Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/29/1989 12:00:00 AM

ENCUENTROS DEL TERCER SEXO

Aunque la homosexualidad puede ser tratada por medio del psicoanálisis, no siempre es lo más indicado.

ENCUENTROS DEL TERCER SEXO ENCUENTROS DEL TERCER SEXO
Cuando parecían conquistados todos los derechos, la comunidad homosexual se vió una vez más atacada, repudiada y culpabilizada con la aparición del SIDA. En un mundo que todavía libra batallas segregacionistas, no resulta extraño que esta amenaza haya desatado la ira de los fanáticos. Incluso hay quienes todavía ven el Sindrome de Inmunodeficiencia Adquirida como una prueba de la cólera divina. A raiz de ello, muchos investigadores decidieron revisar las teorias existentes sobre la homosexualidad.
Sus conclusiones, sin duda, han contribuido a echar por tierra multiples prejuicios. Lo que para algunas mentes liberales es solo un estilo de vida, para otros es un crimen, una aberración o una enfermedad. Sin embargo, a los ojos de la ciencia, la homosexualidad es un trastorno en la orientación sexual que puede ser tratado por medio del psicoanálisis.
Aunque tambien aclaran, que no en todos los casos es un cambio deseado.

El médico psiquiatra y psicoanalista Eduardo Laverde Rubio, catedrático de la Universidad Nacional, señala: "La homosexualidad es un trastorno de conducta referente a la identidad sexual y obedece a problemas de desarrollo.
Pero para que haya una aproximación al tratamiento es necesario un deseo de cambio. Cuando la homosexualidad se convierte en una situación que genera angustia, sentimientos de culpa o es una conducta que la persona oculta porque le representa un conflicto, es posible que sienta deseos de cambiar y pueda lograrlo. Pero no todas las personas que tienen problemas de homosexualidad son susceptibles de cambio. En esto no se puede proceder por exigencias de tipo social, así como no se puede pretender que todo el mundo sea heterosexual.

Quizás el cambio mas trascendental derivado de los recientes estudios sobre homosexualidad sea el logrado a raiz de las investigaciones realizadas por Allan Bell y Martin Weinberg del Instituto Kinsey, que demuestran que la homosexualidad no esta necesariamente relacionada con una patología. Esta conclusión coincide con la expuesta hace mas de cincuenta años por Sigmund Freud, en una carta a la madre de un homosexual, escrita en abril de 1935, a raiz de la persecución nazi: "La homosexualidad ciertamente no es una ventaja, pero tampoco es algo de que avergonzarse. No es un vicio, no es una degradación y no puede clasificarse como una enfermedad. Si el es infeliz, neurótico, conflictivo, inhibido en su vida social, puede estar en armonía mental por medio del analisis, independientemente de que continue siendo homosexual o cambie". Hace diez años, la Asociación Americana de Psiquiatria acato esta observación y la homosexualidad fue retirada de las categorías de diagnóstico para ser incluida como una persistente y marcada angustia en la orientación sexual del individuo en la subcategoria de desorden sexual no de otra manera especificado.
Esto abrió la posibilidad a los homosexuales angustiados por su orientación sexual, de buscar ayuda psiquiatrica.

La pregunta es ¿quién se vuelve homosexual? Aunque el tema plantea todavia multiples interrogantes, de lo que si estan seguros los expertos es que en este campo no caben las generalidades. Y en algo tan complejo, tal vez esta sea la respuesta mas acertada. Tomando como ejemplo a cinco personajes de distintas culturas: Sócrates, Oscar Wilde, Federico Garcia Lorca, Tennessee Williams y Rock Hudson, hay que decir que todos llegaron a la homosexualidad por caminos diferentes. Y las investigaciones sobre el desarrollo psicológico de los homosexuales realizadas por Bell y Weinberg no otorgan mayor apoyo a las teoífas tradicionales. "Aunque hay una serie de situaciones que pueden propiciarla, como una madre posesiva y dominante o muy seductora, y un padre ausente o demasiado preocupado por la heterosexualidad del hijo, ninguna de ellas puede ser considerada como un factor determinante", señala el doctor Laverde.

En cambio, varios estudios señalan que existe una serie de características en el niño que pueden llevar a pensar en la posibilidad de una disfunción en la identidad sexual. Una inconformidad con el genero en la infancia, especialmente en el sexo masculino, puede predecir una adaptación homosexual en la edad adulta. Varios estudios han llegado a la misma conclusión. El más diciente, llamado el "sindrome del Sissy-Boy" fue publicado en 1987 por Richard Green, un psiquiatra de la Universidad de California. El fue el primero en estudiar un grupo desde la infancia hasta la edad adulta, en lugar de preguntar a los adultos sobre sus recuerdos. Encontró que aquellos niños insatisfechos por ser varones que mostraban perseverancia en los juegos y las vestimentas tradicionalmente "de ninas" expresaban una gran tendencia hacia la homosexualidad. De hecho, segun el resultado del seguimiento, dos tercios de ellos la manifestaron despues. Los descubrimientos de Green han sido interpretados de diferentes maneras algunos consideran que esto demuestra que la homosexualidad masculina es ínnata y otros señala que la clave esta en las experiencias de los primeros años. No obstante, este raro sindrome no es valido para la mayoría de los homosexuales. Frecuentemente, la orientación homosexual no esta acompañada por roles típicos de cada género.

Otros investigadores señalan una condición genética. Un estudio realizado recientemente, demuestra que un homosexual tiene cuatro veces mas posibilidades de tener un hermano homosexual (21 %), que un heterosexual. Aunque estos patrones familiares pueden interpretarse como el resultado de compartir experiencias tempranas, no se descarta que sea debido tambien a los genes compartidos.
Lo que si ha quedado en claro a raíz de los estudios adelantados en la última década es que diversos y muy variados factores intervienen en cada caso. Estilos de vida, personalidad, comportamiento, experiencias y sueños son bien diferentes. Y hasta el momento, no se ha encontrado ninguna uniformidad psicológica, hormonal o genética.

Pero si las investigaciones de los médicos no arrojan un valor determinante para la homosexualidad, las conclusiones de los antropólogos derriban la mayoria de las teorias y los preconceptos.
Basta echar una mirada a la cultura Sambia, en Nueva Guinea, cuyas costumbres son descritas por Gilbert Herdt en la obra "Los guardianes de las flautas'. Allí, las prácticas homosexuales son requeridas a los jóvenes durante algunos años, como un ritual anterior al paso a la edad adulta.
Despues de la adolescencia, el joven abandona estas practicas paca casarse con una mujer y tener hijos, continuando heterosexual por el resto de la vida. Esto vendría a demostrar que una cultura puede imponer tal norma y mantener conformes a sus individuos, pero tambien, que años de homosexualidad obligatoria aparentemente no comprometen al hombre promedio a una vida con deseos homosexuales. Y una tercera lección ha sido extraida de la vida de Kalutwo en el libro de Hert. El muchacho de 30 años mostró una fuerte atracción homosexual y a pesar de haber contraido cuatro matrimonios, nunca se acomodó a la relación heterosexual. Segun el analisis del psiquiatra Robert Stoller, Kalutwo hubiera sido homosexual en cualquier cultura. La conclusion es razonable. Segun los expertos, en cualquier población, un 5 al 10% de los hombres son atraidos por tendencias homosexuales ya sea que estas se castiguen, se permitan o se exijan. Este porcentaje es mucho menor para las mujeres, aunque la cifra de bisexualidad es mayor en la mujer que en el hombre. Y para los fanáticos que ven el SIDA como un castigo divino, los científicos tienen una respuesta: las mujeres homosexuales presentan, entre todos los grupos de alto riesgo, la tasa mas baja de esta y otras enfennedades transmitidas sexualmente.

Un estudio cultural realizado en 76 sociedades diferentes, incluyendo comunidades indigenas o aborigenes, determinó que la homosexualidad esta presente en todas. Y en la mayoria de ellas es aceptada como algo inevitable. No así en la nuestra, donde solo unas decadas despues de la abominable persecución y el intento de exterminio nazi, la aparición del SIDA viene a demostrar que poco se ha avanzado en materia de tolerancia social. -

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com