Tendencias
Algunas personas tienen más olfato que otras. - Foto: istock

investigación

Estudio afirma que los humanos más evolucionados huelen de manera más intensa ciertos aromas

El acetaminofén aumenta el riesgo de ataques cardíacos. Encuesta revela 50 aspectos claves para matrimonios felices y, por lo general, las personas perezosas son más flacas.

Un estudio publicado en PLOS Genetics encontró que las personas con ciertos cambios evolutivos en su sentido del olfato huelen de manera más intensa ciertos aromas que otros. Esto se debe a que los humanos tienen alrededor de 800 genes de receptores olfativos, pero hay variaciones genéticas entre los individuos que causan cambios en su proteína receptora correspondiente, y esos cambios pueden afectar enormemente la manera en que se percibe un olor.

Según explica Joel Mainland, neurocientífico del Monell Chemical Senses Center y autor del nuevo estudio, “algunas personas huelen la molécula androstenona como orina, mientras que otros la huelen como sándalo y algunas no la huelen en absoluto”. El experto hizo la prueba también con el olor de las axilas y halló que la mayoría de las personas con la variante genética evolutivamente más reciente lo encontraron más intenso. Esto quiere decir que los humanos más evolucionados huelen peor que antes.

Cardiología

De ataque

El acetaminofén es perjudicial para el corazón. - Foto: istock

Tomar acetaminofén de manera regular incrementa la presión sanguínea, y de esta manera, el riesgo de ataques cardiacos y derrames. Así lo encontró el estudio más grande hecho hasta ahora sobre el tema, el cual fue liderado por científicos de la Universidad de Edimburgo. Para el estudio, les pidieron a 110 pacientes con hipertensión tomar un gramo de acetaminofén cuatro veces al día por dos semanas. Luego, los mismos participantes tomaron un placebo durante otros 15 días.

En promedio la presión sistólica, la de las arterias cuando el corazón late, aumentó 4,7 milímetros de mercurio (mmHg) cuando los pacientes tomaron este calmante de dolor, en comparación con el placebo. Eso incrementaría en 20 por ciento el riesgo de infarto o derrame. El acetaminofén se había visto como una alternativa más segura, pero el aumento observado es parecido al que se da con el ibuprofeno y otros calmantes de dolor conocidos como Aines. En el estudio, publicado en Circulation, los autores aclaran que el riesgo es solo para quienes toman el medicamento en caso de dolores crónicos. Si es a corto plazo no tiene problema.

CIFRA

Usar tapabocas N95 y KN95 reducen el riesgo de contagiarse. - Foto: istock

83 por ciento de riesgo de infección se reduce al usar tapabocas N95 y KN95, según una investigación hecha por Centers for Disease Control and Prevention (CDC), mientras que las máscaras quirúrgicas reducen el riesgo en 66 por ciento. Los que usan las primeras, por lo tanto, tienen menos probabilidad de infectarse de covid-19.

Relaciones de pareja

El secreto de los casados

Encuesta revela el secreto de los casados. - Foto: istock

Muchos se preguntan cuál es la fórmula de los matrimonios felices. Algunos creen que es no irse a dormir enfadados y otros que es perdonar los malos hábitos de su pareja. Una firma de hoteles en Gran Bretaña quiso saber más sobre el asunto y lo preguntó en un sondeo a 2.000 personas casadas. Según la encuesta hecha por OnePoll, hay 50 cosas que son clave en los matrimonios felices: tener pasatiempos parecidos y permitir a su pareja ser ella misma.

Dentro de las más relevantes, obviamente, también está tener relaciones sexuales cinco veces a la semana y darse besos dos o tres veces al día, así como abrazarse al menos 11 veces a la semana. Resulta llamativo que en los primeros lugares estuvo sostener seis conversaciones importantes, realizar tres caminatas con la pareja y discutir solo en dos oportunidades al mes.

Salud

Los perezosos son más flacos

Las personas perezosas tienen contextura delgada. - Foto: istock

Prolongar el tiempo de sueño en casi una hora y cuarto cada noche puede llevarlo a consumir 270 calorías menos cada día, según un estudio. La razón no es que al estar dormido tenga menos opción de comer. El ahorro se da porque cuando la persona ha dormido mal está cansada y así es menos hábil para regular el apetito. Por el contrario, un individuo bien descansado frena el apetito y lleva a consumir menos calorías al día siguiente, según el estudio, dirigido por investigadores del centro médico de la Universidad de Chicago. Los científicos dijeron que dormir más podría ser una herramienta efectiva para aquellos que buscan controlar su peso. El estudio fue publicado en la revista JAMA Internal Medicine.