Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/7/1998 12:00:00 AM

EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS

¿Se siente maquiavélico? Un nuevo libro da consejos para cortesanos modernos.

EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS
Por lo general, la aparición de libros que exaltan a los grandes hombres de negocios del mundo coincide con una recesión. Por lo tanto, puede haber un indicador económico en el éxito de Las 48 leyes de poder (452 páginas. Viking, 23 dólares), que ofrece estrategias personales en un compendio filosófico. Cuando un libro llega a la lista de más vendidos del Wall Street Journal sin mencionar a Bill Gates o a Warren Buffett _sino a Metternich, Brutus y los últimos Borbones_ solo puede ser una señal de que el ponqué va a contraerse de nuevo.
Por suerte el autor, Robert Greene, no pretende saber economía. Por el contrario, él codifica "la esencia eterna del poder" tanto como lo hizo Maquiavelo hace medio milenio en El príncipe. Maquiavelo nunca se rebajó a dispensar consejos de cómo volverse rico y Greene tampoco lo hace. Sus reglas están formuladas como grandes abstracciones sobre la naturaleza humana (siempre diga menos de lo necesario, sea informal, actúe como amigo y trabaje como espía). Sus ejemplos están sacados no de ambientes mundanos de Chrysler o Sony sino de las luchas épicas de los nobles romanos, los príncipes del Renacimiento y de una inmensa saga de antiguos emperadores chinos, generales y cortesanos. (El también muestra aprecio por convictos norteamericanos del siglo XIV y por el comerciante de arte Joseph Duveen.) Pero la lección que probablemente el lector va a tomar no es cuán fascinante y fácil se consiguen el poder y las riquezas. sino que si la embarra alguien va a derramar plomo derretido en su oreja.
Greene ha producido uno de los mejores argumentos desde el Nuevo Testamento para que las personas mantengan un bajo perfil y un alto grado de humildad. El dandy inglés Beau Brummell, confidente del príncipe de Gales, lo molestó con un solo comentario imprudente, fue echado de la corte y murió en la más lastimosa pobreza, solo y demente. Acercarse al poder pareciera no valer la pena, ¿no es cierto? Otro caso es el que le ocurrió a un guardián de la corona del emperador Chao, cuando miraba a su maestro caer dormido de la borrachera. Por tratar de seguir la ley 24 (juegue al perfecto cortesano) lo cubrió con su propio abrigo. ¡Gran error! Al despertar Chao decidió que el guardían de la corona se había excedido en su autoridad _su responsabilidad era la corona y no el vestido_ y lo mandó ejecutar.
En lo que Greene quería enfatizar no era la crueldad del emperador _la crueldad, la vanidad y la ambición son dones aquí_ sino el error del cortesano al tratar de ganar la aprobación a toda costa. Pero con 48 leyes para recordar, ¿quién podría culparlo? Quizás él estaba tratando de poner en práctica la ley 6 (busque atención a toda costa) o la ley 11( aprenda a mantener a las personas dependientes de usted). Estos casos parecen lejanos del mundo de los negocios en la actualidad. ¿Pero debería el moderno cortesano corporativo seguir el consejo de la página 180 (sea prudente con la adulación) o con la que viene seis páginas después (en materia de gusto usted nunca puede ser demasiado servil con su superior)?
Por fortuna, usted no podrá utilizar como guía la vida y carrera de Greene. Conforme a la ley 25 (entreténgase solo) el libro dice que el autor de 39 años "ha sido un editor de Esquire", aunque la posición actual que tiene allí resultó ser la de asistente editorial. "También es libretista" pero él ha trabajado en Hollywood desde 1987 sin que haya tenido un solo libreto producido.
El logró, sin embargo, inspirarse en grandes especialistas en el manejo del poder y el público en Hollywood, como Madonna. (Puede ser muy encantadora pero nunca se atreva a desafiarla.) Y el resultado es este libro, que es sorprendentemente erudito y divertido para su género. Pero si los hombres de negocios están comprándolo como una guía para saber cómo operar en el mundo real, el mensaje es claro: vendan porque el mercado tendrá tendencia a la baja.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com