Tendencias
Los signos del envejecimiento empiezan a notarse sobre la piel con el tiempo.
La falta de vitaminas pueden generar signos de envejecimiento en la piel. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Falta de vitaminas: los síntomas que pueden manifestarse en el rostro y el cabello

Estos nutrientes se obtienen principalmente de frutas, verduras, legumbres, lentejas, granos integrales y productos lácteos enriquecidos.

Las vitaminas son un grupo de sustancias necesarias para el funcionamiento celular, el crecimiento y el desarrollo normal de las personas. Se trata de nutrientes que son clave no solo para el organismo sino también para la piel.

Cada una cumple una función importante y por ello las deficiencias vitamínicas causan problemas de salud, precisa la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

El hecho de no consumir suficiente cantidad de frutas, verduras, legumbres, lentejas, granos integrales y productos lácteos enriquecidos hace que se incremente el riesgo de problemas de salud, entre ellos enfermedad cardíaca, cáncer y salud ósea deficiente que genera el desarrollo de la osteoporosis.

En lo relacionado con la piel, la falta de vitaminas también genera afectaciones que se reflejan de diferentes formas. Por ejemplo, una deficiencia de vitamina B12 provoca que no se pueda construir el ADN necesario para producir nuevos glóbulos rojos. En consecuencia disminuye la cantidad que circula en la sangre y la piel aparece más blanca, argumenta una publicación del portal Cuerpo Mente.

Además, esto lleva a que los glóbulos rojos sean más frágiles y se rompan, lo que aumenta la liberación de un pigmento denominado bilirrubina. Esto lleva a que la piel o el blanco de los ojos aparezcan amarillentos. “Esta deficiencia de glóbulos rojos causada por un insuficiente aporte de vitamina B12 se denomina anemia megaloblástica”, precisa la citada fuente.

Resequedad

Cuando en el cuerpo no hay suficiente cantidad de vitaminas A y C, la piel se expone a problemas de resequedad. Estos nutrientes tienen efectos antioxidantes, por lo que su déficit implica una protección débil frente a los radicales libres, asegura un artículo del portal Mejor con Salud.

Específicamente en el caso de la vitamina C es fundamental para mantener fuerte el sistema inmune y realizar la síntesis del colágeno, que es una sustancia empleada para fabricar nuevos cabellos, regenerar la piel, hacer crecer las uñas y los tejidos conectivos.

Para obtener suficiente vitamina C es importante consumir melón, frutas cítricas, kiwi, mango, papaya, piña, fresas, frambuesas, moras, arándanos y sandía. En cuanto a verduras no debe faltar en la dieta el brócoli, coles de Bruselas y coliflor, pimientos rojos y verdes, espinaca, repollo, nabos verdes y tomates, dice la Biblioteca Nacional de Medicina.

En cuanto a la A, es importante comer hígado de res y otras vísceras, pescados como el salmón, huevos, productos lácteos como queso y leche fortificada, cereales fortificados, frutas y verduras de color naranja y amarillo, como zanahorias, patatas dulces, mangos y melón.

La falta de la vitamina A también puede causar problemas de acné, lo que ocurre también si hay deficiencia de la E. Esta última se halla en el germen de trigo, las semillas de aceite de oliva, las espinacas, la coliflor y el hígado, entre otros alimentos.

Por su parte, otro de los efectos de la falta de vitamina C es el sangrado de las encías, que también se refleja si hay carencia de vitamina K. La C participa en la curación de las heridas y la K, es determinante en el proceso de coagulación.

Los alimentos que contienen vitamina K son especialmente las hortalizas de hoja verde, como la col, la espinaca, las hojas de nabos, la acelga, las hojas de mostaza, el perejil, la lechuga romana y la de hoja verde. También la coliflor y el repollo, así como el pescado, el hígado, la carne de res, los huevos y los cereales.

Cabello débil

Cuando el cabello se vuelve frágil es falta de la vitamina B7, también conocida como biotina. Su déficit suele ser común tras haber pasado una temporada tomando antibióticos. Para aumentar su nivel en el cuerpo es importante consumir carne, pescado, verduras, frutas, setas y legumbres.

Si hay caspa puede estar relacionado con la falta de vitaminas B2 y B6. Para mejorar esta condición se debe comer maní, zanahorias, huevos, salvado, nueces, pescado y fríjoles.