Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/21/2003 12:00:00 AM

La droga milagro

Las estatinas, fármacos ampliamente utilizados para tratar infartos y derrames, también podrían servir para evitar muchas otras enfermedades, entre ellas el mal de Alzheimer.

Dos de las enfermedades a las que todo el mundo les tiene pánico son los ataques al corazón y el mal de Alzheimer. Ahora parece que una droga, que desde hace varios lustros se usa para tratar la primera de éstas, ha resultado tener un gran potencial para prevenir la segunda. Se trata de las estatinas, tal vez el fármaco más formulado en el mundo para reducir en la sangre el nivel de colesterol LDL, más conocido como colesterol malo. En Colombia no se sabe con claridad cuántas personas están bajo este tratamiento pero se presume que todo aquel que ha sido diagnosticado con más de 240 miligramos de colesterol en la sangre, que es lo que los médicos consideran alto, tiene una prescripción de esta píldora en su mesa de noche. Su popularidad tiene que ver con su asombrosa eficacia. Hace unos años a una persona le tomaba mucho trabajo pasar de una cifra de 290 miligramos por decilitro por centímetro cúbico a 263mg/dl por cm3 con sólo dieta y ejercicio. Con este tratamiento farmacológico en apenas seis semanas el paciente puede llegar a 180 mg/dl, es decir, logra bajar hasta 54 por ciento sus niveles y así disminuir la posibilidad de un ataque cardíaco.

"Es una superdroga", dice el cardiólogo de la Clínica Shaio Efraín Gómez, no sólo porque tiene pocos efectos secundarios mayores pese a que la gente debe tomarla a diario para mantener el colesterol en los niveles recomendados, sino también porque al hacerlo reduce en un período de cinco años uno de cada cuatro eventos cardiovasculares. De esta forma las estatinas han contribuido a disminuir la mortalidad por infarto y derrame, las dos primeras causas de fallecimiento natural en Colombia.

Y si superdroga es el apelativo que recibe por sus efectos en un campo muy específico de la salud, ahora que empiezan a conocerse nuevas aplicaciones para otras enfermedades, como el mal de Alzheimer, esclerosis múltiple y cáncer, las estatinas han empezado a conocerse como el último milagro en la medicina.

Su mecanismo de funcionamiento es sencillo: inhiben una enzima en el hígado y de esta forma bloquean la producción de colesterol que elabora el organismo. Por esto mantener una dieta balanceada y hacer ejercicio es un complemento importante para reducir aún más estos niveles. También reduce la proteína C reactiva, un marcador de inflamación en los vasos sanguíneos. Existen varias clases de estatinas pero las nuevas son mucho más potentes para inhibir esta molécula. Además tienen menos efectos secundarios. La casa farmacéutica Merck Sharp & Dohme lanzó recientemente una droga llamada ezetimibe, que pertenece a una nueva clase que inhibe la absorción de colesterol en el intestino, lo cual tiene una ventaja adicional pues absorbe a la vez la grasa que se genera por la ingestión de alimentos y la que produce el organismo de manera endógena. Según el endocrinólogo Eric Hernández, si se combinan las estatinas con esta nueva droga los alcances son enormes. "Con sólo 10 miligramos de atorvastatina y 10 de ezetimibe se logra una reducción de hasta 53 por ciento del nivel de colesterol", explica.

Cómo una droga puede matar, o mejor, salvar dos pájaros de un solo tiro no es muy claro pero algunos científicos creen que tiene que ver con el poder de las estatinas para evitar la absorción de la grasa y la inflamación. En el desarrollo del Alzheimer tiene un papel muy importante una proteína llamada beta amiloide, capaz de formar placas en el cerebro, que son comunes en todos los pacientes que lo sufren. La inflamación también es característica de este mal. Corrientes científicas creen que el colesterol aumenta la producción de estas placas y por eso al disminuir estos niveles también se estaría reduciendo la producción de la toxina. Si bien este no es el único factor que provoca el Alzheimer al anular o reducir uno de los agentes se estaría ayudando a detener en cierta medida el desarrollo del mal. Un estudio dirigido por el profesor de neurología Robert Green, del Boston University School of Medicine, mostró una disminución en el riesgo de Alzheimer en pacientes que estaban desde hace seis años usando estatinas. Ahora científicos del Sun Health Research Institute, en Arizona, están por finalizar un estudio con 65 pacientes que padecen esta enfermedad y a los que se les dio una dosis de 80 miligramos de lipitor. La ciencia espera con ansias los resultados. Pero por más de que hoy se vean conclusiones interesantes pasará mucho tiempo y se tendrán que realizar muchas más investigaciones antes de que éstos puedan aplicarse en casos reales.

Los estudios también tendrán que hacerse en otras áreas, como la esclerosis múltiple, en la que también se ha visto una posible aplicación de las estatinas. Esta enfermedad autoinmune destruye la mielina, la sustancia grasa que recubre las células nerviosas y que afecta la vista, el equilibrio, la coordinación, el habla, entre otras funciones del cerebro. En la Universidad de California, en San Francisco, ya se han realizado trabajos en los que se demuestra que las estatinas quitan la parálisis y evitan las recaídas de la enfermedad al menos en ratas de laboratorio. La segunda parte de este estudio, dirigido por Scott Zamvill, involucrará a 152 pacientes con esclerosis múltiple que toman estatinas. Según el científico las estatinas lograrían que las células que atacan el sistema nervioso produjeran moléculas para su protección. También existe potencial para el tratamiento de la enfermedad de la válvula aórtica, un mal mediante el cual la válvula entre el corazón y la aorta se vuelve rígida. La otra esperanza es la osteoporosis, pues las estatinas podrían intervenir en el metabolismo de los osteoclastos del hueso para evitar su debilitamiento. La otra frontera es el cáncer. Un estudio holandés mostró que quienes habían usado la droga durante cinco años tuvieron una reducción de 20 por ciento en su riesgo de cáncer de próstata e hígado.

Aún no se sabe si las estatinas en un futuro tratarán todo lo que hoy prometen para justificar todos los honores que se les atribuyen. Pero lo cierto es que ya se ganaron el apodo de superdrogas por lo que han hecho en el campo de las enfermedades cardiovasculares.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.