vida moderna

En qué consiste la dieta atlántica y cuáles son sus beneficios para la salud

Esta dieta busca que las personas logren alimentarse sin prisa.


Pescados, hortalizas y verduras son los alimentos base que hacen parte de la dieta atlántica, una forma de alimentarse que cada vez gana más adeptos, quienes sienten que este plan de alimentación les ayuda a mejorar en gran medida sus condiciones de salud.

Mediterránea o atlántica

La dieta mediterránea es muy similar a la atlántica, pues ambas incluyen el consumo de pescado, verduras y hortalizas; sin embargo, esta última tiene una característica muy especial, pues no solo le da importancia a los alimentos que se comen, sino también a la manera que se preparan y consumen.

El doctor Felipe Casanueva, vicepresidente de la Fundación Dieta Atlántica, mencionó que en esta dieta no “influye el estilo de cocinar y de comer. Lo que se da es una alimentación sin prisa, el slow cooking, es decir, se toman platos de olla y se preparan comidas que se hacen en compañía de amigos, familiares y son largas”.

De igual forma, esta dieta aboga por dejar las complicaciones a la hora de preparar las comidas, pues, pues, busca que la preparación de los alimentos sea lo más sencilla posible, con el fin de mantener la calidad de las materias primas y, por tanto, el valor nutritivo de cada ingrediente.

Qué se come en la dieta atlántica

Tal como indican desde la Fundación Dieta Atlántica, los alimentos que conforman esta dieta son los siguientes:

  • Alimentos de temporada: locales, frescos y mínimamente procesados.
  • Verduras y hortalizas: frutas, cereales (pan con grano entero), papas, castañas, nueces y leguminosas. Estos alimentos aportan antioxidantes y fitoquímicos con potencial antioxidante adicional.
  • Se recomienda consumir 3 o 4 veces por semana, pescados o mariscos frescos por su aporte proteico, de ácidos grasos, omega-3, vitamina D y calcio. Pueden estar congelados o frescos.
  • Consumo elevado de cereales y legumbres: estos alimentos aportan hidratos de carbono complejos y fibra alimentaria. En cuanto al pan, se recomienda que esté elaborado con harinas de menor extracción.
  • Leche y derivados lácteos, en especial quesos, ya que son excelentes fuentes de proteínas de alto valor biológico, minerales (calcio, fósforo, etc.) y vitaminas.
  • Carne de cerdo, vacuno, caza y aves.
Superalimentos
Una alimentación sana y equilibrada es indispensable para tener el peso corporal adecuado y mantener los niveles de azúcar adecuados en la sangre. - Foto: Getty Images
  • Vino, normalmente con las comidas, y en cantidades moderadas.
  • Aceite de oliva para aliñar y cocinar.
  • Tomar abundante líquido, en especial agua. Los profesionales de la salud recomiendan consumir ocho vasos de agua al día, lo que equivale a dos litros de este líquido vital.
  • La cocción y sencillez en la cocina al preparar los alimentos, reduciendo la grasa al máximo, es uno de los principios de esta dieta. Esto va unido al hecho de disfrutar la comida, sin estrés. Lo que implica masticar cada bocado 32 dos veces, como recomiendan algunos especialistas en el tema; esto, con el fin de evitar complicaciones en la digestión y evitar tener hambre muy seguido, ya que esto permite una mejor saciedad.
  • La dieta atlántica no solo es deliciosa, sino que también es buena para la salud y para el medio ambiente al primar los productos de proximidad. Tres buenas razones para ensayarla.