Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/23/2006 12:00:00 AM

Fuera de este mundo

Un equipo de arquitectos y científicos diseñó el primer prototipo de hotel en el espacio. Una mezcla de ingenio y tecnología que puede cambiar, en un futuro no muy lejano, las vacaciones de muchas personas en el planeta.

Fuera de este mundo La estructura está inspirada en un panal de abejas. Su construcción se llevaría a cabo acoplando las partes en diferentes viajes del transbordador espacial
La semana pasada Anousha Ansari, una empresaria estadounidense de origen iraní, pagó 20 millones de dólares por un tiquete para viajar en la nave Soyuz y permanecer durante nueve días en la estación espacial, donde realizará experimentos de telecomunicaciones. Ella es la cuarta turista espacial y muy seguramente no será la última.

Pensando en esos futuros viajeros de placer y de negocios más allá de la estratosfera, la firma de arquitectos Equip Claramunt, con sede en Barcelona, presentó el Galactic Suite, el primer prototipo de hotel en el espacio. El proyecto presentado recientemente es el resultado de un largo proceso de investigación y diseño en el que participaron científicos y astronautas norteamericanos, quienes aportaron sus conocimientos y experiencias sobre materiales y tecnología que se requieren para permanecer de manera confortable varios días en el espacio exterior.

Según Xavier Claramunt, director del proyecto, la idea nació a partir del auge de los viajes turísticos al espacio y las cifras que muchos están dispuestos a pagar. "El reto de este nuevo turismo nos animó a estudiar cómo debería ser un hotel espacial. Aprovechamos nuestra experiencia como una de las firmas con mayor trayectoria en el diseño de hoteles en el mundo".

Aunque el diseño original se concibió para recibir a turistas, los creadores aseguran que eventualmente las agencias espaciales podrán alquilar dormitorios para los astronautas que lleven largos períodos en el espacio.

Inspirado en la naturaleza

Complejos procesos de investigación llevaron a los diseñadores a construir el prototipo a partir de elementos naturales capaces de adaptarse a las condiciones más adversas. Por eso estudiaron algunos de los seres vivos que han sobrevivido y evolucionado durante millones de años en el planeta. Treinta diseñadores, entre arquitectos y científicos, llegaron a la conclusión de que el diseño debía basarse en la forma y el funcionamiento (distribución y engranaje) de un panal de abejas. De alguna manera, esta estructura sintetiza la capacidad de crecimiento, trabajo en equipo y flexibilidad que le ha permitido a esa especie soportar cualquier tipo de ataque.

El hotel se compone de un cuerpo central alargado que en su interior alberga los corredores de comunicación, la zona de servicios y los espacios comunes. A lo largo de esta estructura se encuentran distribuidas una serie de ranuras en las que se acoplan 22 cápsulas de forma elíptica.

El proyecto prevé que la estructura central sea ensamblada en seis partes. Cuando se concluya esta primera etapa, las cápsulas serán puestas en órbita en grupos de tres, a bordo de un trasbordador. Al llegar al espacio se acoplarán a la estación central a través de un brazo mecánico, similar al que permite cargar de combustible a un avión en pleno vuelo.

Cada una de estas cápsulas posee en su interior una amplia habitación y un baño. Sus medidas son de siete metros de largo por cuatro de alto. En su interior se eliminaron los ángulos rectos y las protuberancias, lo que permite al usuario total libertad para desplazarse sin gravedad.

Tanto el diseño exterior como el interior son simples y aerodinámicos. Pantalla de televisión, equipos de comunicación y fotografía, una cápsula doble para dormir y múltiples cajones para guardar ropa y objetos son algunas de las comodidades que ofrecen las habitaciones. Al fondo, una enorme ventana circular que puede abrirse y cerrarse automáticamente ofrece una vista panorámica sobre el espacio, la Tierra y las estrellas.

El funcionamiento del hotel será como el de cualquier otro del planeta. Los huéspedes podrán decidir simplemente con oprimir un botón si desean permanecer con gravedad o sin gravedad dentro de la habitación. Cuando decidan estar sin ella podrán hacer uso de trajes especiales con velcro que les permitirá recostarse en texturas rugosas instaladas en ciertas zonas de las paredes para lograr estabilidad para leer o comer, mientras el resto de objetos flota alrededor de la habitación.

Precisamente, uno de los principios básicos del diseño era crear un escenario en el que no existiera el concepto de la dirección. Todo se planteó para funcionar en 360 grados, por lo que las palabras arriba y abajo, e izquierda y derecha no son válidas dentro de este hotel.

Las zonas comunes como la recepción, el bar, los restaurantes y las salas de juegos podrán ampliarse y renovarse simplemente con el ensamblaje de cápsulas especiales que actualmente están en diseño. Según los arquitectos, desde el Galactic Suite también se podrán realizar pequeñas caminatas espaciales utilizando un brazo mecánico similar al que permite el acoplamiento de las cápsulas.

Por ahora, el equipo que está pensando en el Galactic Suite espera construir un primer prototipo que les permita vender los derechos de desarrollo a grandes cadenas hoteleras que ya han mostrado su interés en el turismo espacial.

Cuatro decenios después la idea sigue siendo una utopía, pero ya comienzan a aparecer los viajeros espaciales y con ellos los primeros anteproyectos de hoteles para alojarlos. Hace pocas décadas se consideraba una locura pensar que el hombre llegaría al espacio. Mucho menos que fueran a existir planes turísticos para que cualquier persona pudiera ver el planeta y las estrellas desde otra perspectiva. Quizá por eso no sería aventurado pensar hoy que en algunas décadas serán miles los turistas que preferirán pasar sus vacaciones de Navidad en una cápsula espacial como la del Galactic Suite y no en una cabaña de madera frente al mar.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.