vida moderna

Estrés: ¿Cómo preparar la albahaca para combatirlo?

Esta planta aromática tiene diversas propiedades para la salud.


El cuerpo humano está preparado para responder a ciertos estímulos, emociones y sentimientos. Aunque no se sea totalmente consciente de ello, en el interior del organismo tienen lugar diversas reacciones frente a circunstancias de alegría, de tristeza, de rabia y, claro, de estrés.

Como explican desde el portal Cuídate Plus, el estrés se entiende como “un mecanismo que se pone en marcha cuando una persona se ve envuelta por un exceso de situaciones que superan sus recursos”. En otras palabras, es la reacción de las personas ante condiciones que generan una carga adicional, al punto de sentir que sobrepasa las capacidades, bien sea físicas o mentales.

Dichas condiciones pueden ser varias, desde una tarea en el trabajo, una conversación con un colega, la rutina diaria, el transporte público. No solo responde a factores externos, también es una sensación que puede desatarse a razón de preocupaciones, pensamientos negativos, entre otros.

También puede ser de interés...

Hay que entender que existen dos tipos de estrés. Por una parte, el estrés positivo, que es el que impulsa al organismo a actuar para solucionar el factor estresante, es decir, el que desencadenó el malestar. Mientras que, cuando la sensación permanece aún sin la existencia de un desencadenante, se le considera estrés crónico o a largo plazo.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, este último tipo suele extenderse hasta por años y se caracteriza por un estado de alerta permanente, como si se estuviera expuesto a un factor amenazante. Esta sensación, sin duda, puede alterar significativamente el rendimiento de las personas en distintos ámbitos de su vida.

Es por ello que resulta preciso buscar alternativas que permitan mejorar el estado mental y emocional, para que ello no afecte el bienestar físico de cara al futuro. Una medida que debería ser prioritaria en este sentido es consultar a los profesionales, terapeutas, psicólogos o consejeros, quienes puedan dar luces sobre el mejor abordaje dependiendo de cada caso particular.

Pero, además, se aconsejan algunas recomendaciones básicas como adoptar un estilo de vida más tranquilo y saludable, que incluya ejercicio moderado, buen descanso, actividades relajantes, alimentación balanceada y compartir espacios con amigos y familiares.

Uno que otro alimento también es recomendado por sus beneficios para relajar el organismo, como lo son las plantas aromáticas. De acuerdo con la guía del Instituto de Ecología del Gobierno de México, la albahaca es una hierba perteneciente a la familia de las aromáticas, la cual posee diversas propiedades; entre ellas, se lista que es una planta empleada con fines medicinales para tratar el insomnio, el acné, las náuseas y los problemas con la digestión.

Asimismo, se le asocia con beneficios para aliviar el estrés, según el portal Cuerpo Mente, esta hierba posee un efecto sedante ligero, el cual suele ser utilizado para mejorar los nervios y reducir la irritación.

“La albahaca posee buenas cantidades de geraniol y linalool, dos sustancias presentes en el aceite esencial que actúan en el sistema nervioso central”, añaden desde el blog de salud Tua Saúde.

Para aprovechar estos beneficios, la albahaca se puede usar para elaborar un té o infusión. La receta es muy sencilla.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua
  • 10 hojas de albahaca fresca
  • Miel o endulzante de preferencia

Previo a la preparación se deben lavar muy bien las hojas para retirar cualquier suciedad. El primer paso de la receta es poner a calentar la taza de agua en una olla o jarra pequeña. Una vez hayan pasado unos minutos y antes de que alcance el punto de ebullición se agregan las hojas de albahaca.

Cuando el agua hierva, lo siguiente es retirar la olla del fuego y dejar que repose por cinco o 10 minutos, mientras que se infusiona la planta aromática. Para mejorar el sabor de la bebida, se puede emplear miel o endulzante al gusto.