ciencia

Esta es la razón por la cual la crema de una Oreo se pega a un lado

Los científicos del MIT crearon un instrumento para estudiar el comportamiento de los ingredientes en una galleta Oreo.


Un grupo de ingenieros del MIT sometió la célebre galleta Oreo a rigurosas pruebas de ingredientes para dar respuesta a por qué la crema de la galleta se pega a una sola galleta cuando se separa.

“Existe el fascinante problema de tratar de lograr que la crema se distribuya uniformemente entre las dos galletas, lo que resulta ser realmente difícil”, dice en un comunicado Max Fan, estudiante del Departamento de Ingeniería Mecánica del MIT.

En busca de una respuesta, el equipo sometió las galletas a pruebas de reología estándar en el laboratorio y descubrió que sin importar el sabor o la cantidad de relleno, la crema en el centro de una Oreo casi siempre se pega a una galleta cuando se abre. Solo para las cajas de galletas más viejas, la crema a veces se separa de manera más uniforme entre ambas galletas.

Los investigadores también midieron el torque requerido para abrir una Oreo y encontraron que es similar al torque requerido para girar el pomo de una puerta y aproximadamente 1/10 de lo que se necesita para abrir una tapa de botella. Es decir, la fuerza por área requerida para que la crema fluya o se deforme, es el doble que el del queso crema y la mantequilla de cacahuate, y aproximadamente de la misma magnitud que el queso mozzarella. A juzgar por la respuesta de la crema al estrés, el equipo clasifica su textura como “blanda”, en lugar de quebradiza, dura o gomosa.

Entonces, ¿por qué la crema de la galleta se desliza hacia un lado en lugar de dividirse uniformemente entre ambos? El proceso de fabricación puede ser el culpable.

“Los videos del proceso de fabricación muestran que colocan la primer galleta, luego dispensan una bola de crema en esa galleta antes de colocar la segunda galleta encima”, dice Crystal Owens, candidata a doctorado en ingeniería mecánica del MIT que estudia las propiedades de los fluidos complejos. “Aparentemente, esa pequeña demora puede hacer que la crema se adhiera mejor a la primera galleta”.

“Cuando era pequeña, intentaba retorcer las galletas para repartir la crema uniformemente entre las dos partes de modo que hubiera un poco en ambas mitades, lo que en mi opinión sabe mucho mejor que tener una galleta con mucha crema y otra con casi nada. Esto era difícil de hacer cuando lo intentaba manualmente”, citó.

El estudio del equipo no es simplemente una dulce distracción de la investigación básica; también es una oportunidad para hacer que la ciencia de la reología sea accesible para otros. Con ese fin, los investigadores diseñaron un “Oreómetro” imprimible en 3D, un dispositivo simple que agarra firmemente una galleta Oreo y usa centavos y bandas elásticas para controlar la fuerza de torsión que gira progresivamente la galleta para abrirla.

Aprendimos, tristemente, que incluso si se tuerce perfectamente una Oreo, la crema casi siempre acabará mayoritariamente en una de las dos galletas, con una delaminación de la crema, y no hay forma fácil de conseguir que se reparta entre las dos galletas”, dijo Owens.

“La investigación científica, incluso en el MIT, está impulsada por la curiosidad de entender el mundo que nos rodea, cuando alguien ve algo raro o desconocido y se toma el tiempo de pensar ‘me pregunto por qué eso sucede así’”, concluyó Crystal Owens, autora principal de un estudio se publica en Kitchen Flows, una edición especial de la revista Physics of Fluids.

*Con información de Europa Press.