vida moderna

¿Hay emociones que pueden hacer subir o bajar de peso?

La ansiedad y la tristeza se asocian con la falta o aumento de apetito.


La pérdida de peso no solo se puede atribuir a una dieta equilibrada, ni tampoco a la continua práctica de ejercicio, aunque sean primordiales para este objetivo; sin embargo, las emociones son factores imprescindibles en la tarea de perder calorías porque son asociadas al deseo de querer comer o no.

De acuerdo con el portal Mejor con Salud, las emociones influyen de gran manera en el apetito y, por ende, en la pérdida de peso, por lo que se concluye que sí pueden ayudar a engordar.

¿Por qué se disminuye o aumenta el apetito?

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, MedlinePlus, explica que el aumento de apetito es el deseo que tiene una persona de estar comiendo de manera excesiva.

En cambio, la pérdida de apetito se define como la reducción de ese deseo por comer, que puede ser relacionado con la anorexia, que es el trastorno alimenticio en donde las personas pierden peso de una manera irregular.

Sin embargo, la entidad de investigación americana aclara que cualquier enfermedad puede provocar una pérdida de apetito que puede ser reversible según sea el caso.

Cabe aclarar que bajar de peso de manera involuntaria equivale a eliminar más de 4,5 kilos, indica MedlinePlus, por aproximadamente un periodo de 6 a 12 meses, que puede ser causado por depresión, cáncer, enfermedades crónicas, estrés, consumo de ciertos alimentos, o laxantes o, tal vez, de drogas ilícitas, asegura.

Four sets of chopsticks grabbing Asian food out of various black bowls sitting on a table in a Thai food restaurant.  Three pairs of chopsticks have food between them, and one is in a black bowl.  There is a person's chest out of focus in the background.  There are four sets of chopsticks visible, but there are only three hands visible.  There is a set of chopsticks coming into view from the left.  The hand in front is in focus, while the two hands in the background are slightly blurred.
Foto de referencia de aumento de apetito. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Pero, ¿cuáles son las emociones que engordan?

Para empezar, la ansiedad es un trastorno, que tal y como lo señala la Clínica Mayo, en donde la persona que lo padece tiene que vivir con preocupaciones permanentes y miedos en su día a día, experimentando sentimientos de terror. Entre tanto, esta persona ve afectada su cotidianidad.

Por lo tanto, los síntomas que se asocian a este trastorno son: la pérdida de apetito, la respiración rápida, los temblores, el cansancio, la dificultad para conciliar el sueño, entre otros. Es entonces que el portal citado explica que la tiroides también puede ser consecuente en el aumento de peso de una persona.

Cabe aclarar que existen varios trastornos de ansiedad, en lo que se encuentran el pánico, la ansiedad generalizada, la agorafobia, mutismo selectivo, ansiedad, social, entre otros.

Por consiguiente, la Biblioteca de Medicina indica que la tiroides “es una glándula en forma de mariposa ubicada en el cuello, justo arriba de la clavícula”, que produce hormonas importantes para muchas funciones del organismo, entre las que se encuentran la quema de calorías y los latidos cardíacos, siendo estas actividades del metabolismo.

También la tristeza puede ser una emoción que engorda, que en algunas personas genera un incremento de apetito, que puede también estar asociado con depresión, que de acuerdo con la Clínica Mayo, este trastorno emocional “causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades”.

Los principales síntomas que se presentan en una persona con depresión, son: los cambios de humor, reflejado en irritabilidad; dificultad para conciliar el sueño; fatiga; cansancio; pensamientos negativos por la vida; falta de apetito y por ende, adelgazamiento, entre otros.

Alma / Dolor / tristeza / Depresión
Desde la psicología se puede explicar el por qué el alma duele, aunque no sea un tema físico. Foto: Getty Images - Foto: Getty Images

Así mismo, la depresión afecta el comportamiento de una persona, y su estado anímico, dificultando varias de sus actividades.

En conclusión, importante determinar el porqué se engorda o se está perdiendo peso, por lo que puede llevarse a cabo un análisis acompañado con un profesional de la salud, psicólogo o médico, que dará las posibles soluciones para tratar, ya que cada una de las afecciones anteriores junto a sus respectivos síntomas no pueden ser aliviadas de la misma manera.