vida moderna

Licuado de perejil con pepino y limón para perder peso: Así se puede preparar

Para bajar de peso es importante tener una alimentación saludable y hacer actividad física con frecuencia.


Bajar esos kilitos de más no es un proceso fácil. Para hacerlo, algunas personas recurren a dietas exigentes que, en ocasiones, pueden poner en riesgo su salud. Por esta razón, es importante tener en cuenta que adelgazar requiere paciencia, disciplina y un balance entre alimentación saludable y actividad física.

Aunque no existen recetas mágicas para perder peso, algunos alimentos naturales tienen potencial para ayudar en el proceso. Por supuesto, para incrementar las posibilidades de éxito, es necesario complementarlo con otros hábitos de vida saludable, siendo el ejercicio uno de los más importantes.

Uno de ellos es el perejil. Esta planta, además de ser un condimento común en la cocina, también es aprovechado en recetas de jugos verdes para actuar como quemador de grasa.

Según encontró un estudio publicado por King Saud University, Sudáfrica, el perejil posee propiedades depurativas, ayudando a adelgazar, además, es un diurético que elimina la grasa acumulada. No obstante, el experimento se llevó a cabo en ratones, por lo que hace falta más evidencia sobre su acción en humanos.

El portal especializado Salud 180 agrega que el perejil también es una buena opción para bajar los niveles de triglicéridos y eliminar toxinas, las cuales no permiten que las células trabajen correctamente.

¿Cómo consumir perejil para adelgazar?

Las propiedades del perejil pueden ser aprovechadas de diferentes maneras, ya sea como condimento en la preparación de diversos platillos, en licuados y jugos verdes o a manera de infusión.

Salud 180 reseña algunas opciones para ingerir el perejil y activar sus cualidades adelgazantes. Ahora, es importante reiterar que el consumo de esta planta no hará que la persona pierda grasa instantáneamente, pues su acción debe ser acompañada con otros hábitos de vida saludable. Así mismo, en caso de presentar algún tipo de efecto secundario o síntoma relacionado con la ingesta del perejil, es recomendable acudir a un especialista médico.

  • Infusión de perejil con limón: En un recipiente de 250 mil con agua natural, agregar un limón entero y una ramita de perejil picado. Se lleva al refrigerador y se deja reposar por 30 minutos. Luego, estará listo para beberse.
  • Perejil con jengibre: En un recipiente, se pone a hervir agua con dos rodajas de jengibre. Este tubérculo posee propiedades antiinflamatorias y también es asociado con efectos adelgazantes. Luego de diez minutos de tener la infusión a fuego lento, se agrega una ramita de perejil. Se deja hervir por otros 15 minutos y estará listo para el consumo.
  • Licuado de perejil con pepino y limón: Salud 180 destaca que tanto el perejil como el pepino son depurativos naturales, ayudando a evitar la retención de líquidos. Para su preparación, en una licuadora se procesan mejor pepino, un limón entero y una ramita de perejil. Se puede agregar agua o hielo al gusto.

Propiedades del perejil

El perejil destaca por sus propiedades diuréticas, digestivas, remineralizantes y como protector de los vasos sanguíneos. Además, es uno de los ingredientes principales de los green smoothies.

Si se toma a diario, puede resultar beneficioso gracias a sus fitoquímicos, eficaces en dosis mínimas, de hecho, es una auténtica planta medicinal. Su nombre tiene que ver con una de sus aplicaciones terapéuticas. “Perejil” significa “apio de roca” y procede del griego petras (piedra) y selinum (apio). Que los griegos eligieran el término “piedra” podría guardar relación con su uso para prevenir y tratar cálculos renales y de vejigas.

Este y el resto de los efectos de esta planta se deben a uno de los principales compuestos orgánicos: el apiol, si bien no se sabe con exactitud cuál es el actuar en el organismo, se conoce que su efecto sí es depurativo.

Por otra parte, la decocción de raíz de hojas disecadas, donde se concentra el principio activo, sirve para eliminar líquidos y toxinas y expulsa la arenilla de los riñones y alivia la congestión de la próstata y de los órganos depuradores, es decir, riñones, hígado y piel. El apiol también es emenagogo, es decir, favorece la menstruación.

Asimismo, otras virtudes muy apreciadas del perejil son que abre el apetito y favorece la digestión. Sienta bien al estómago y ayuda a expulsar los gases intestinales. De igual manera, gracias a su contenido en clorofila, masticar las hojas frescas combate el mal aliento, especialmente cuando es debido el ajo.