Tendencias
ropa ajustada
El uso de prendas ajustadas puede causar serias complicaciones de salud. - Foto: Getty Images

salud

Los daños para la salud de utilizar vestuario ajustado

El uso continuado de ropa apretada debe evitarse.

Por diversas razones, hay personas a quienes les gusta utilizar ropa ajustada. Sin embargo, más allá de lo estético es importante tener claro que las prendas apretadas generan afectaciones de salud a las que se les debe prestar atención.

Una de las principales se da en la circulación sanguínea de todo el cuerpo, según lo indica la Sociedad Española de Cardiología. Por ejemplo, en el caso particular de los pantalones, su uso continuado y especialmente si no es un tejido elástico puede provocar una compresión de las venas y ocasionar la aparición de varices. Esto ocurre porque las válvulas de los vasos sanguíneos dejan de funcionar correctamente o las paredes se debilitan y dificultan el flujo de la sangre.

Vestir con prendas apretadas también puede causar envejecimiento de las células, de acuerdo con un artículo publicado en el portal Saber Vivir, de España. Esto se debe a que si la ropa comprime la zona de la tráquea o los pulmones se presenta dificultad para la respiración diafragmática, lo que redunda en que llegue menos oxígeno a células, favoreciendo el envejecimiento prematuro.

Es posible que el cerebro también sienta esa falta de oxígeno, y una de las consecuencias es que a las personas les cuesta más concentrarse, tener agilidad mental y que la memoria le falle.

Los gastos en entretenimiento y vestuario son de los que más crecen, pues la gente busca desembolsos que causen satisfacción.
Sin ir en contra de los gustos, lo mejor es utilizar prendas que no causen afectaciones a la salud. - Foto: istock

Problemas de postura

Hay quienes usan prendas de tallas menores porque quieren lucir más delgadas o estilizadas; no obstante, esto puede causar problemas en la espalda. Utilizar vestidos, blusas o sostenes demasiado apretados lastiman la espalda y afectan la columna vertebral. También provocan posturas incorrectas de hombros, cuello o cabeza, precisa un artículo del portal Mejor con Salud, escrito por Yamila Papa Pintor.

Otro de los efectos son las infecciones vaginales. Esto se debe a que las telas que se usan para confeccionar pantalones o ropa interior no permiten a la piel respirar como corresponde, asegura la mencionada fuente. “Las bacterias y la humedad en niveles mayores a lo normal provocan una alteración en el pH vaginal y por ende una infección”, asegura.

El estómago también puede ser víctima de la ropa apretada. Cuando una persona padece problemas como el estreñimiento, lo recomendable es no llevar prendas muy ajustadas. De igual forma, este tipo de vestuario genera que las personas se sientan incómodas después de comer y presenten problemas digestivos.

Esto se debe a que después de ingerir alimentos el estómago se dilata y necesita espacio. Si esto no sucede es posible que el individuo presente acidez, reflujo o incluso náuseas. Por estas razones, el uso de fajas tampoco es recomendable, pues afecta el normal desarrollo del sistema digestivo.

ropa apretada
La ropa ajustada puede causar problemas en la espalda y la columna. - Foto: Getty Images/iStockphoto

La piel es otra de las afectadas. Si bien la ropa apretada no es la responsable de la aparición de celulitis, lo cierto, dice Mejor con Salud, es que este hábito puede empeorar esta condición. La llamada “piel de naranja” se forma por la acumulación de grasas en los tejidos especialmente en los glúteos y las piernas. Cuando la dermis no tiene posibilidad de moverse cómodamente tampoco se le facilita el proceso de eliminación de toxinas.

Adicionalmente, las prendas muy apretadas favorecen la acumulación de sustancias de desecho y la retención de líquidos, que llevan justo a que se desarrolle la celulitis, asegura Saber Vivir.

Por otro lado, cuando una persona lleva vestuario apretado es posible que deba realizar un sobreesfuerzo para mover las articulaciones, lo que sobrecarga al organismo y hace que la persona se sienta cansada.

Todas estas son razones para tener en cuenta a la hora de decidir cómo vestirse o qué prendas usar, sin que esto incida en la libre elección o en la manera de sentirse bien.