Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/1994 12:00:00 AM

LOS JAPONESES NO DESESPERAN

Para combatir el estrés, los japoneses han puesto en práctica sorprendentes fórmulas que les permitan mantener su tradicional longevidad.

LOS JAPONESES NO DESESPERAN LOS JAPONESES NO DESESPERAN
LA RAZON PARA QUE LOS JAPONESES encabecen las tasas de longevidad en el mundo no es solo su tradicional dieta baja en calorías y grasas. El sutil secreto está en que todas aquellas actividades que promueve la longevidad han sido implementadas en la vida diaria. Aunque para el turista Tokio puede parecer la cuna del estrés, la verdad es que los habitantes de la capital del imperio del Sol Naciente tienen hoy a su disposición numerosas ayudas que les permiten entregarse a la meditación en medio de las congestionadas avenidas, contemplar una puesta de Sol desde el metro o incluso hacer el amor antes de llegar a su casa. De esta forma es que se relajan y rejuvenecen en medio del fragor de la batalla cotidiana.


LEJOS DEL MUNDANAL RUIDO
Una de las fuentes más grandes del estrés urbano es conseguir llegar al centro de la ciudad. Pero los trabajadores japoneses que se transportan empacados en un vagón del metro tienen un privilegio especial. Los nuevos trenes urbanos de Tokio, están dotados con monitores de televisión en los cuales los pasajeros pueden apreciar la salida del Sol sobre la costa japonesa, observar a vuelo de pájaro los bosques canadienses o navegar en las tranquilas aguas de un lago, como parte de un nuevo servicio, libre de comerciales, que busca hacerles más amable el trayecto a sus oficinas con paisajes relajantes.

Pero no solo en el subway, en todos los sitios donde hay construcciones en la ciudad de Tokio, éstas son rodeadas de gigantes vallas con fotografías de hermosos paisajes. Estas escenas naturales que reemplazan los grafitis occidentales, ayudan a reducir el estrés de permanecer en medio del tráfico.

Y quienes deben caminar algún trayecto, pueden elegir tranquilas callecitas que más que de una gran ciudad parecen pertenecer a antiguas aldeas. Apenas a 10 minutos desde el centro de Tokio hay pequeñas callejuelas que datan de la época rural y que todavía estan en servicio. El relajante trayecto permite al transeúnte visitar las pagodas o atravesar bosques de bambú y entrar a meditar en sus santuarios. Una fácil manera de obtener unos minutos de ejercicio y de calma.


MOTELES PARA CASADOS
Los diminutos apartamentos de delgadas paredes y las largas jornadas de trabajo pueden ser un serio obstáculo en la vida sexual de las parejas. Pero en Tokio hay lugares reservados para la pasión, convenientemente localizados cerca de las estaciones del metro. Y contrario a lo que sucede en otros sitio del planeta, donde los moteles son usados en su mayoría para los amores ilícitos, en Japón son frecuentados por parejas de casados de todas las edades. Hacer el amor en el camino entre la oficina y la casa ha demostrado ser un antídoto innovador contra la estrujada privacidad de la vida metropolitana.

NOVEDOSO 'HAPPY HOUR'
Hoy cada vecindario en Tokio tiene baños y saunas abiertos hasta medianoche. Por menos de 300 pesos los trabajadores urbanos pueden permanecer en estos sitios un rato al final del agitado día. La medida no solo alivia el cansancio sino que les permite botar toda la energía negativa en lugar de llevarla a sus casas o ahogarla en un trago.

Pero más que bares, en las calles de Tokio los japoneses encuentran sitios de meditación. Por el precio de un café, obtienen unos minutos de relajación. Estos novedosos 'cafes', en lugar del bullicio característico, ofrecen silencio o el sonido de la música de Mahler, Debussy y Strauss. Allí no es permitido hablar, al punto que para ordenar el pedido, los clientes simplemente señalan en el menú lo que desean. Sin el runrun de las conversaciones ajenas, ni riesgo de ruidosas discusiones o de gritos al mesero, los clientes se acomodan en las sillas, que miran todas en una sola dirección para protegerlos de algún molesto conversador que fastidie su lectura o su siesta.

DESCANSE PRIMERO Y COMPRE DESPUES
Los grandes almacenes también han contribuido a esta operación relax. En el último piso, las grandes torres de almacenes de departamentos ofrecen una amplio espacio -llamado el santuario-, donde los transeúntes pueden escapar de la multitud y el ruido de las calles y de las multitudes. Allí todo ha sido diseñado cuidadosamente para crear calma y armonía. La decoración, la música, los muebles... Las tiendas consideran que los transeúntes, una vez relajados, compran más.

EN BUSCA DEL SUEÑO PERDIDO
Mientras en las plataformas del metro de las grandes ciudades del mundo pululan los avisos que alertan a los pasajeros sobre el riesgo de robo y les advierten que no se duerman y cuiden sus objetos personales, en Japón los ciudadanos están libres de estas preocupaciones. De hecho, las pequeñas siestas en el metro son una costumbre socialmente aprobada. Los 'motosos' se han convertido en una forma de contrarrestar el cansancio de prolongados trayectos y los efectos de un largo día de trabajo. Y no son solo parte de la vida del metro, hoy en día los japoneses son alentados a tomar una siesta del mediodía en las bancas de los parques.

Esta búsqueda del sueño ha llegado al punto de que aun cuando Tokio es la ciudad más grande del mundo, el metro cierra a la media noche, para asegurar así que sus residentes lleguen a casa temprano.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Las 9 megaobras que podrían enredarse por el fallo contra Odebrecht y sus socios

    Las 9 megaobras que podrían enredarse por el fallo contra Odebrecht y sus socios

    close
  •  Bogotá tiene su red de ciudadanos en el exterior

    Bogotá tiene su red de ciudadanos en el exterior

    close
  • Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    close
  • El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    close
  •  Las lecciones de mis 50 años

    Las lecciones de mis 50 años

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1911

PORTADA

La mala hora del Grupo Aval

El grupo económico más grande del país enfrenta uno de sus momentos más difíciles por cuenta de actuaciones de la justicia colombiana y de Estados Unidos. Las consecuencias pueden ir más allá de los intereses del banquero.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1911

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.