Espirulina
La espirulina es rica en proteínas, vitaminas y minerales. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

El suplemento natural que ayuda a perder peso, regula el azúcar y protege los ojos

Es rico en vitaminas, proteínas, minerales y carbohidratos.

La espirulina es un alimento que puede incluirse en numerosas preparaciones en forma de suplemento, gracias a su riqueza nutricional, pues le aporta al organismo proteínas, vitaminas, minerales, lípidos y carbohidratos, entre otros.

Se trata de una microalga de color azul verdosa que, entre otras cosas, sirve para favorecer la pérdida de peso, proteger el corazón, regular el azúcar en la sangre y ayudar con el aumento de la masa muscular, según información del portal de salud Tua Saúde.

Es un alimento al que se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, principalmente. Se puede encontrar en el mercado en forma de polvo y en cápsulas, pudiendo ser ingerida con un poco de agua o agregarse a los jugos o batidos.

El portal Salud Mapfre de España, destaca la siguiente composición de este alimento:

  • Lípidos: representan del 5 al 10 % del peso seco total. Destaca principalmente el ácido palmítico, así como el linoleico y el gamma linolénico.
  • Carbohidratos: representan del 15 al 25 % del peso seco de la espirulina derivados de la membrana celular.
  • Vitaminas: Contienen B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9, betacaroteno, vitaminas D, E y K. Todas ellas juegan un papel importante en la producción de energía y en la formación de las células rojas de la sangre.
  • Minerales y oligoelementos: Contienen calcio, fósforo, potasio, magnesio, hierro, zinc, selenio, cobre, cromo, manganeso, sodio, yodo.
  • Fitonutrientes y enzimas antioxidantes: superóxido dismutasa (SOD), clorofila A, carotenoides.
  • Pigmentos: clorofila y ficocianina, que se encarga de captar la energía lumínica.

Dada esta riqueza en nutrientes, este alimento ofrece una serie de beneficios al organismo. Uno de los que se le atribuye es que ayudaría a bajar de peso, debido a que puede regular el metabolismo y reducir el apetito de forma natural, lo que evita que las personas estén ingiriendo otros tipos de alimentos que muchas veces resultan pocos saludables.

Según Tua Saúde, además de las proteínas, la espirulina aporta buenas cantidades de fibra que aumentan el tiempo de digestión y la sensación de saciedad. “Además, esta microalga es baja en calorías y tiene buenas cantidades de ácido γ-linolénico, un antioxidante que juega un papel importante en el metabolismo y la reducción de la grasa corporal”, precisa.

De otra parte, la espirulina es fuente de antioxidantes y grasas poliinsaturadas que favorecen la reducción de los niveles de azúcar en la sangre, ayudando a prevenir la diabetes. También se dice que, debido a su composición, este alimento tiene la posibilidad de aumentar la sensibilidad a la insulina, lo que se traduce en una rápida disminución de la cantidad de glucosa circulante en el organismo.

Un beneficio más que se le atribuye es que dada su alta concentración de betacarotenos, este producto actúa como un poderoso aliado para la salud de los ojos, según Mapfre Salud.

Al respecto, Tua Saúde, asegura que dicho beneficio obedece también a su contenido de zeaxantinas, un tipo de carotenoide, que ayuda a prevenir el daño en la retina. “Este carotenoide tiene efecto benéfico en la prevención y progresión de la degeneración macular, una enfermedad causada por el envejecimiento y que es una de las principales causas de ceguera en personas con edad superior a los 65 años”, asegura.

Precauciones

Si bien se trata de un alimento natural, es importante tomar algunas precauciones y deben evitarla quienes tomen medicamentos que puedan incrementar el riesgo de hemorragia, así como las personas que sufran de hipertiroidismo, enfermedades del hígado o patologías autoinmunes, precisa el portal Nutrición y Farmacia, de España.

De igual forma, es importante tener presente que la espirulina es un alimento y no un medicamento, razón por la cual su ingesta será segura, si no se excede su consumo y se respetan las dosis indicadas. Cuando una persona abusa de su consumo pueden presentarse efectos secundarios, como erupción de la piel, estreñimiento, náuseas y vómitos.