Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/7/2005 12:00:00 AM

Odisea en el espacio

El regreso del Discovery al espacio resultó ser una aventura llena de tensión. Ahora que el programa ha sido suspendido, muchos se preguntan cómo será el vehículo que reemplazará al trasbordador.

Odisea en el espacio, Sección Vida Moderna, edición 1214, Aug  7 2005 El lanzamiento, el 26 de julio, parecía perfecto, pero la cámara en el trasbordador mostró que pedazos del tanque externo de combustible se desprendieron (derecha). Por fortuna no golpearon la nave.
El regreso de los viajes al espacio fue anticipado por la Nasa como un gran acontecimiento. No podía ser de otra manera. Era la reanudación del programa espacial, cuyas misiones fueron suspendidas luego de la tragedia del Columbia, hace dos años y medio, tras una inversión de 1,5 millones de dólares para mejorar la seguridad del vehículo espacial. Pero el vuelo del Discovery, en lugar de convertirse en el resurgir del ave fénix, resultó ser una aventura de alto riesgo llena de tropiezos y contratiempos.

El primero de ellos fue el lanzamiento, programado originalmente para el 13 de julio, el cual tuvo que ser aplazado cuando se detectaron algunas fallas en un sensor del combustible y en las losas que protegen el vehículo de las altas temperaturas.

Finalmente la nave salió el martes 26 de julio en lo que fue descrito como un lanzamiento perfecto. Pero la dicha duró poco. Al día siguiente, la tripulación detectó que unos pedazos de la espuma aislante del tanque externo de combustible se habían desprendido luego del despegue. Algo similar fue lo que causó el desastre del Columbia. En esa oportunidad, el material golpeó el trasbordador con tal fuerza, que creó fisuras en una de las alas. Ese daño influyó de manera fatal al momento de ingresar a la atmósfera.

Aunque en esta ocasión el residuo no golpeó el Discovery, la Nasa decidió suspender los viajes programados de la flota de transbordadores por un tiempo indefinido. Durante estos dos años los esfuerzos estuvieron encaminados a resolver precisamente este problema y si bien identificaron la zona de riesgo, se abstuvieron de rediseñarla. En cambio se enfocaron en reducir el tamaño de los pedazos que se desprenden y en prevenir que golpearan el trasbordador. "Decidimos que era seguro viajar así pero, obviamente, nos equivocamos",dijo a los medios William Parsons, gerente del programa. Un artículo del New York Times reveló que existía un informe previo en el que se exponía claramente que la amenaza de generar residuos críticos no se había solucionado. En este caso, por fortuna, los escombros no golpearon el Discovery.

El domingo 31de julio surgió un nuevo problema. Una porción de la espuma usada como relleno de fisuras colgaba en la parte inferior de la nave. No se sabe a ciencia cierta cómo se desprendió, pero la Nasa aportó su propia explicación. Estas piezas se colocan en 90 por ciento con la ayuda de robots, pero en ciertas áreas de difícil acceso el trabajo se hace a mano. Son precisamente estas últimas zonas las que están más predispuestas a soltarse. El desprendimiento fue considerado como un riesgo potencial, pues podía interferir en el flujo de aire que se establece al momento del ingreso a la atmósfera, aumentar la temperatura de las cerámicas y causar otra desgracia. La misión del Discovery se extendió un día más para realizar una caminata espacial que buscaba reparar el daño, operación que resultó exitosa.

Pero un nuevo contratiempo salió a relucir, esta vez por cuenta de un pedazo arrugado de la cobija térmica cerca de la ventana del comandante. Aunque se pensó en otra caminata espacial para repararlo, la Nasa decidió finalmente dejarla así.

Para algunos, la renovación del Discovery no ha sido un completo fracaso. Sólo el hecho de haber colocado cámaras digitales en la barriga del trasbordador ha suministrado imágenes espectaculares e información que será de gran utilidad para seguir trabajando en la corrección del problema.

No obstante, algunos especialistas creen que los trasbordadores son ya un viejo vehículo que exige un enorme presupuesto para su mantenimiento. Su retiro definitivo está planeado para 2010 y no se justificaría seguir haciéndole costosas reparaciones para tan corta vida útil. Por eso consideran que la mejor opción es acelerar la construcción de su reemplazo, algo que estaba proyectado para 2014. La presión por una solución alterna tiene que ver con el compromiso de terminar la Estación Espacial Internacional, un proyecto en el que Estados Unidos no sólo debe desarrollar partes, sino transportar piezas cruciales, como lo es el módulo experimental.

Sin embargo, el plan B de la Nasa no tendría la apariencia de un avión sino de un cohete, similar a los que hicieron parte de la misión Apolo que llevaron al hombre a la Luna. El aparato podrá llegar a la órbita de la Tierra; desde allí, visitar la estación espacial o ser impulsado hacia la Luna y, por qué no, en un día no muy lejano, hacia Marte. En los planos, la carga y la tripulación están dispuestas en la parte superior del cohete, con lo cual quedarían lo más alejadas posible de los propulsores, para así evitar accidentes como el del Columbia. Por eso se cree que será 10 veces más seguro que el trasbordador, cuyas probabilidades de accidentalidad son de una en 100. Incluso existe la posibilidad de que la carga y la tripulación viajen siempre en diferentes cohetes. En caso de problemas, habría un sistema de escape para que la cápsula con astronautas se desprenda de los tanques de combustible.

Otra de las ventajas del nuevo modelo es su tamaño. Se trata de un cohete de 106 metros de altura que le dará seis veces más capacidad para transportar carga al espacio que un trasbordador. Para lanzarlo a la órbita terrestre se utilizarían los tanques sólidos de combustible del trasbordador. Y para el regreso, el módulo no necesitaría planear sino que haría una caída libre amortizada con paracaídas sobre el suelo de California o cualquier otro lugar en el occidente de Estados Unidos. Por sus características estaría listo más pronto y sería menos costoso.

Mientras en tierra se sigue discutiendo sobre este tipo de alternativas para continuar con la exploración del cosmos, el mundo sigue con los ojos puestos en el espacio esperando que este lunes el Discovery aparezca en el firmamento, que no se repita la tragedia del Columbia y que los tripulantes llegue sanos y salvos. Pero, aunque aterricen sin contratiempos, que es lo más probable, la era de los trasbordadores, que comenzó con bombos y platillos en 1981, ya tiene sus días contados.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • 30 años del concierto de conciertos: la noche que todos maduramos

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.