Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/22/1996 12:00:00 AM

LA PINTA ES LO DE MAS

OBSESIONADOS CON EL FISICO Y LA BELLEZA, CADA VEZ MAS HOMBRES PONEN SU CUERPO BAJO EL BISTURI DEL CIRUJANO ESTETICO.

LA PINTA ES LO DE MAS, Sección Vida Moderna, edición 738, Jul 22 1996 LA PINTA ES LO DE MAS
¿Quien dijo que la cirugía estética era un tema de mujeres? Es muy probable que lo haya sido una década atrás, pero ahora que los hombres se han dejado seducir por una sociedad de consumo que le rinde culto al cuerpo las cosas han cambiado drásticamente. En ese proceso los hombres han ido despojándose de muchos prejuicios machistas para darle paso al vanidoso que hay dentro de cada uno de ellos. ¿Las consecuencias? Si hace 10 años en los consultorios de los cirujanos plásticos la totalidad de pacientes eran mujeres, hoy en esas mismas salas de espera hay muchos hombres con la fantasía de modificar su apariencia con la ayuda del bisturí.
Aunque no existen estadísticas oficiales, la experiencia clínica de varios expertos en el tema indica que por cada 10 mujeres que deciden llegar a la mesa de operaciones para corregir su aspecto físico hay tres hombres con las mismas intenciones. "Hace 15 años ellos no se sometían a una cirugía de este tipo. Hoy el 30 por ciento de los pacientes son del sexo masculino", asegura John Sanabria, médico especializado en cirugía estética.
Para algunos expertos la mejor manera de observar el fenómeno es en la consulta diaria. "Sin importar cuántos de ellos deciden operarse, es evidente que hay más hombres que preguntan sobre el tema", dice el cirujano estético Alejandro Afanador. Y en la medida en que las nuevas generaciones vayan llegando, los especialistas esperan que las cifras aumenten hasta que, como en otros países desarrollados, la cirugía estética sea un asunto tanto de mujeres como de hombres.
A pesar de que estos últimos ya le han perdido el miedo al bisturí, el paciente masculino es muy diferente del femenino. Además de disfrazar sus motivos con todo tipo de explicaciones funcionales nunca acude a una cita de estas totalmente decidido. "Es un paciente dudoso y muy preguntón. Casi siempre viene al consultorio tres o cuatro veces antes de resolver qué va a hacer y averigua 30 veces por los peligros y posibles complicaciones", afirma el médico especialista Carlos Javier Carranza.

Por una nariz
Tanto en Colombia como en países desarrollados como Estados Unidos las cirugías más frecuentes se concentran en la cara (ver recuadro). De hecho, uno de los motivos más frecuentes de consulta y cirugía entre los hombres es la nariz, sobre todo en aquellos que se encuentran entre los 18 y 25 años. Anteriormente, según el experto John Sanabria, el hombre tenía que aguantarse toda la vida una nariz pronunciada. "Ahora ellos mismos son los que sugieren cómo es que desean tenerla", dice el médico. Lo curioso es que no sólo una nariz tipo Cyrano de Bergerac es razón suficiente para una rinoplastia. "Uno ve que ahora con cualquier detallito los hombres ya se mandan operar", afirma el médico Carlos Javier Carranza. No obstante, también es frecuente que como consecuencia de un golpe o cualquier otro trauma el paciente que requiere una intervención quirúrgica aproveche para corregirse otros defectos en esa misma área.
Por lo general quienes se someten a esta cirugía también terminan modificando su mentón. Esto sucede porque después del estudio fotográfico con el futuro aspecto del paciente, algunos especialistas recomiendan aumentar con una prótesis el mentón para mejorar su perfil. En este campo una inquietud que nunca falta entre los jóvenes es el seductor mentón partido. "Aunque no se practican muchas de estas cirugías, el famoso 'hoyito' sí es un motivo de consulta permanente", dice el doctor Ernesto Reyes.
Y si hoy un hombre no quiere tener una nariz que desentone con los parámetros actuales de la belleza, mucho menos está dispuesto a lucir su cabeza como una brillante bola de billar. Gracias a que las técnicas se han depurado, los implantes de cabello son uno de los procedimientos que hoy más solicitan. El microimplante consiste en trasplantar cabello de la región de las orejas y la nuca a las zonas donde se presenta la calvicie. "Es para hombres de más de 30, verdaderamente angustiados con la caída del pelo. La cirugía no promete que queden mechudos pero al menos sí con cabello suficiente como para disimular el problema", dice el médico Afanador.

Viejos sin arrugas
Ahora los hombres también son obsesivos con la llegada de los años. Por eso, otra de las cirugías con más pedido en caballeros de más de 40 años es la de los párpados. Según Sanabria, por cada 40 señoras que se someten a esta técnica al mes, hay cuatro hombres. La fuerza de la gravedad hace que la cortina de piel en el párpado superior tienda a caer sobre el ojo. "En este caso los hombres van con la expectativa de recuperar un poco de juventud porque la cirugía rescata la apariencia del ojo de la persona cuando tenía 20 años", dice Afanador. Sin embargo aclara que el resultado es muy subjetivo y varía según la persona. Con todo, la gran mayoría consigue verse con un aspecto más fresco.
El estiramiento facial también es llamativo para los hombres aunque sigue siendo un territorio casi exclusivo de las mujeres. Una de las razones por las que aún no es muy popular en la población masculina es que las cicatrices no son fáciles de ocultar en los hombres.
La lipoescultura es otro de los procedimientos que figuran en la agenda de muchos señores. Los que se apuntan a esta cirugía son personas con problemas serios de obesidad que tienen la ilusión de bajar de peso, lo cual además de la operación requiere un régimen de dieta posterior. Pero otros, que ni siquiera son realmente gordos, también lo hacen para reducir el abdomen y la grasa que se forma encima de las caderas. "Muchos de estos pacientes son conscientes de que la apariencia física hoy es la base de todo, desde tener éxito en los negocios hasta en el amor", dice el médico especialista Alberto Posada.
Las orejas parabólicas y el aumento de los glúteos son otras cirugías que se realizan aunque no en la misma proporción de las anteriores.

Pura vanidad
A pesar de que un hombre hoy prefiere traicionar su herencia genética a vivir toda su existencia con una nariz aguileña o con una calvicie pronunciada, todavía ellos no son capaces de aceptar que lo hacen por razones estéticas. "El hombre, a diferencia de la mujer, nunca expone en forma abierta y franca la verdadera razón de su consulta", dice el médico Afanador. "Generalmente llegan con la disculpa del tabique torcido pero es evidente que buscan un resultado estético", agrega. Según los expertos consultados, otros llegan al consultorio del cirujano plástico con la excusa de acompañar a sus señoras pero en medio de la cita médica son ellos quienes resultan con más interés en los diferentes procedimientos. "Han sido las mujeres quienes han llevado al hombre donde el cirujano estético", dice John Sanabria. "Como los hombres han visto los resultados positivos de las cirugías en sus esposas -explica el especialista- ellos han ido llegando gradualmente detrás de ellas".
El aumento en la cirugía estética no indica que hoy los hombres sean más feos que antes sino que hay una necesidad más grande de mantenerse bello y joven. La belleza física, impuesta por patrones culturales que dan prioridad a las apariencias sobre el fondo o la interioridad de la persona, es hoy una obsesión de aquellas personas que tienen los medios económicos para convertir su cuerpo en un rompecabezas de silicona e implantes. Pero hay quienes creen que este boom se debe a una simple y sencilla razón milenaria: la vanidad. Como afirma el experto John Sanabria,"el hombre siempre ha sido vanidoso y si hoy tiene la oportunidad médica de verse mejor es obvio que no la va a desaprovechar".

Cuestión de edad
En tiempos de recortes de personal, muchos ejecutivos norteamericanos que han pasado los 50 años han llegado a la conclusión de que la competencia con sus pares más jóvenes no está en las virtudes intelectuales ni en su antigüedad. El cuerpo se ha convertido en un factor de sobrevivencia corporativa. Y los gringos, que en competencia no observan vergüenzas, están dispuestos a someterse a la cánula y el cincel de los cirujanos plásticos.
De acuerdo con la Academia Americana de Cirugía Cosmética, en 1980 las operaciones de hombres no pasaban del 10 por ciento del total en Estados Unidos. En 1994 la cifra subió al 26 por ciento. La más común de las cirugías es el trasplante de cabello pero hay miles que se han sometido a la liposucción e incluso al estiramiento de la piel de la cara, peeling y tratamientos con rayos láser.
Los cirujanos ofrecen además implantes de pectorales para que el pecho se vea más musculoso y aumento de las pantorrillas para dar una impresión de fisiculturista. De paso pueden sacarle grasa del pecho.
La decisión de someterse a estas operaciones en lugar del ejercicio y la dieta es que el resultado es más rápido, sostienen algunos de los clientes. Esta opción es combinada por los ejecutivos con todo un arsenal de cremas y lociones para conservar un semblante juvenil, como cremas de afeitar con aloe para mantener la piel húmeda y prevenir las arrugas. Algunos ya no van al barbero tradicional sino donde estilistas que les dejan el pelo en la parte de arriba largo, y corto en los temporales, donde se asoman con más insistencia las canas.
En el mercado se ofrece además una franela para darle forma al estómago y subir el pecho caído. Todos estos productos y operaciones han ido creciendo a medida que las guillotinas de los recortes de personal caen cada vez más sobre los empleados con pelo gris. Ellos saben que este es un mundo dominado por jóvenes y no quieren perder la batalla fácilmente. "Una apariencia juvenil da la impresión de un individuo más dinámico y responsable que está dispuesto a hacer lo que se propone", sostiene el doctor Thomas Romo, jefe de cirugía facial y reconstructiva de un centro especializado de Nueva York. "Las empresas no quieren tipos que lucen gordos y felices".

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    close
  • ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    close
  • Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    close
  • Danta, sin rumbo por la tala

    Danta, sin rumbo por la tala

    close
  • 'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.