Tendencias

estados unidos

Mujer que por poco mata a su hijo adoptivo de hambre fue condenada a 28 años de prisión

La dura sentencia se produjo porque se comprobó que la mujer lo escondía bajo una escalera y el nivel de desnutrición del niño de 5 años era parecido al de un prisionero en un campo de concentración Nazi.

La dura sentencia se produjo porque se comprobó que la mujer lo escondía bajo una escalera y el nivel de desnutrición del niño de 5 años era parecido al de un prisionero en un campo de concentración Nazi.

Cuando las autoridades encontraron a Jordan, un niño de cinco años, pesaba 27 libras y tenía varios moretones. Su madre adoptiva lo ocultaba bajo las escaleras, en un espacio en el que apenas se podía mover y solo le daba de comer tajadas de pan por lo que sufría una grave desnutrición. Esto ocurrió en Spring, Texas, Estados Unidos.

El denunciante de este grave caso de crueldad fue el hermano adoptivo de Jordan y lo hizo en marzo de 2014 cuando las autoridades capturaron a la madre que tenía 6 meses de embarazo y ya tenía 6 hijos más.

Le puede interesar: “La violencia infantil es la principal causa de separación entre padres e hijos”

El testimonio de dos de los hijos de Tammi Bleimeyer fue clave para revelar los vejámenes a los que el niño de 5 años se veía sometido en su casa. Uno de ellos contó que “Jordan cambió para siempre después de los sucedido”.

En el juicio se conocieron los macabros detalles del maltrato de la mujer al niño, que además de recibir golpizas solo era alimentado con tajadas de pan. Si el niño no se comía el pan rápidamente se lo quietaban y no le permitían comer junto con el resto de miembros de la familia.

Además se encontró que la mujer llamada Bleimeyer lo golpeaba y lo obligaba a usar un pañal para que no tuviera que salir de su enclaustramiento que por poco lo lleva a la muerte y de acuerdo a los médicos que lo evaluaron parecía un niño que vivió el holocausto nazi.

Esta semana la mujer fue encontrada culpable por daños en calidad de omisión y sentenciada a pagar 28 años en prisión.  

El padre de Jordan ya había sido sentenciado a 15 años de prisión por los mismos cargos en 2016.

La buena noticia es que el niño, que ahora tiene 9 años, se reunió con su madre biológica y que los otros pequeños de la familia fueron rescatados por el Servicio de Protección a menores y el bebé nacido durante el juicio fue entregado a una familia adoptiva.