Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/3/1997 12:00:00 AM

MENTES BRILLANTES

Aunque pocos lo sepan hay más de 25.000 inventos netamente colombianos que buscan salir del anonimato.

MENTES BRILLANTES, Sección Vida Moderna, edición 805, Nov  3 1997 MENTES BRILLANTES
Guillermo Isaza, un lector furibundo de la revista Mecánica Popular, casi se va de espaldas esa tarde de los años 60. Como una gran novedad el magazín le anunciaba al mundo entero un invento novedosísimo que"iba a cambiar radicalmente la manera de ver el cine". Era "la primera cámara cinematográfica capaz de filmar películas en tercera dimensión". Isaza volvió a releer la nota para asegurarse de que no había entendido mal. Finalmente debió aceptar la magnitud del hecho: la cámara para tridimensional que él mismo había creado durante varios años de jornadas de sol a sol en su taller de Itagüí (Antioquia) la había inventado también otra persona en Estados Unidos. Pero mientras este último se volvería millonario por su creación a Isaza sólo le quedó una victoria moral.
Esta anécdota no es la única y se repite con bastante frecuencia entre los inventores Siempre correrán el riesgo de inventar el agua tibia.
Estos seres de carne y hueso, que no tienen que ver ni con la figura mítica de Leonardo da Vinci ni con la caricaturesca de Giro Sin Tornillos, no son sólo exclusividad de los países desarrollados. Existen en todas partes y en Colombia tienen una buena cantidad de representantes. Pues aunque la gente no lo sepa existen 25.335 inventos netamente colombianos patentados durante toda la historia del país. Isaza, un autodidacta que durante 48 años fabricó seis cámaras de cine, una máquina sui géneris para sonorizar películas mudas, un sistema propio de revelado de películas de color, es un símbolo de la figura solitaria y recursiva de ese inventor aislado y poco interesado por los reconocimientos de sus derechos de creación. Sin embargo este perfil comienza a cambiar.
Según Alix Céspedes, directora de la División Nuevas Creaciones de la Superintendencia Industria y Comercio: "Existen cuatro clases de inventores. Los primeros son los independientes. En segundo lugar están los investigadores agrupados en instituciones científicas. Otro grupo es el de las universidades y por último está el de las empresas. Cada vez hay menos de los primeros y más de quienes se han dedicado colectivamente a desarrollar procesos". El aislamiento también ocurre entre el país y la comunidad científica internacional. Pero a la hora de crear no es bueno ni el uno ni el otro. Según Adolfo Suárez, un ingeniero colombiano que hace parte del Laboratorie de Mathematique et Informatique de Francia, "los inventos cada vez tienden a ser más puntuales y a realizarse en equipo. Así puede haber una retroalimentación entre los integrantes del grupo y se logra catalizar el conocimiento colectivo". Al ser Colombia un país con tan poca tradición científica el intercambio internacional es un factor clave.
Aunque las políticas del Estado no han sido lo suficientemente fuertes, los conocedores del tema insisten en que ha mejorado la situación desde hace una década. Carlos Moreno, otro colombiano integrante de este laboratorio, reconoce las bondades de las últimas políticas de Colciencias y del aumento de becas en el exterior para los jóvenes investigadores colombianos. Moreno, quien vive en Francia desde hace 30 años, está al frente de un interesante proyecto de robótica que se presentó en Expociencia 97. El grupo interdisciplinario que él dirige ya inventó el Romain (un Robot Móvil Aspirador Inteligente) y ahora intenta formar en Colombia una escuela de robótica avanzada. Para lograrlo participarán en el Campeonato de Fútbol entre robots, RoboCup- 98, en el que junto a las universidades del Valle y Los Andes fabricarán el equipo que representará a Colombia en esta copa mundial.
El Chispazo
Pero aunque las políticas estatales y la infraestructura técnica son claves en la invención, sigue funcionando de todas maneras el chispazo genial y la personalidad del creador. En un invento, dice Moreno, se conjugan "la voluntad política del Estado para ofrecer los medios materiales, una voluntad de analizar los problemas de la vida cotidiana y la mística individual para construir cosas". Y sin duda para muchos esta parte irracional y la obsesión por resolver problemas prácticos con los recursos a mano se explica simplemente por el placer que produce el mismo acto de la creación. Alvaro Villa, un paisa que vive desde hace 25 años en Estados Unidos y que ideó gran parte de los robots de Disney World, dice que no podría explicar el éxito de su trabajo sin la alegría que este le produce. "Tuve mi camino claro cuando supe que se podía conjugar mi pasión por la informática con mi afición por el chiste y la chanza. No me interesa la rama de la robótica pura sino aquella que linda con el entretenimiento. Por esto solo construyo artefactos que al tiempo que me alegren la vida se la alegren a los demás".
Así, poco a poco se va diseñando el perfil del inventor como el de un ser con antenas especiales para percibir los problemas de la vida diaria, con una vocación irrefrenable para solucionarlos y con un altísimo nivel de entrenamiento para dar respuestas prácticas.
Y en Colombia los inventores cada vez son más. Mientras, según Alix Céspedes, hace 15 años solo se presentaban dos solicitudes de patentes por año, en 1994 hubo 1.240, en 1995 se llegó a las 1.579, en 1996 a las 1.615 y en lo que va corrido de este año se alcanzan ya las 1.111. Lo que más inventan los colombianos son procedimientos relacionados con la química pura y lo que menos aparatos de ingeniería electrónica. A nivel de Latinoamérica, la invención de los colombianos está en un término medio. Así, mientras en Colombia se tramitaron en 1996 las 1.615 patentes mencionadas, en Brasil hubo 25. 874 solicitudes pero en Bolivia sólo se presentaron 146.
El futuro de las invenciones en Colombia es prometedor. A pesar de que muchos insisten en que falta una verdadera política de incentivación y de condiciones materiales, los observadores externos, como Villa, se asombran de lo enterados que están los colombianos de lo que está sucediendo afuera y de la gran disponibilidad de materiales que gracias a la apertura se encuentran en el mercado. No hay duda de que la malicia indígena colombiana y un medio lleno de necesidades por resolver son un buen caldo de cultivo para que nazcan más inventores. Pero algunos creen que es necesario acabar con el anonimato de sus creaciones para que no se repita más la historia de genios olvidados como Guillermo Isaza, quien sin duda habría sido una figura internacional de haber vivido en otras épocas y otras circunstancias.

'Made in' Colombia
- La vacuna contra la malaria, sin duda es uno de los inventos colombianos más conocidos en el mundo. Pero a pesar de que tiene una patente en Estados Unidos (la 4735799) en Colombia nunca fue registrada.
- Aunque todo el mundo ha oído hablar de la válvula del corazón creada por Ramsés Hakim, pocos saben que éste tiene más de 20 patentes.
- En los últimos años se han patentado más de 100 inventos colombianos en Estados Unidos.
- Hace ocho años se creó la Asociación Colombiana de Inventores, a la cual pertenecen 80 socios.
- El boyacense Manuel Chivatá se inventó un método sui géneris de realizar explosiones sin materiales tradicionalmente detonantes como la pólvora. Se vale de elementos inocuos y produce así explosiones para sus trabajos de ingeniería civil.
- El microempresario Ricardo Aldana creó una válvula ecológica que, conectada al sistema de admisión de aire de los automóviles, reduce las emisiones contaminantes.
- El técnico Fabio Barbosa Páez tiene en trámite de patente su invento de una prótesis con movimientos interfalángicos y de muñeca.
- Jonas Vogulys es un ingeniero que aunque vive de una agencia matrimonial en sus ratos libres inventa cosas. Las últimas son un tapete eléctrónico inalámbrico que activa una cámara de video para la seguridad y un dispensador automático de comida para animales. Así los dueños pueden ausentarse de sus casas.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com