Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2004 12:00:00 AM

Construcciones amigables

Se acabaron los ruidos. Bienvenidos a la era de las obras que procuran tener menos impacto en el ambiente.

Construcciones amigables Arquitectos y contratistas deben buscar hoy que en las construcciones y edificios haya menos ruido, vibraciones y desechos que contaminen el ambiente.
En estos días los bogotanos están al borde de la neurosis por culpa del ruido y la incomodidad que generan todas las obras civiles que se ejecutan: demoliciones, ampliaciones de vías, cambios de redes de líneas telefónicas, nuevos edificios. El ruido, la falta de andenes, los escombros en el espacio publico, el tráfico hecho un caos a causa de volquetas y mezcladoras de cemento estacionadas en la vía pública hacen que estos trabajos no se vean como una necesidad del progreso sino como una tragedia. Y aunque aquí en Colombia lo normal sea padecer y aceptar este caos, la tendencia mundial es tratar de evitar al máximo el impacto de estas construcciones en la comunidad.

En los países desarrollados existen medidas legales muy claras para proteger a los ciudadanos del ruido y las vibraciones que provocan las obras, y ello ha obligado a los productores de maquinaria a producir equipos que respetan estas normas. En Europa, por ejemplo, las demoliciones se hacen como si se tratara de desarmar un juego de Lego, pieza por pieza, pues está prohibido usar elementos que vibren -explosivos y martillos- ya que esto podría debilitar construcciones cercanas más antiguas. Para ellos hay novedosos aparatos que cortan y apilan los diferentes materiales sin hacer ruido ni vibración pues en lugar de trabajar con percusión lo hacen a presión. Los desechos de las demoliciones se trituran y se reutilizan en rellenos o en pavimento.

En Holanda el problema es la falta de espacio. Esto ha llevado a prohibir que los desechos de las demoliciones y construcciones vayan a rellenos sanitarios, como antes sucedía. La idea es que el material de una demolición se recicle en su totalidad. Otro aspecto que preocupa es la cantidad de cimientos de hierro que quedan enterrados en la tierra cuando una construcción se demuele pues debido a su peso es muy difícil y costoso retirarlos. Para evitarlo en un futuro, una compañía inglesa ha creado un tipo de cimientos que se puede remover cuando se requiera.

El ruido es otra fuente de contaminación que se está tratando de controlar. El manejo de los materiales de construcción en una obra es una verdadera tortura china para los vecinos y este tipo de problema ha llevado a los productores de maquinarias a desarrollar equipos más silenciosos. También hay más conciencia sobre la salud de los operarios. Ahora existen taladros neumáticos que generan 30 por ciento menos vibración en los brazos y manos para proteger al obrero del síndrome del dedo blanco por vibración, una alteración de las terminales nerviosas en los dedos padecida por los trabajadores que operan este tipo de máquinas.

La limpieza ha sido otro de los aspectos que hoy se tienen en cuenta a la hora de construir. Existen máquinas que lavan las llantas de las volquetas a la salida de la obra para que no ensucien las calles de la ciudad.

El efecto de las construcciones sobre el medio ambiente va más allá. Las nuevas edificaciones también cumplen con ciertas normas ambientales para favorecer el ahorro de energía y proteger la salud de los habitantes. En muchos conjuntos residenciales de Estados Unidos y Europa es necesario aislar el ruido entre apartamentos. También se emplean materiales que logran mantener una misma temperatura interior para permitir el ahorro de energía. Algunos además cuentan con planta de tratamiento de aguas residuales.

Según arquitectos consultados, en Colombia empieza a crearse cierta conciencia, aunque llegar al nivel de los países desarrollados demorará un tiempo. Mucho de eso dependerá de las exigencias que hagan los ciudadanos frente a este tipo de temas. Mientras tanto habrá que soportar el ruido y las incomodidades de las construcciones.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.