vida moderna

¿Inflamación por líquidos en la rodilla? Esto es lo que se puede hacer

Esta enfermedad se puede prevenir llevando hábitos de vida saludable.


Cuando se presenta una inflamación aguda o crónica de lo que recubre la articulación de la rodilla se denomina sinovitis, según explica el portal de salud Sanitas. Dentro de la membrana sinovial se encuentra un líquido de textura viscosa y color pálido que actúa como lubricante, evitando que los meniscos, el fémur y la tibia se rocen; si esto ocurriese, el dolor podría llegar a ser intenso. Cuando se produce una sinovitis, aumenta la cantidad de este líquido.

“El origen de la sinovitis puede ser muy diverso: desde un traumatismo causado por un impacto directo sobre la articulación a patologías o una simple torcedura, a enfermedades infecciosas u otras patologías entre las que cabe destacar la artritis reumatoide, artritis juvenil o la gota”, explican en el portal web.

Tratamientos para la sinovitis de rodilla

El portal de salud, belleza y cuidado personal Mejor con Salud menciona cuáles son los tratamientos más frecuentes que se usan para manejar esta afección.

  • Abordaje conservador: en este tratamiento se recetan algunos medicamentos antiinflamatorios “no esteroideos o corticoides orales o inyectados”. Lo primero que se recomienda durante este proceso es el reposo; además, en algunas ocasiones se coloca una venda de compresión que le dé más firmeza a la rodilla y se implementa descanso, hielo, elevación y compresión. También se recomienda elevar la pierna afectada y aplicar hielo sobre la zona durante 20 minutos.
  • Extracción del líquido sinovial: cuando hay exceso de este, el especialista suele extraer por medio de una punzación parte de este líquido.
  • Infiltración de ácido hialurónico y corticoides: estos componentes se inyectan y cumplen la función de desinflamar la zona. Esta es una solución temporal, debido a que los efectos de este tratamiento duran de 3 a 4 semanas antes de que reaparezcan los síntomas.
Foto de referencia de mujer haciendo ejercicio y con dolor en su rodilla.
El origen de la sinovitis puede ser diverso: desde un traumatismo causado por un impacto directo sobre la articulación a patologías o una simple torcedura. - Foto: Getty Images
  • Infiltración de ácido hialurónico y de plasma rico en factores de crecimiento (PRFC): el plasma se obtiene de la misma sangre de la persona que padece la enfermedad; este se inyecta sobre la zona afectada; sin embargo, en algunos pacientes tiene muy bueno resultados, pero en otros no cumple ningún efecto.
  • Fisioterapia: por medio de esta práctica se busca reducir la intensidad del dolor que puede estar sintiendo el paciente afectado por la enfermedad; además busca aumentar el radio de movimiento de la zona y fortalecer su musculatura. Esto se consigue por medio de varias alternativas: termoterapia, electroterapia, masoterapia, terapia manual y diatermia.
  • Cirugía: esta alternativa solo se considera cuando la sinovitis es crónica; es decir, que dura más de seis meses y que pese a probar algunas alternativas, estas no generan ninguna mejoría. “La intervención quirúrgica puede ser una cirugía abierta o una artroscopia (que es mínimamente invasiva). En esta se retira parte del tejido sinovial. Si los meniscos han sido afectados, también es posible que se retiren los mismos”.
  • “La persona comienza a caminar 72 horas después del procedimiento. La recuperación total suele tardar entre 6 y 8 semanas en el caso de la cirugía abierta. Si se hace artroscopia, el tiempo de recuperación es de entre 7 y 10 días”.