de la vida productiva sino el comienzo de una nueva. Millones de viejos estarían dispuestos y podrían incrementar su productividad en forma paga o voluntaria. De hecho, los ancianos hacen muchos aportes a la sociedad sin que se les dé el debido crédito y mucho menos un reconocimiento salarial. Así que ningún mito más grande que aquel que dice que los viejos no sirven para nada.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com