Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/24/1994 12:00:00 AM

EL DOCTOR MENTA

Un periodoncista estadounidense inaugura varias clínicas dedicadas exclusivamente a tratar el mal aliento.

EL DOCTOR MENTA EL DOCTOR MENTA
MUCHOS NO saben que lo llevan y sus amigos no se atreven a decírselo. Sólo se retiran unos pasos o se van. Es el mal aliento, una condición que ha destruido noviazgos, matrimonios y vida profesional de muchos. El que sabe que lo tiene desarrolla una especie de complejo de dragón que lo cohíbe para hablar o lo obliga a taparse la boca mientras conversa, pensando siempre que está ahí, al acecho. Y tal vez no está. O tal vez es tan fuerte que la simple respiración delata a la víctima y deja sin efectos la artillería de chicles, mentas, semillas de cardamomo y atomizadores para combatirlo.

Consciente de semejante estigma, el periodoncista estadounidense John L. Richter ha abierto en su país varias clínicas especializadas en ese problema. El estudio empieza por lo elemental: un soplo del paciente. Richter -director del Center of Treatment of Breath Disorders- cata el aliento del enfermo y, de acuerdo con el olor, desarrolla su diagnóstico. Un hedor a pescado, puede ser síntoma de un trastorno del hígado; un ligero tufo a orines podría ser señal de enfermedad de los riñones, mientras que un olor a frutas puede ser el indicio de que un diabético está desarrollando ketoacidosis.

La halitosis -que es el pulcro nombre con el que se conoce la enfermedad- puede tener muchas causas. Pero en la mayoría es causado por bacterias anaeróbicas que algunas personas tienden a acumular en su ámbito bucal. Para combatirlas, no emplea un poderoso atomizador que las dispersa y las mata con un germicida leve. Otro, disuelve los gases en los tejidos blandos de la boca. El tratamiento no termina ahí. Los pacientes tienen que enjuagarse la boca a diario con una solución y utilizar una especie de cuchara para raspar la capa de bacterias.

De tanto oler el aliento de sus pacientes, el doctor Richter y sus colaboradores han desarrollado un fino olfato para detectar con las primeras bocanadas en dónde está el dragón. "Esto es algo que se debe tomar en serio -sostiene el gurú de la halitosis-. Hemos visto personas con sus vidas arruinadas por culpa del mal aliento".

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com