Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/20/2006 12:00:00 AM

Espejito, espejito...

Científicos franceses produjeron el 'Espejo de la persuasión', un aparato que busca cambiar los malos hábitos de las personas, al mostrar sus efectos sobre la apariencia a través de los años.

Espejito, espejito..., Sección Vida Moderna, edición 1255, May 20 2006 Si una persona tiene el hábito de fumar, el espejo mostrará su reflejo con la piel seca y arrugada, tal como lucirá en unos años si mantiene el vicio. Si tiene malos hábitos alimenticios, la mostrará obesa. Los investigadores creen que esa tecnología ayudará a mejorar la motivación y la conciencia personal de la gente
El retrato de Dorian Gray, del escritor Óscar Wilde, relata la historia de un joven hermoso a quien un pintor le hace un retrato casi perfecto. Al ver la obra de arte, Dorian dice que entregaría su alma para ser siempre joven y para que sea la imagen quien envejezca. Su deseo se cumple: el personaje permanece bello, y es el retrato el que se marchita con cada horror que comete Gray. Esta fantasía, que anima una de las obras más importantes de la ficción, ya existe en el mundo de la tecnología digital.

Se llama el 'Espejo de la persuasión' y fue desarrollado por un grupo de científicos de los laboratorios Accenture, con sede en la ciudadela de Sophia Antipolis, en Francia. El aparato luce como cualquier espejo de baño, pero modifica la imagen de la persona y muestra cómo se verá en el futuro según sus hábitos de vida.

Si es una persona fumadora, lo mostrará con arrugas en el rostro y en la comisura de los labios, con la piel reseca y calvicie incipiente. Si se trata de alguien que se expone en exceso al sol, la reflejará con manchas, lesiones y decoloración de la piel. O si es alguien que se alimenta con exceso de grasas y lleva una vida sedentaria y perezosa, le enseñará una imagen obesa y marcada por el tedio.

El espejo consta de una pantalla plana con dos cámaras ubicadas en la parte de atrás. Las imágenes captadas por éstas se combinan para producir un reflejo más realista. Pero el aparato también recibe información de todo un sistema de minicámaras y dispositivos repartidos por la casa del usuario. Así se reúnen datos como el número de veces que la persona va a la nevera a sacar comida, qué tipo de alimentos consume, cuánto tiempo pasa frente al televisor o cuánto le dedica a ejercitarse en su bicicleta estática. Toda esta información es procesada por un programa de computador, de modo que sólo hace falta oprimir un botón para que la máquina genere la imagen de la persona en el futuro, según sus patrones de comportamiento del presente.

El problema con la prevención de los hábitos poco saludables es que sus efectos sobre la apariencia física son visibles sólo a largo plazo. Por eso, muchas campañas en su contra no son muy convincentes ni efectivas. El objetivo del espejo es que cumpla una función persuasiva inmediata. En otras palabras, que motive a quien lo use a llevar un estilo de vida saludable con información visual directa. "Queríamos estudiar el potencial de la tecnología como una herramienta persuasiva para prevenir los impactos negativos en la salud de factores como la obesidad, el consumo de cigarrillo o la exposición al sol", dijo a esta revista Marion Mesnage, investigador del equipo de Acceture.

"La gente usa los espejos más de una vez al día. Un espejo se ajusta bien al propósito de la persuasión pues los humanos son más receptivos a los estímulos visuales que a los auditivos o táctiles", sostienen las investigadoras Ana C. Andrés del Valle y Agata Opalach, en su ensayo El espejo persuasivo: persuasión computarizada para vivir saludablemente.

El 'Espejo de la persuasión' no es un invento aislado. Hace parte de un nuevo campo de estudio conocido como captología, que investiga cómo los computadores, las páginas de Internet y los dispositivos tecnológicos pueden ayudar a las personas a cambiar sus hábitos, creencias y motivaciones. El profesor B.J. Fogg, de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) fue quien propuso esta idea por primera vez en 2003 y es reconocido como el creador de esta disciplina.

Fogg pone varios ejemplos de la capacidad de persuasión de la tecnología. Uno de ellos es Quitnet.com, una página de Internet diseñada para ayudarle a la gente a dejar de fumar. Ofrece técnicas para abandonar el cigarrillo, así como trucos y consejos de expertos y de gente que ya ha dejado el vicio. También ofrece apoyo de la comunidad de ex fumadores y permite diseñar un plan para que la decisión de dejar el cigarrillo se realice. Otro ejemplo son los bebés robot, que hace unos meses salieron al mercado para simular cuán difícil es cuidar a un recién nacido. El objetivo es prevenir los embarazos en adolescentes y convencerlas de ser responsables con su sexo. Y también está el dispositivo conocido como 'El guardián de la higiene': un sistema de sensores en los baños y lugares como restaurantes u hospitales, que registran si los empleados se lavan las manos apropiadamente.

Por lo pronto, el 'Espejo de la persuasión' será probado en un programa de la Universidad de California (en San Diego) en adolescentes con sobrepeso. Esta fase de la investigación, que podría durar algunos años, busca perfeccionar las predicciones del aparato y aumentar su poder de persuasión.

Los investigadores de Accenture, por su parte, continúan trabajando para mejorar las posibilidades de su invento. Por ejemplo, están desarrollando un sistema de realidad mixta para añadir imágenes artificiales en el reflejo. Así, un ángel y un demonio aparecerían sentados en el hombro de la persona, según su estilo de vida.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.