vida moderna

Hemorroides: cinco tés para desinflamarlas de manera natural

Antes de recurrir a una de estas preparaciones se debe consultar con un médico para no agravar la condición.


La enfermedad hemorroidal se produce cuando las estructuras vasculares que son parte normal de la anatomía en el conducto anal se dilatan y como consecuencia se inflaman.

Una de las causas mayormente relacionadas con este padecimiento es el esfuerzo desmedido al momento de la evacuación. Según el Instituto Mexicano del Seguro Social también se puede presentar por:

  • Estreñimiento y dificultad para la evacuación.
  • Permanecer sentado periodos prolongados de tiempo sin lograr evacuar o por alguna otra distracción.
  • Ciertas enfermedades, como la cirrosis hepática.

La enfermedad hemorroidal se puede clasificar en interna y externa. La primera compromete las hemorroides que se encuentran por dentro del ano y que no son visibles a simple vista. La segunda es visible por fuera del ano y cuando se complican pueden dejar secuelas que pueden ser incómodas a la hora de la limpieza posdefecatoria.

En cuanto a los síntomas, estos pueden variar dependiendo de cada persona. Algunos de ellos son el sentir una protuberancia en la zona afectada, sangrado al evacuar y dolor en el área.

Existe una variedad de tratamientos para minimizar dichos síntomas. Entre estos, algunos de origen natural como los tés. De hecho, el portal especializado, Tua Saúde, listó algunos de los que pueden ayudar a cumplir con este objetivo.

Té de manzanilla

La manzanilla es una de las hierbas más usadas en el mundo debido a su antigüedad y a sus propiedades medicinales. Posee propiedades antiinflamatorias y sedantes que ayudan a conciliar el sueño y a aliviar algunas molestias como las hemorroides.

Ingredientes: una cucharada de flores secas de manzanilla y 100 ml. de agua.

Preparación:

1. Llevar el agua ebullición.

2. Apagar el fuego y añadir las flores de manzanilla.

3. Dejar reposar por 5 minutos y colar.

4. Sumergir un paño limpio y aplicarlo sobre la región afectada durante unos 15 minutos.

Té de romero

Es usado a manera de tónico, tradicionalmente utilizado para fortalecer el corazón, reducir las varices y prevenir la obstrucción de los vasos sanguíneos.

Ingredientes: dos cucharadas de hojas secas de romero y medio litro de agua.

Preparación:

1. Poner a hervir el agua.

2. Cuando se encuentre en ebullición, apagar el fuego y añadir el romero.

3. Dejar reposar unos minutos.

4. Colar y beber una taza cada seis horas.

Té de hamamelis

Esta planta medicinal es propicia para reducir la picazón y el dolor producido por este malestar. Esto porque es una planta con propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias e hidratantes. Es posible conseguir el agua o tónico de hamamelis, para aplicarlo en la zona afectada. También se puede preparar té en casa para hacerse un baño de siento.

Ingredientes: un puñado de hamamelis, y un lito y medio de agua.

Preparación:

1. Hervir el agua y añadir el hamamelis.

2. Dejar en el fuego cinco minutos más.

3. Colar y tomar baños de siento.

4. Realizar el proceso una vez al día.

Té de castaña de Indias

El castaño de indias se puede encontrar en cápsulas e infusiones y, según estudios, tiene propiedades desinflamatorias que contribuyen a la correcta circulación de las venas y arterias, también, ayuda a mejorar la hemorroides y la sensación de piernas cansadas por su efecto de oxigenación.

Ingredientes: un puñado de castañas de indias y dos vasos de agua.

Preparación:

1. Colocar todos los ingredientes en una olla con agua.

2. Dejar hervir durante 15 minutos.

3. Bajar del fuego y esperar a que se enfríe un poco.

4. Colar y beber tres veces al día.

5. Evitar si se está embarazada.

Té de saúco

Además de ayudar con los síntomas de la hemorroides, ayuda a combatir la gripe, la rinitis, las heridas, la acumulación del ácido úrico, y las quemaduras.

Ingredientes: un puñado de saúco, un puñado de hojas de café, un puñado de hojas de hamamelis, y dos litros de agua.

Preparación:

1. Hervir todos los ingredientes durante 15 minutos.

2. Colar y poner en un recipiente en el que sea posible realizarse baños.

3. El agua debe estar tibia y se deben hacer dos veces al día.