Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/7/1995 12:00:00 AM

OTRO ENEMIGO OCULTO

Una deficiencia vitamínica podría ser tan culpable del infarto como el colesterol alto.

OTRO ENEMIGO OCULTO OTRO ENEMIGO OCULTO
LA TEORIA NO ES nueva. Fue formulada por primera vez hace 25 años pero generó un gran escepticismo dentro de la comunidad médica. Ahora, nuevas investigaciones han revivido la hipótesis de que una deficiencia vitamínica podría conducir a la enfermedad coronaria.
Se trata del ácido fólico, una de las más conocidas vitaminas del complejo B. Se sabe que entre sus múltiples funciones está la de reducir las cantidades de un aminoácido llamado homocisteína en la corriente sanguínea. Diversos estudios han mostrado que altos niveles de este aminoácido en la sangre pueden dañar los vasos sanguíneos, causar arterosclerosis y conducir al infarto.
La homocisteína es una pariente cercana del colesterol y, como éste, es un importante agente en el riesgo de problemas coronarios. Sin embargo los altos niveles de homocisteína son más fáciles de tratar que los de colesterol. Los estudios muestran que el ácido fólico ayuda a disminuir considerablemente los niveles de esta sustancia en la sangre, colocándola en un rango más seguro. Según los científicos, el 40 por ciento de las personas estudiadas no consumían ácido fólico en la cantidad suficiente para mantener los niveles de homocisteína bajos. El estudio mostró que el 20 por ciento presentaba niveles que las colocaban en alto riesgo de enfermedad coronaria.
Al contrario del colesterol -cuyos niveles son muy difíciles de bajar sólo con cambios en la dieta alimentaria-, los niveles de homocisteína caen fácilmente cuando la persona consume abundantes cantidades de ácido fólico. Esta benéfica sustancia está contenida en la mayoría de las frutas y verduras frescas, particularmente en las naranjas y los vegetales de hoja verde oscura.

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.