vida moderna

¿Cómo utilizar ajonjolí para retrasar el envejecimiento?

Una de las sustancias que se va perdiendo en el proceso de envejecimiento natural es el colágeno, el ajonjolí será de gran ayuda para reponerlo,


Millones de personas en el mundo tienen una lucha diaria en la prevención de los efectos del envejecimiento, algunos acuden a técnicas estéticas como cirugías o tratamientos de alta tecnología, otros prefieren apostarle a los métodos naturales como mascarillas o consumo de alimentos recomendados.

El proceso de envejecimiento, según la Organización Mundial de Salud (OMS), es el resultado de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, lo que lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales.

Sin embargo, una de las primeras preocupaciones de las personas al identificar cambios por cuenta del paso del tiempo es su apariencia física, cambios que están biológicamente relacionados con la capacidad que van perdiendo las células para dividirse y multiplicarse, así lo explica Medlineplus en su plataforma web.

Semillas de sésamo o también conocidas como ajonjolí
Expertos señalan que esta semilla posee propiedades que contribuyen al rejuvenecimiento de la piel, produciendo colágeno. - Foto: Getty Images

“Todas las células experimentan cambios a raíz del envejecimiento. Se hacen más grandes y poco a poco pierden la capacidad de dividirse y multiplicarse. Entre otros cambios, están el incremento en los pigmentos y las sustancias grasas dentro de la célula (lípidos). Muchas células pierden su capacidad funcional o comienzan a funcionar de manera anormal”, señala

Una de las sustancias que se va perdiendo en el proceso de envejecimiento natural es el colágeno, esta es una sustancia que aporta grandes beneficios al organismo y está presente en la piel, los huesos, los ligamentos, los tendones y cartílagos, proporcionándoles resistencia y elasticidad, además de resultar imprescindible para los músculos y los órganos.

El ajonjolí es reconocida por tener múltiples beneficios para la salud, por esa razón se viene utilizando en la medicina popular durante años. Dentro de los beneficios de esta semilla se encuentra la reducción de los triglicéridos, el colesterol y la presión arterial.

Además, los expertos señalan que esta semilla posee propiedades que contribuyen al rejuvenecimiento de la piel, produciendo el preciado colágeno que elimina la flacidez y el aspecto deteriorado de la piel, El Universo mediante su portal digital describe por qué el ajonjolí nutre la piel.

rostro
El proceso de envejecimiento en la piel puede generar efectos psicológicos nocivos como la baja autoestima. - Foto: Getty Images

“El ajonjolí son semillas diminutas ricas en aceite que crecen en vainas en la planta Sesamum indicum, que contiene vitamina B6 y vitamina E, así como múltiples antioxidantes, los cuales actúan en la piel para regenerar las células y estimular la producción de colágeno de una manera natural”, explica.

Además, comparte la receta de una famosa youtuber llamada Rosa Heguy en el que explica un tratamiento sencillo con la semilla para contribuir al rejuvenecimiento de la piel, poniéndola firme y tersa.

Ingredientes

  • 1 cucharada de ajonjolí
  • 2 cucharadas de miel

Preparación:

  • Triturar el ajonjolí, solamente colocar la cucharada de semilla de sésamo en una licuadora, esto con el fin de obtener un polvo.
  • En un recipiente mezclar el ajonjolí en polvo con la miel, revolver perfectamente.

Instrucciones de uso

  • Aplicar este tratamiento sobre el rostro limpio, dar suaves masajes ascendentes.
  • Deja reposar la mezcla por 15 minutos y retirar con abundante agua tibia.

La idea es hacer este tratamiento con ajonjolí de dos a tres veces por semana, con el tiempo se notará cómo la piel luce más tersa. Además, se podrá evidenciar una disminución en las líneas de expresión, ya que gracias a la producción de colágeno que podrá contribuir a la desaparición de las molestas arrugas.

Es importante consumir otros alimentos ricos en colágeno como los huevos, verduras y carnes rojas, al igual que otros que contengan omega-3, pollo, cítricos (naranjas y toronjas), fresas, frambuesas, arándanos y moras, ajo, hojas verdes (espinaca, col rizada, acelgas, brócoli y demás verduras de ensalada).

También se recomienda acompañar esta aplicación natural con una correcta hidratación corporal, además de una protección de la piel a las condiciones de exposición como el sol y las condiciones de contaminación medioambiental.