Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/10/1992 12:00:00 AM

LA VIDA EN UN INSTANTE

TODO ACERCA DEL ESQUIVO PLACENTERO CLIMAX DEL SEXO EN LA MUJER: EL ORGASMO

LA VIDA EN UN INSTANTE LA VIDA EN UN INSTANTE
CADA MUJER TIENE UNA FORMA DIferente de sentir el placer sexual. La experiencia de llegar al clímax es única y la sensación depende de la historia y de la anatomía de la mujer. Y si bien es cierto que la cantidad de juego previo, el amor que la mujer puede sentir y su estado de ánimo pueden determinar su reacción y sus sensaciones durante el encuentro sexual, existen condiciones físicas que no varían de una persona a otra y que hacen que el clímax sea un fenómeno fisiológico como cualquier otro, susceptible de ser estudiado y mejorado.

A pesar de que las innumerables investigaciones existentes no pueden ser concluyentes acerca de la sensación misma del orgasmo, lo que si saben los científicos es que se puede llegar al éxtasis sexua] de mil formas . El clímax, resultado y culminación de una fase más o menos Larga de excitación sexual, puede ser cuestión de un segundo o, para algunas afortunadas, puede llegar a durar varios minutos. Pero en materia de clímax la mayor duracion no necesariamente quiere decir mayor satisfacción. Los orgasmos leves pueden llegar a doblar la intensidad de los largos. Una mujer puede sentir un corrientazo, una serie de estremecimientos o rítmicas contracciones que se van desvaneciendo.

En promedio, una mujer llega al orgasmo en ocho minutos según un estudio realizado por la Universidad de Florida. El tiempo mínimo de estimulación, después del cual se puede llegar a un clímax, es de un minuto, y el tiempo récord es de 30 minutos.

COMO FUNCIONA
El deseo sexual crece y decrece a medida que los niveles de estrógeno y progesterona fluctúan en el mes, y es por ello que las mujeres sienten más apetito sexual antes y después de su menstruación. Del mismo modo que el deseo, la duración y la intensidad del orgasmo también varían con las fluctuaciones hormonales.

El afecto, el amor y el deseo son despertados por otra hormona llamada oxitocin. Como la adrenalina, esta es producida por el cerebro gracias a acciones o a pensamientos. Una mujer puede producir gran cantidad de oxitocin cuando es acariciada o cuando tiene pensamientos eroticos. El doctor Mondal, sicólogo del Hospital Mount Sinai, explica: "Si una mujer está en los brazos de su esposo, y lo disfruta, su cerebro puede llegar a producir altos niveles de oxitocin. Pero si una llamada de teléfono los interrumpe y el estado de ánimo cambia, la producción de hormonas se acaba".

El oxitocin hace que los nervios sean más sensibles, puede producir sensaciones de placer y es la responsable de provocar el orgasmo. Se trata de una hormona producida tanto por hombres como por mujeres, aunque el sexo femenino produce niveles mayores durante el clímax. Esta parece ser la razón que lleva a las mujeres a buscar más cariños y abrazos que los hombres después de las relaciones sexuales.

En materia sexual es mucho lo que se especula, y la lista de los mitos que existen alrededor del clímax es interminable, pues son pocas las personas que conocen cómo ocurre y exactamente qué lo provoca. A pesar de que es frecuente oír que ningún clímax es igual a otro, se sabe con certeza que existen dos tipos de orgasmos. Tanto las mujeres como los hombres tienen dos nervios alrededor del músculo que rodea la pelvis, y su estimulación puede provocar dos tipos diferentes de sensaciones eróticas.

Un orgasmo clitoridiano es una punzada de placer que ocurre cuando el clítoris es estimulado y está firme. La mayoría de las mujeres lo sienten cuando se masturban o cuando las acarician.
Este tipo de sensación es la misma que tienen los hombres cuando la base del pene es estimulada. Ambos sexos describen el otro tipo de orgasmo como un sentimiento tibio y una sensación de derretirse. Este ocurre cuando el interior de la vagina es estimulado hasta el clímax. Para los hombres, el equivalente sucede cuando el pene es estimulado hasta la eyaculación.

Experimentar los dos tipos de orgasmos en un solo encuentro se llama "orgasmo mixto", y hay personas que son capaces de obtener un orgasmo mixto extendido, pudiendo llegar a durar de un minuto a media hora.

Por otro lado, los orgasmos múltiples (que consisten en llegar al clímax varias veces durante un único acto sexual) no son ni tan poco comunes ni tan difíciles de obtener como se piensa. Un estudio realizado sobre 805 mujeres, todas ellas entre los 20 y los 65 años, demostró que 48 por ciento eran multiorgásmicas, pudiendo tener de 2 a 20 clímax durante un solo encuentro.

El porcentaje de mujeres multiorgásmicas es elevado, y ha progresado de manera significativa desde el 14 por ciento que reportaba el estudio del Instituto Kinsey en 1953. Esto se explica fácilmente: mientras la mujer conozca mas como funciona su cuerpo, el sexo se hace mejor, y además, actualmente las mujeres están más a gusto con su sexualidad que hace 40 años.

En todo caso, cada mujer es físicamente capaz de tener orgasmos múltiples. Depués de un primer clímax la mujer se relaja, pero su clítoris sigue muy sensible. Esto hace que esté alerta más tiempo que su pareja, y si no está demasiado cansada, puede alcanzar el clímax de nuevo. Las observaciones realizadas demuestran que la mayoría de mujeres que alcanzaron el clímax habían recibido estimulación oral genital. Se trata, en general, de aquellas que se encuentran más a gusto con su sexualidad. Y en cuanto a la sensación, el 39.7 por ciento de las mujeres multiorgásmicas afirman que cada clímax resulta mejor que el anterior; 16.1 por ciento afirma que se hacía cada vez más débil, mientras el resto no notó ningún cambio entre uno y otro. En todo caso, las mujeres multiorgásmicas afirman estar más satisfechas sexualmente que aquellas que sólo llegan una vez al climax.

EL PUNTO CLAVE
Los increíbles poderes del punto G siempre han intrigado y asombrado a los investigadores y a los amantes. Su nombre proviene de Ernest Grafenberg, un ginecólogo alemán, quien fuera el primero en publicar un estudio sobre el punto más sensible de la vagina. Pero el punto G no es fácil de encontrar: es una pequeña masa de tejido en la pared frontal de la vagina, tangible únicamente gracias al masaje, que puede llegar a tener el tamaño de una moneda.

El doctor Whipple quien conduce varios estudios sobre el tema, afirma que algunos investigadores ponen en duda su existencia porque es invisible cuando no ha sido estimulado. En todo caso, entre las mujeres no existe la menor duda de que las paredes vaginales son eróticas: en un estudio realizado sobre 1.289 mujeres dos tercios afirman tener una zona erógena en la vagina. Entre ellas, 72 por ciento reportó orgasmos cuando el interior de la vagina es estimulado.

Así como en materia sexual hay algunas mujeres privilegiadas por la naturaleza, existen otras que encuentran serias dificultades para alcanzar el clímax. "Todos somos físicamente capaces de tener orgasmos" afirma la terapeuta sexual Helen Kaplan, pero de ocho a diez por ciento de las mujeres sexualmente activas nunca han llegado al orgasmo, ni con su pareja ni por medio de la masturbación. Según la,doctora Kalan, "no hay de qué preocuparse, pues generalmente este problema puede ser resuelto. Pero, sobre todo, la mujer no debe pensar que hay algo mal en ella. Generalmente lo que sucede es que necesitan estimulación clitoridiana, y no la están obteniendo lo suficiente".

Las mujeres que encuentran dificultades para tener orgasmos deben tomarse el tiempo de explorar por sí mismas qué las excita. Cada mujer despierta de manera distinta, y la pareja no puede saber cómo estimularla a menos que ella misma lo sepa y se lo diga. "La masturbación es la manera más fácil de descubrir técnicas efectivas, pues no hay interferencias", afirma la terapista sexual Lonnie Barbach.

En una reciente investigación, la gran mayoría de mujeres señalaron la falta de juego previo como la principal causa de no llegar al orgasmo. Otra posible causa para este tipo de dificultades puede ser un problema de sincronización. En términos generales, a las mujeres les toma de 40 a 80 por ciento más de tiempo que a sus parejas para llegar al orgasmo, pues en realidad la mayoría de ellos no ocurren al unísono: 64 por ciento de las parejas llegan al clímax en momentos diferentes. Contrariamente a lo que podría creerse, el orgasmo simultáneo puede resultar contraproducente... si bien es cierto que a veces puede llegar a ser fantástico, si ambos individuos están demasiado conscites de la inminencia del clímax, esto puede añadir lesiones y bloquear el placer.

En todo caso, generalmente las mujeres prefieren tener su orgasmo antes de sus parejas, y se muestran más satisfechas que aquellas que lo alcanzan despues que su compañero: grupo siente que debe alcanzar el clímax pronto, y tiene más tendencia a fingir orgasmos.

Pero, a pesar de que comúnmente cree, fingir un clímax siempre es malo. La mayoría de las mujeres hacen y las razones las llevan a hacerlo de varios órdenes primer lugar existen razones terapéuticas algunas mujeres fingen tenerlo. hasta que logran. En otras palabras, mulan y se empujan a sí mas, del mismo modo que actor presa del miedo obliga a salir al escenario. Pero no es esta la principal razón para simular el clímax. La causa más común es sencilla: se trata de salir del problema. Cuando no canzan las expectativa sexuales, de ella, de él o de ambos, y no se sienten ganas de hablar del tema, simular una buena opción.

Entonces, ¿está bien o no fingir? Simular no es grave, pero sólo sise trata de las respuestas posibles dentro de su repertorio sexual. Si la mujer está cansada, pero cree que su pareja no va a detenerse hasta que haya llegado al clímax, simular es una solución. Pero si las respuestas son siempre falsas, la mujer tiene un problema: está confundiendo placer y aprobación.

Para las mujeres encuentran dificultades para alcanzar el clímax és importante tomar en cuenta que, con las caricias apropiadas, casi cualquier parte del cuerpo puede convertirse en una zona erógena. En un estudio realizado por el Hospital Universitario John Hopkins. algunas mujeres que llegan fácilmente al orgasmo pueden alcanzarlo por estimulación en una sola parte del cuerpo como los lóbulos o el cuello. Parece increible pero algunas mujeres pueden incluso llegar al clímax con solo pensar en sexo sin necesidad de contacto físico.
SECRETOS PARA MAS Y MEJORES ORGASMOS
· Una almohada bajo las caderas aumenta la estimulación del clítoris.
· La mujer arriba, la posición más popular en el Pacífico Sur, le da a ella más control y puede hacer que se sienta más confiada.
· Ambos sentados: permite una penetración más profunda y una mayor estimulación del clítoris.
· La fantasía durante las relaciones sexuales es una buena manera de evitar ser un espectador del mundo y estar tan conscientes de si mismos que se preste poca atención a las sensaciones que pueden producir placer. En vez de estar consciente de su cuerpo o de lo que su pareja está pensando, trate de fantasear y de tener pensamientos eróticos. No importa si tiene que evocar a otro hombre; su pareja nunca lo sabrá.
· Dentro de las tecnicas que pueden llevar a mejorar la vida sexual, la condición física y el tono muscular desempeñan un papel importante. Los orgasmos pueden ser más intensos y más fáciles de alcanzar, si el músculo que rodea la pelvis llamado también músculo PC, es fuerte. Para lograrlo, los ejercicios del doctor A.H. Kegel pueden ser de gran ayuda. Al principio se debe respirar lenta y profundamente con la parte inferior del abdomen. Luego contraiga los músculos pelvicos como si tratara de contener la orina, cuente hasta tres, y luego relájese. Repita el ejercicio cuantas veces le sea posible, aunque lo ideal es hacerlo unas 100 veces. Fuera de facilitar el clímax, si el músculo es lo suficientemente fuerte puede hacer presión sobre el pene durante las relaciones sexuales y dar gran placer a la pareja.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.