Así se pueden aliviar las cicatrices del acné
Así se puede prevenir el acné. - Foto: Getty Images

vida moderna

Piedra de alumbre para cerrar los poros y secar los granos

La piedra de alumbre permitirá que la dermis se vea limpia de imperfecciones y más suave.

La piedra de alumbre se caracteriza por ser rica en potasio, debido a que está conformado por aluminio y potasio hidratado, razón por la cual se caracteriza por ser un antitranspirante, astringente y antiséptico.

Asimismo, la piedra de alumbre cumple la función de prevenir el crecimiento bacteriano, así como la reducción de la inflamación después de la afeitada. De igual manera, reduce la piel grasa, motivo por el cual evita los brotes de acné, según el portal Salud180.

Ahora bien, el acné es una patología recurrente de la piel que ocurre cuando la grasa y las células muertas de la dermis tapan y obstruyen los poros, lo que puede ocasionar brotes de lesiones.

El acné es una enfermedad que afecta a millones de jóvenes alrededor del mundo y la mayoría de las veces, los brotes ocurren en la cara, pero también pueden salir en la espalda, el pecho y los hombros, lo que se torna incómodo para varias personas al ser áreas visibles del cuerpo.

De acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación e investigación, puede producirse tras cambios hormonales como los de la pubertad, periodos menstruales, el embarazo, el uso de píldoras anticonceptivas, así como algunos productos cosméticos y ciertos fármacos.

En ese orden de ideas, el uso constante de la piedra de alumbre, en conjunto con un lavado de la cara, hará que la dermis se vea más limpia de imperfecciones, entre ellas el acné, asimismo, estará suave y tonificada.

¿Cómo hacer jabón con piedra de alumbre?

  • Triturar la piedra de alumbre.
  • Calentar medio vaso de agua.
  • Mezclar el contenido con una cápsula de vitamina E.
  • Añadir glicerina.
  • Agregar la infusión en moldes de jabón.
  • Por último, dejar enfriar y desmoldar.

Finalmente, es importante aclarar que llevar a cabo este proceso puede traer grandes beneficios para la salud de la piel, sin embargo, se debe consultar con un profesional de la salud para llevar a cabo el tratamiento adecuado.

Acné: mascarilla de tomillo y sábila para tratarlo

La revista UnCOMO, publicada a través del portal Mundo deportivo, explicó que una mascarilla de tomillo y aloe vera puede contribuir a tratar este problema.

La clave del tomillo radica en sus propiedades antibacterianas, y esto cae muy bien si se tiene en cuenta que el acné se origina como una infección cutánea. Esta planta actúa con rapidez a la hora de combatir este tipo de infecciones.

En cuanto a la sábila, es una de las mejores que se pueden utilizar para la dermis, gracias a sus propiedades antibacterianas, hidratantes y antiinflamatorias, sobre todo cuando es demasiado oleosa y tiende a la aparición de las molestas espinillas, puntos negros o acné, según el portal Salud180.

UnCOMO indica que para preparar esta mascarilla se requiere: un vaso de gel de aloe vera y un vaso de infusión de tomillo.

Preparación y uso:

  • Si se posee la hoja de sábila, se debe abrir a la mitad y extraer el gel con ayuda de una cuchara.
  • Hacer una infusión de tomillo bien cargada.
  • Mezclar la infusión de tomillo con el gel de aloe vera.
  • Revolver hasta que todo integre correctamente.
  • Limpiar la zona afectada con agua y jabón neutro para que los nutrientes penetren correctamente.
  • Aplicar la mascarilla por toda área.
  • Dejar actuar alrededor de 45 minutos.
  • Pasado el tiempo, enjuagar con abundante agua tibia o fría.
  • Repetir el procedimiento tres veces por semana para notar resultados.

Además del tomillo y la sábila, existen otras plantas medicinales que pueden ayudar a aminorar esta afección naturalmente. Algunas de estas, son:

  • Caléndula: las flores de esta planta son protectores y regeneradoras, por lo que aplicar en la piel un aceite de caléndula, una crema, o una pomada, aminorar el cané y sus secuelas, explica el portal Cuerpo Mente.
  • Diente de león: la savia que se extrae de la flor del diente de león actúa como un tónico facial y gracias a su potente efecto limpiador desinfecta las áreas en donde se encuentra el acné. Además, previene que se extienda a otras zonas. Es rico en minerales como hierro, lo que regenera la piel y previene la aparición de cicatrices.