vida moderna

Los alimentos que afectan el sistema cognitivo

La alimentación juega un papel importante en la prevención de enfermedades.


El cerebro es uno de los órganos que más se ve afectado por la llegada del envejecimiento, allí radica la importancia de cuidarlo llevando un plan de alimentación sano y equilibrado que contenga alimentos de todos los grupos: proteínas, frutas, verduras, carbohidratos en su estado natural, grasas saludables y legumbres.

El doctor Gurutz Linazasoro, portavoz de la Sociedad Española de Neurología (SEN), le dijo al diario BBC Mundo que “la alimentación es uno de los pocos factores de riesgo de enfermedades neurológicas que está en nuestras manos modificar y controlar”.

Así como se debe realizar actividad física de manera frecuente, también es importante realizar prácticas o ejercicios que fortalezcan la agudeza mental, como hacer sopas de letras, crucigramas, sudokus, leer, entre otras actividades.

El portal de salud, belleza y cuidado personal Alimente menciona que así como hay alimentos saludables y que traen beneficios para la salud del cerebro, hay otros que lo perjudican. Un estudio mencionado por el medio reveló que los productos procesados y ultraprocesados son mortales para salud del cerebro cuando se consumen de manera habitual o frecuente.

El estudio estima que el consumo de estos alimentos dañan el sistema cognitivo cuando un paciente basa más del 20 % de su ingesta calórica en la ingesta de estos productos. Consumir este tipo de productos aumenta el riesgo de padecer obesidad, produce enfermedades cardiovasculares, diabetes o incluso puede detonar la aparición de células cancerígenas.

Un cerebro se sienta en el espacio con líneas de colores a su alrededor que representan pensamientos, ideas o creatividad
Un cerebro se sienta en el espacio con líneas de colores a su alrededor que representan pensamientos, ideas o creatividad - Foto: Getty Images

Las partes del cerebro que se dañan al consumir estos productos son la capacidad de procesar información y de tomar decisiones. Rudy Tanzi, profesor de neurología de la Facultad de Medicina de Harvard (Boston, Estados Unidos) explicó que “todavía quedan muchos pasos que dar para descubrir la influencia de los alimentos procesados en el sistema cognitivo, pero los resultados comienzan a ser bastante esclarecedores. Una nutrición adecuada es clave para preservar y promover la salud del cerebro y reducir el riesgo de enfermedades cerebrales a medida que envejecemos”.

Es por esto, que el portal recomienda reducir el consumo de productos empaquetados con un alto contenido de grasa, azúcar, aditivos, comidas rápidas, gaseosas y bebidas con un alto contenido de endulzantes.

La idea es aumentar el consumo de frutas y verduras o reemplazar el antojo de uno de estos productos por uno saludable; frutas, frutos secos, un yogur, entre otros. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir cinco porciones de fruta al día intercalándolas con verduras; es decir, que se deben consumir una porción de fruta al desayuno, en la merienda de la mañana y otra en la de la tarde, y las verduras deben estar presentes en el almuerzo y la cena.

“El estudio se realizó en Brasil entre 10.000 personas y en el final del mismo, se realizaron pruebas cognitivas, que incluían el recuerdo inmediato y diferido de palabras, el reconocimiento de palabras y la fluidez verbal, y se preguntó a los participantes sobre la dieta que llevaban habitualmente”.

Técnicas para mejorar la capacidad cognitiva

El portal de salud, belleza y cuidado personal Cuerpo y Mente menciona algunas recomendaciones para fortalecer la memoria y la concentración, y así mejorar las capacidades cognitivas de la persona que los lleve a cabo.

  • Acrónimos: este método fue muy conocido años atrás y fue una manera de expresar el afecto que se le tenía a una persona; además, por medio de este también, se destacaban sus cualidades, la idea consistía en tomar el nombre de la persona y escribir una palabra por cada letra de su nombre. La idea es volver a realizar esta actividad o hacerlo con otras palabras e intentar recordar la mayor cantidad de palabras con determinada letra.
  • El método de los loci: esta práctica consiste en “diseñar un plano mentalmente, por ejemplo, de una casa, e ir colocando la información nueva en cada una de las estancias. Si se desea recuperarla, se tendrá que hacer un recorrido mental por la casa e ir “recogiendo los datos”.