Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/25/1991 12:00:00 AM

LA SEXOADICCION

¿En qué momento la actividad sexual deja de ser normal para convertirse en una obsesión?

LA SEXOADICCION LA SEXOADICCION
Según las biografras de John F. Kennedy, el presidente sufría fuertes jaquecas el día que no hacía el amor con tres mujeres. El biógrafo de Elvis Presley asegura que con frecuencia, el rey del rock pasaba por la cama a grupos de fans que llegaban hasta su mansión en Memphis y filmaba sus orgías. También las biografías de Hugh Hefner, el fundador de Playboy, y de la cantante Janis Joplin hablan de su obsesión insaciable por el sexo. Aunque ella fue catalogada de ninfómana, ellos apenas alimentaron su imagen de seductores. Pero hoy los expertos les darían un solo nombre: sexoadictos. Lo que entonces era considerado como una libido vigorosa hoy es visto por los especialistas como una compulsión enfermiza. Y en una era en que la promiscuidad está signada por la amenaza del sida, la adicción sexual ha pasado a ser un problema que preocupa a los especialistas .
Hasta hace poco tiempo, los problemas sexuales tenían más que ver con la carencia que con el exceso. El famoso síndrome de inhibición del deseo, la anorgasmia, la frigidez y la impotencia eran los que desvelaban a las parejas, que encontraban su récord de frecuencia lastimeramente más bajo que el promedio dado por las famosas encuestas de sexología. Incluso esto llevó a algunos a pensar seriamente en revisar los parámetros dados en los famosos informes Hite o los estudios del Instituto Kinsey. En cambio, el polo opuesto parezca ser el ideal de los sexólogos. Pero tratándose de relaciones sexuales, al parecer, el abuso es tan anormal y peligroso como el desuso.
Según estimativos del sexólogo norteamericano Jeniffer Schneider, el 20 por ciento de los hombres casados y el 15 por ciento de las mujeres casadas admiten tener cinco o más aventuras amorosas simultáneamente. Estos amantes insaciables, cuyas experiencias harían palidecer de envidia al mismo Casanova, han perdido su prestigio como seductores para ingresar a las estadísticas de salud mental o a los centros de rehabilitación de sexoadictos, que empiezan a florecer. En este momento, sólo en los Estados Unidos, existen cuatro instituciones especializadas en el tratamiento de Sexohólicos Anónimos. En relación con estas clinicas, recientemente se presentó un caso que llamó la atención de la opinión pública: después del gran escándalo en que se vio involucrado el actor Rob Lowe, cuando fue acusado de corrupción de menores al descubrirse un video pornográfico en el que aparecía con dos adolescentes, el juez dictaminó que el actor ingresara a tratamiento en una clinica contra la adicción sexual.
Las preguntas son: ¿qué es normal? ¿En qué momento el sexo se convierte en una compulsión enfermiza? La respuesta es compleja. En cuestión de sexo nada es absoluto. Sin embargo, todos los estudios estadisticos realizados hasta la fecha indican que el promedio mundial para las parejas casadas, entre los 30 y los 50 años, es de dos veces por semana. Pero no es muy fácil establecer dónde termina la normalidad y empieza la obsesión. Según el doctor Patrick Carnes, autor de un libro sobre el tema todo es cuestión de control.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.