Tendencias
MINI LUCAS
MINI LUCAS - Foto: MINI LUCAS

deportes extremos

El hombre que cruzará toda América en patines

Es argentino, tiene 27 años, y quiere atravesar todo el continente americano desde Tierra del Fuego hasta Alaska en patines. Con la travesía, que durará un año, el multideportista planea alcanzar un récord Guinness.

Buscar un récord Guinness, es una de las metas del patinador extremo Lucas Tellería. Para muchas personas, su nuevo reto podría sonar imposible. El imparable e intrépido atleta de 27 años piensa atravesar el continente americano desde Tierra del Fuego, Argentina, hasta Alaska en patines. Un recorrido de 31 mil kilómetros en patines. Toda su vida han sido de retos y desafíos, ahora planea realizar la hazaña que no pudo terminar por la pandemia.

Lucas es la representación de la frase “el mayor obstáculo es uno mismo”. Desde muy pequeño ha sido osado y aventurero. En el transcurso de su vida ha practicado muchos deportes, estuvo en artes marciales, atletismo, handball, y, como si fuera poco, es cinturón negro en Taekwondo. Actualmente, está en el mundo del patinaje, y sus patines son la herramienta que lo llevarán a hacer uno de los retos más grandes que se ha propuesto y que aspira a que quede registrado en la historia.

El multideportista cuenta con habilidades de supervivencia desarrolladas desde que era muy joven. “Me fui a los 19 años de mochilero, ahí conocí todo lo que era el ámbito de la carrera de montaña, el alpinismo, me puse a entrenar e hice mucha supervivencia”, mencionó Tellería para SEMANA.

Su historia con los patines también comienza desde que era muy pequeño, “a los 4 años de edad encontré en un baúl de juguetes unos patines de esos de cuatro ruedas (...) me los puse, me senté en una silla, me levanté, y, bueno, me volví a caer”, afirmó. Dos de sus dientes de leche los perdió aprendiendo a dominar esos “monstruos” sobre ruedas. Allí comenzó su mundo del patinaje.

Luego de aprender a patinar, y hacer otros deportes, en el 2013 su vida cambió para siempre. Durante un torneo de Taekwondo recibió un golpe que lo mantuvo en coma durante 36 días. Tras recuperarse, decidió que quería vivir viajando por el mundo sin importar los obstáculos y sacrificios, se dio cuenta de que la vida es muy corta.

“Un día decidí vivir en la calle por querer conocer sobre la vida”, contó. Lucas, definitivamente, tiene una forma de ver el mundo y ponerse a prueba muy peculiar. En su etapa de vivir en las vías urbanas solo tenía algo en mente, salir adelante sin ayuda de nadie. En esa aventura hizo de todo, desde hacer malabares en semáforos, hasta limpiar vidrios, lavar autos, y ahorrarse lo de la vivienda, pues dormía en las aceras. Él asegura que “sobrevivir en lugares peligros, húmedos, expuesto a todo tipo de climas, me sirvieron para alcanzar nuevas destrezas”.

A raíz de eso empezó a hacer travesías en patines. El 14 de enero de 2020, se los puso y marcó su rumbo fijo hacia Colombia. No obstante, de siete mil kilómetros, solo alcanzó a recorrer 1.500, la pandemia había hecho de las suyas y lo obligó a retornar a casa cuando hasta ahora iba por Chile.

Pero sin ánimo de darse por vencido, y teniendo en cuenta todos los obstáculos posibles, Lucas planeó un nuevo viaje aun más ambicioso, ir desde Bahía Lapataia, Argentina, hasta Alaska, un recorrido de 31 mil kilómetros.

Ya tiene todo previsto, “arranco desde Bahía Lapataia a Tierra del Fugo por ruta 3 hasta Buenos Aires. En el medio tenemos la parte del extremo de Magallanes. La parte chilena con Argentina, son entre 2 o 3 kilómetros y vamos a pedir permiso para hacerlo en Kayak. Luego, seguimos por tierra en roller y cruzamos por el desierto de Atacama por Chile, subimos por la región de Calama y Antofagasta por el norte y cruzamos hasta Perú”, comentó.

Colombia la cruzará desde Popayán hasta Cartagena. Después espera pasar por el Tapón de Darién para seguir por Centroamérica, Panamá, Guatemala, México, y Estados Unidos hasta llegar a Alaska, en Canadá, donde espera terminar con la hazaña.

“Es algo loco, es algo muy fuerte y de mucho tiempo, un año. Nos encantaría hacer un récord Guinness”, dijo entusiasmado. Para lograr algo nunca antes visto, y pasar a la historia, buscarán solicitar la inspección de la cantidad de kilómetros patinados más larga del mundo en un día. Planea hacer en una única vez entre 500 y 600 kilómetros de recorrido y certificarlos con un Guinness.

Aún termina los detalles del viaje, entrena entre 7 y 8 horas diarias, prepara una dieta vegana estricta, y no está solo, cuenta con un grupo de apoyo que lo acompañara en automóvil. Está mas que preparado mentalmente para superar sus expectativas. Al conquistar el recorrido, que comenzará en noviembre, y durará un año, buscará una hazaña aun mas osada, atravesar la Antártida.