Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/11/2019 3:21:00 AM

“Las mejores imágenes del cine fueron tomadas en la misión Apolo”

SEMANA habló con Todd Douglas Miller, director del extrarodinario documental Apollo 11, que recrea como nunca antes los 9 días que duró esta misión y que logró la proeza de llevar al primer hombre a la luna.

“Las mejores imágenes del cine fueron tomadas en la misión Apolo” “Las mejores imágenes del cine fueron tomadas en la misión Apolo” Foto: Nasa

Hace unos años, el director Todd Douglas Miller se embarcó en la aventura de buscar todo el material que existía sobre la misión Apolo en los archivos de la Nasa. La búsqueda resultó muy efectiva pues el cineasta encontró un gran tesoro escondido: no solo horas de películas de gran formato que eran inéditas sino grabaciones intactas que nunca habían sido reproducidas sobre los 9 días que transcurrieron entre el lanzamiento del cohete a la luna  y la llegada de los astronautas a la tierra. Así nació el documental Apolo 11 que el 16 de julio se estrenará en Colombia para conmemorar los 50 años de esa gran hazaña. SEMANA entrevistó a Miller para hablar de su obra, que ha sido aclamada en todo el mundo por su fotografía, su narrativa y por hacer vivir al espectador esa misión como un astronauta más.

SEMANA: Usted no tiene la edad para haber visto el alunizaje en televisión, ¿Cómo fue la primera vez que supo del viaje a la Luna?

 Todd Douglas Miller: Si, nacería siete años después, en 1976. Sin embargo, yo crecí en Ohio, el mismo lugar del mundo del que vienen Neil Armstrong y John Glenn y varios otros astronautas. En realidad Ohio es el lugar de nacimiento de la aviación, por los hermanos Wright. Así que mientras crecía escuchaba siempre sobre viajes espaciales. A mi generación le tocó el transbordador espacial y eso dejó una huella imborrable en mí y en la de millones de personas en todo el mundo. Esa fue como mi puerta de entrada a esto. Claro, al ser Apolo el precursor del transbordador me interesó mucho. Ahora soy casi que un PhD en el programa Apolo.

SEMANA: ¿Cuál era el objetivo del documental?

T.D.M.: Desde el principio lo que queríamos era contar una historia más allá de la que la gente ya conoce de Apolo 11 y del programa Apolo en general. Una historia más allá de los astronautas. Queríamos hablar de todos los que estaban involucrados en el programa. Cuando pudimos acceder al material de gran formato y a los audios, rápidamente nos dimos cuenta de que nuestra película, que ya iba a ser única, sería realmente especial porque teníamos ese catálogo tan enorme de recursos y material complemente inédito. Sabíamos que con solo mostrar eso tendríamos algo totalmente increíble. 

SEMANA: ¿Cómo se organizó para trabajar con un volumen tan grande de material? 

T.D.M.: Teníamos un gran lujo: tiempo. Era solo sentarse a revisar y escuchar todo. Empezamos con solo la misión como tal, que tiene una duración de nueve días. Todo el material que existe de eso -grabaciones, fotos y audios- lo poníamos en esa línea de tiempo de esos días. Cuando entendímos exactamente qué pasó dentro de cada uno de esos días, minuto a minuto, empezamos a entender en qué momentos podíamos tejer la historia, dónde podíamos entrar y salir. Hacer eso nos tomó la mayor parte de un par de años. Fue una manera asombrosa de trabajar, todo los días me levantaba a ver material nuevo, revisarlo, entender qué era.

SEMANA: ¿Cómo eran las imágenes que tenían?

T.D.M.: Algunas de las imágenes más icónicas que se han grabado en la historia del cine, en mi opinión, fueron tomadas por astronautas del programa Apolo. Son absolutamente asombrosas, quitan el aliento. No me gusta cuando a veces, en televisión o en el cine, tienden a sobre editarlas. La gente se le olvida que estos astronautas fueron entrenados, durante años en el uso de este equipo de grabación y eso se nota muchísimo en las tomas, en las imágenes que ellos produjeron.

SEMANA: Ya que menciona que se ha vuelto un experto en la misión Apolo, ¿qué es lo más interesante o deslumbrante del programa?

T.D.M.: Para mí es simplemente el alcance del proyecto, lo grande que fue. El número tan grande de personas que fue necesario para que fueran posibles los primeros pasos humanos en otro mundo. Era un esfuerzo simplemente masivo y global. Solo en términos de los aspectos técnicos, para poder comunicarse con la nave espacial fue necesario el mundo entero. La misión fue un verdadero esfuerzo de grupo.

SEMANA: Dicen que sin Apolo 8, la misión anterior a la de 11, nunca se hubiera podido llegar a la Luna. ¿es cierto?

T.D.M.: al principio de la película, escogimos una entrevista de Neil Armstrong justo antes del lanzamiento en la que habló de sí iba a ser exitosa la misión. Él dice que toda la misión depende en realidad de una serie de pasos y que si todos esos pasos ocurren de manera exitosa entonces podrán no solo aterrizar en la Luna sino regresar a casa sanos y salvos. Esos pasos van mucho más atrás, y no solo a las previas misiones del programa Apolo sino también el programa Gemini, que ocurrió antes, y antes de eso al programa Mercury. Así que en realidad es algo que empezó décadas atrás. Con cada pedazo de conocimiento que se ganaba en cada misión que se realizó, tanto en las exitosas como en las fallidas, aprendieron algo. Apolo 8 es para mí probablemente la más angustiosa de todas, porque en realidad no sabían qué iba a ocurrir cuando la nave espacial viajó detrás de la Luna y pasaron unos terribles cuarenta minutos antes de que recuperaran la señal de la nave. Creo que es prueba de las habilidades de todos los involucrados y también de la valentía de todos los hombres y mujeres que trabajaron a lo largo de todo el programa.

 Neil Armstrong, horas antes del despegue del Apolo 11

SEMANA: En la película queda muy claro que la misión Apolo es un esfuerzo de equipo. ¿Fue una decisión consciente?

T.D.M.: Cuando uno accede a todos estos archivos y empieza a investigar se da cuenta de que es casi imposible contar la historia de Apolo 11 sin mencionar por lo menos al Centro de Control de Misión y a todas las personas que eran responsables de las actividades del lanzamiento en el Centro Kennedy. Cuando hablas de ellos, sabes que ellos tienen el apoyo de cuartos enteros de personas. Escuchar esas decenas de miles de horas de audio lo ponen a uno a pensar. Uno ve que en el centro de control tienen el apoyo de otros equipos y constantemente están hablando con todos ellos. Nunca perdimos de vista lo enorme que era esta misión en alcance.

SEMANA:  A pesar de saber que la misión fue exitosa, cuando uno ve la cinta se pone nervioso porque cree que algo va a salir mal. ¿Eso es gracias al material que encontraron?

T.D.M.: Mi idea con el material era dejarlo hablar solo. Era más emocionante así. También por el estilo de la película porque inicialmente íbamos a hablar de los astronautas y sus familias pero me marcó la imagen del fuego que produjo el encendido del cohete. Prender un motor en el espacio siempre es un gran acontecimiento, y cada vez que se prende ese enorme motor algo puede salir mal. Así que creo que al resaltar eso y también poder oír que pasaba dentro de la nave cuando eso ocurre hace que la gente sienta la emoción de entrada. 

SEMANA: ¿Cuál es la gran lección de esta misión, para toda la humanidad?

T.D.M.: Basta con mirar los enormes cifras que implicó, la cantidad de personas que se encontraban en decenas de miles de compañías. En esencia fue necesaria toda la conciencia colectiva del mundo para lograr esto. Creo que esa es la lección: si ponemos a un lado nuestras diferencias podemos unirnos para hacer algo tan asombroso como esto. Si lo hacemos, será un mejor mundo para todos, a la larga. Lo hicimos una vez y definitivamente creo que lo podemos volver a hacer. 

SEMANA: ¿Cree que deberíamos volver a la Luna? 

T.D.M.: Definitivamente. Yo también hice el documental Dinosaur 13 y me hizo pensar que eventualmente vamos a tener que salir al universo. Ya empezamos ese proceso, es inevitable. Obviamente si queremos sobrevivir como especie tenemos que salir del planeta. No sabemos cuánto más tiempo estaremos aqui, podrían ser cien, mil, un millón de años, pero eventualmente para sobrevivir tenemos que salir de acá. Lo genial de nosotros, ya que hablamos de dinosaurios, es que somos la primera especie que tiene la capacidad de salvarse a sí misma.

Todd Douglas Miller.

EDICIÓN 1951

PORTADA

Elecciones bajo fuego

Tres candidatos a alcaldías asesinados, cuatro a concejos, más de 40 amenazados y 402 municipios en riesgo de sufrir episodios de violencia política forman la antesala de las elecciones de octubre. ¿Qué está pasando?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1951

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.