Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/9/2001 12:00:00 AM

Narcisos y agresivos

Un estudio sugiere que la agresividad en ciertas personas es consecuencia de una imagen inflada de sí mismas.

Narcisos y agresivos Narcisos y agresivos
Los estudios sicológicos siempre han determinado que la violencia tiene raíces en la baja autoestima y que la mejor manera para tratar a las personas agresivas es fomentando una imagen positiva de sí mismas. Sin embargo esta teoría, que aparentemente nunca había sido cuestionada, acaba de ser refutada por Roy Baumeister, un sicólogo de la Universidad de Princeton, quien ha encontrado que la agresividad sí está relacionada con el amor propio exagerado. Este tipo de imagen grandiosa de sí mismos la tienen por lo general los individuos narcisos, quienes construyen su exagerado ego basados en situaciones irreales. Cuando esa imagen es controvertida por un personaje externo estas personas reaccionan violentamente.

El experto afirma que las personas que tienen una imagen negativa de sí mismas evitan a toda costa sobresalir y enfrentar a los demás. Un acto agresivo, por lo tanto, no sería propio de este tipo de individuos. Por el contrario, personajes violentos de la historia reciente mundial, como Adolfo Hitler y Saddam Hussein, son individuos ampliamente reconocidos por tener una imagen bastante inflada y segura de sí mismos. “La agresión está determinada por muchos factores pero esta teoría permitiría afirmar que el exagerado amor propio incrementa sustancialmente las probabilidades de violencia”, dijo el investigador en su artículo publicado en la revista Scientific American.

Para comprobar su hipótesis el sicólogo primero buscó evidencias científicas que soportaran su teoría. Encontró un estudio de la Universidad de Georgia, realizado a finales de los años 80, en el que se diferencia a personas con autoestima estable e inestable. En esa investigación la mayor incidencia de comportamientos hostiles se encontró en gente con autoestima alta pero inestable. Luego Baumeister se dio a la tarea de comparar la agresividad por grupos de personas y encontró, por ejemplo, que los hombres tienen mejor autoestima que las mujeres y son más agresivos que ellas. Las personas deprimidas tienen baja autoestima y son menos violentas. Por el contrario, los sicópatas que tienen conductas criminales poseen una idea muy favorable de ellos mismos, así como las pandillas y los grupos violentos que sienten sobre ellos una aureola de superioridad.

El siguiente paso fue realizar un estudio propio que le permitiera corroborar sus hipótesis. A los participantes —que fueron clasificados por los investigadores de acuerdo con su autoestima y narcisismo— se les pidió jugar a una prueba de reacción en la que quien respondiera más lento recibiría un desagradable ruido de parte de su oponente. Luego tuvieron que escribir un ensayo sobre aborto y se le pidió a cada uno que revisara y calificara el artículo del otro. En realidad los artículos fueron calificados al azar como buenos y malos por los investigadores sin que lo supieran los participantes del estudio. A unos les escribieron “formidable” y a los otros les colocaron comentarios negativos como “es uno de los peores artículos que he visto”. Luego les entregaron los exámenes y les pidieron que compitieran de nuevo en las pruebas de reacción. La medida de agresión era el nivel de ruido que hacían las personas y quienes más generaron este incómodo sonido fueron los narcisistas que tuvieron bajas calificaciones por su desempeño en el escrito. “Los resultados apoyaron más la teoría de que quienes tienen una alta y exagerada autoestima son más agresivos”, dice Baumeister.

El tema es de gran importancia para los sicólogos ya que conocer el origen de la violencia ayuda a formular nuevos mecanismos para tratarla pero, sobre todo para prevenirla.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com