Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/29/1991 12:00:00 AM

EL MAR MUERTO

Uno de los más famosos mares de la geografía mundial, el Aral, pasa velozmente de fuente de agua a fuente de desolación.

EL MAR MUERTO EL MAR MUERTO
En el mundo apenas se está conociendo la catástrofe. Las fotos de los barcos enterrados en medio de un mar seco están recorriendo las páginas de los periódicos internacionales. Se trata de la tragedia del Aral, el famoso mar soviético que se conocía como el quinto más grande del mundo y que ahora está a punto de convertirse en un gran desierto.
El fenómeno del Aral no es nuevo pero ya tomó visos alarmantes. Desde los años 60, los pobladores de las regiones vecinas comenzaron a notar la pérdida constante de agua. A comienzos de ese decenio, la superficie del mar se basaba la cifra de 66 mil kilómetros cuadrados. Actualmente se redujo en más de dos tercios. En algunos lugares las orillas del mar retrocedieron hasta 90 kilómetros. El volumen de agua se rebajó en un 60 por ciento. El contenido de sal en sus aguas se triplic6. Los rayos solares ya pueden tocar el fondo del mar, que se convirtió en un verdadero baldío arenoso.
De ser la fuente pesquera más rica de la Unión Soviética, el mar de Aral pasó a ser apenas una fuente de polvo y sal que perjudica no sólo a las zonas aledañas, sino a casi todo el territorio soviético. Según observaciones realizadas, el Aral provoca peligrosas tormentas de polvo que, en varias oportunidades, pueden llegar a superar los 400 kilómetros de longitud. De acuerdo con los ecologistas, estas tempestades aumentarán de año en año, pues el fondo del mar se desnuda cada día más, hasta el punto que los pobladores pueden caminar tranquilamente en zonas que antes pertenecian a las profundidades del Aral.
Varios expertos en ecología se han acercado a la región y han deducido que la situación lamentable del Aral se debe a la acción del hombre. En los años 60, el gobierno ruso pensó que una buena forma de aumentar su producción económica era incrementar los sembrios de arroz y algodón en las regiones cercanas al mar. Para llevar a cabo estos cultivos, los campesinos gastaron de una manera inusitada el agua del Aral de sus ríos afluentes, desarrollaron sistemas de irrigación, emplearon herbicidas y defoliantes, que contaminaron gradual y alarmantemente el Aral. De esta manera, los pobladores de la región se fueron

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.