Dieta vegana
La ingesta de una alimentación equilibrada es la mejor forma de mantenerse sano. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Esto le pasa al cuerpo si se come cinco veces al día

La ingesta de una alimentación equilibrada, rica en frutas, verduras, proteínas, minerales y vitaminas, es determinante.

Saber lo que se come es tan importante como las veces que se hace y las porciones que se ingieren. Consumir comida cinco veces al día le brinda al organismo algunos beneficios que es importante no dejar de lado, pero también esto depende de la forma como se haga.

Por ejemplo, se dice que comer este número de veces al día le ayuda al cuerpo a obtener todos los nutrientes que requiere garantizando la ingesta de proteínas, carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales.

De igual forma, de acuerdo con información de la compañía de alimentos Alpina, en su página web, alimentarse en cinco oportunidades hace que el metabolismo trabaje más y, por lo tanto, se acelere, lo que ayuda a quemar grasa y calorías.

Equilibrar la ingesta de alimentos durante el día también ayuda a mantener controlados los niveles de glucosa en la sangre, gracias a que comer cada tres horas estabiliza la cantidad de insulina en el cuerpo, hormona que se encarga precisamente de regular el azúcar. Esto hace que el cuerpo se sienta saciado, eliminando la ansiedad que lleva a comer en mayores proporciones.

Otra de las bondades para el organismo de comer cinco veces al día es que ingerir porciones de proteína en varias oportunidades ayuda a que los músculos se desarrollen más rápidamente. No obstante, es importante que esta sea de calidad y sobre todo que debe acompañarse de actividad física. De igual modo, como las proteínas generan sensación de saciedad, evitará el consumo de calorías en exceso.

De acuerdo con información del portal de noticias The Conservation, mientras más tiempo pasa una persona sin comer, es mu probable que luego la ingesta sea en exceso, esto debido a que el apetito y la saciedad se regulan de manera homeostática, lo que significa que cuanto más tiempo haya pasado el individuo en ayunas, más hambre tendrá.

Según Maria Fernanda Zeron Rugerio y Maria Izquierdo-Pulido, investigadoras y catedráticas del Departamento de Nutrición, Ciencias de la Alimentación y Gastronomía, de la Universidad Barcelona, lo anterior ocurre porque los niveles de energía y especialmente de azúcar en la sangre son tan bajos, que a la hora de sentarse a la mesa se ingiere más.

En cambio, si se reparte la ingesta de energía y nutrientes a lo largo del día, el hambre solo será una sensación que indica que se debe comer, pero no necesariamente de más. No obstante, es importante tener claro que tomar cinco comidas al día, no todas deben ser grandes y copiosas, sino que deben ser las tres principales (desayuno, almuerzo y cena) y dos pequeños snacks, uno a media mañana y otro a media tarde.

Efectos adversos

No obstante, es importante tener cuidado, porque no siempre los resultados son los esperados. Aitor Sánchez, dietista nutricionista, tecnólogo alimentario y autor de libros como Mi dieta cojea, citado en un artículo del diario La Vanguardia, de España, asegura que si bien esta práctica puede ayudar a evitar subidas de glucosa sanguínea, repartiendo la ingesta a lo largo del día; también puede malinterpretarse y hacer que las personas prioricen el hecho de comer, antes de lo que comen.

Esta es una posición que comparte Griselda Herrero, dietista nutricionista y doctora en bioquímica, autora de Comer bien en familia, quien considera que no hay establecido un número de veces que deba comerse al día, sino que cada persona debe hacerlo a su ritmo.

Para la experta, no está tan claro, por ejemplo, que comer cinco veces al día genere mayor quema de calorías, pues es posible que esto ocurra en los primeros meses, pero luego el cuerpo se adapta y al final no genera un mayor gasto energético. Es por ello que no la considera una estrategia viable para perder peso.

Así las cosas, lo importante no es solo saber dividir los tiempos para las comidas, sino saber lo que se come y las cantidades, pues si la alimentación no es saludable y equilibrada, es posible que los efectos terminen siendo negativos.