El bruxismo puede provocar dolor intenso en la mandíbula y dificultad para conciliar el sueño.
El bruxismo puede provocar dolor intenso en la mandíbula y dificultad para conciliar el sueño. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

¿Cómo se cura el bruxismo en adultos?

Es importante seguir las recomendaciones médicas para tratar esta afección que consiste en el rechinamiento de los dientes, generalmente cuando se duerme.

El bruxismo es una afección que consiste en el rechinamiento de los dientes, generalmente cuando se duerme. Esto puede causar un desgaste en los dientes y puede causar mucho ruido, molestando a quienes duermen alrededor.

“Rechinar los dientes puede ejercer presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula. Los síntomas pueden causar problemas de la articulación temporomandibular (ATM)”, apunta Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Las causas del bruxismo pueden ser diversas en cada paciente. De acuerdo con la entidad de salud Sanitas, la causa más común se debe a trastornos de ansiedad o estrés. Las experiencias estresantes sea acumulan durante el día y al llegar la noche, estas situaciones provocan ansiedad y tensión en las mandíbulas, generando el crujir de los dientes. Otra de las razones son los trastornos en la boca. Algunas personas pueden tener una mordida que no encaja a la perfección o la falta de un diente. El alcohol, la cafeína y el tabaco también son uno de los causantes del bruxismo, según un estudio publicado en el Journal of the American Dental Association.

Los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, indican que los síntomas y signos de esta afección incluyen los siguientes:

  • Rechinar o apretar los dientes, con un sonido que puede ser tan fuerte como para despertar a la persona que duerma en la misma cama.
  • Dientes aplanados, fracturados, partidos o flojos.
  • Esmalte dental desgastado, por lo que se ven las capas más profundas de los dientes.
  • Mayor dolor o sensibilidad dental.
  • Músculos de la mandíbula cansados o rígidos, o mandíbula trabada que no se puede abrir o cerrar por completo.
  • Dolor o inflamación de mandíbula, cuello o rostro.
  • Dolor similar al dolor de oído, pero que no es un problema del oído en realidad.
  • Dolor de cabeza sordo que comienza en las sienes.
  • Lastimaduras por morder la parte interna de la mejilla.
  • Alteración del sueño.

Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, agrega que el bruxismo abarca otros síntomas:

  • Ansiedad, estrés y tensión
  • Depresión
  • Dolor de oído (debido en parte a que las estructuras de la articulación temporomandibular están muy cerca del conducto auditivo externo y a que usted puede percibir dolor en un lugar diferente de su fuente, lo cual se denomina dolor referido)
  • Trastornos alimentarios
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad muscular, especialmente en la mañana
  • Sensibilidad a las cosas calientes, frías o dulces en los dientes
  • Insomnio
  • Dolor o inflamación de la mandíbula

El Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial de Estados Unidos señala que existen diferentes tipos de tratamiento para el bruxismo. Cuando es leve, no es necesario de un tratamiento.

  • Trabajar en cambiar la posición de descanso de la boca. Esto es clave para disminuir el hábito de rechinar los dientes.
  • Disminuir las respuestas relacionadas con el estrés. En algunas personas el estrés puede ser una causa de la afección.
  • Utilizar un protector bucal que separe los dientes. Esta herramienta ayuda a prevenir el daño dental.
  • Reparar los dientes que han sido desgastados a causa del bruxismo.

Recomendaciones

Mayo Clinic señala algunos consejos que pueden ayudar a disminuir la intensidad del bruxismo. Igualmente, es importante acudir a un centro médico para iniciar un tratamiento y evitar daños en la salud bucal.

  • Relajarse: el estrés y la ansiedad es una de las principales causas de este trastorno. Por eso es importante aprender estrategias de relajación, como la meditación o masajes. También se puede acudir a un especialista o experto que ayude a manejar la ansiedad.
  • Hacer cambios: se puede construir un hábito para aliviar el bruxismo. Acudir al odontólogo y preguntar cuál es la posición correcta de la boca y de la mandíbula, para repetirla diariamente y desarrollar un hábito.
  • Recurrir a la biorretroalimentación: este es un método en que se usan equipos y procedimientos para enseñarle a los pacientes a controlar los movimientos de la mandíbula. Esta es una buena alternativa para aliviar los síntomas del bruxismo. Para ello, se debe preguntar al centro médico al que se pertenezca.