Plantas medicinales, plantas, hierbas
Las plantas medicinales tienen una variedad de beneficios para el organismo tanto interna, como externamente. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Plantas que toda mujer debería saber que existen por sus beneficios para su salud

De todos modos, no se deben usar remedios herbales sin antes hablar primero con un experto de la salud.

Las plantas medicinales son plantas usadas como medicamento y las personas las usan para ayudar a prevenir o curar una enfermedad y también las usan para aliviar síntomas, incrementar la energía, relajarse o perder peso, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, explicó que muchas personas creen que usar plantas para tratar una enfermedad es más seguro que tomar un medicamento, aunque, natural no quiere decir seguro, a menos que se tomen de la manera indicada, ya que algunas hierbas pueden interactuar con otros medicamentos o ser tóxicas en dosis altas y también, pueden causar efectos secundarios.

Dicho lo anterior, el portal Hogarmanía reveló algunas plantas especiales para mujeres por sus propiedades curativas para los dolores menstruales, para aumentar la fertilidad y mejorar los síntomas de la menopausia.

Así las cosas, las recomendaciones son:

  • Manzanilla: Tiene propiedades antiespasmódicas y mejora los cólicos de la menstruación.
  • Sauzgatillo: Mejora los síntomas de ovario poliquístico y adicional se caracteriza por ser reguladora hormonal.
  • Frambueso: Es astringente y fortalece las padres del útero lo cual es ideal para preparar a la mujer para el parto.
  • Rosa damascena: El aceite de esta planta ayuda con la resequedad vaginal y adicional mejora los dolores de cabeza relacionados al síndrome premenstrual o la menopausia.
  • Hipérico: Por sus propiedades relajantes mejora el estrés de los síntomas premenstruales o de la menopausia.
  • Angélica: Según el portal, se caracteriza por aumentar la vitalidad y la libido.
  • Esquisandra: Aumenta la libido.

De todos modos, antes de consumir alguna planta medicinal lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, ya que la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Cómo elegir y usar hierbas medicinales de manera segura

  • No hay que darle suplementos herbales a los niños ni se deben emplear si se tiene más de 65 años de edad.
  • No usar remedios herbales sin hablar primero con un experto de la salud y en especial si se está tomando cualquier medicamento.
  • No utilizarlos si se está en embarazo o amamantando.
  • No usarlos si se va a tener una cirugía.

Datos que se deben saber acerca de las hierbas medicinales:

  • No son reguladas como los medicamentos.
  • No necesitan someterse a estrictas pruebas antes de venderse.
  • Es posible que no funcionen como se anuncia.
  • Las etiquetas no necesitan aprobación. Podrían no mostrar la cantidad correcta de un ingrediente.
  • Algunas hierbas medicinales pueden contener ingredientes o contaminantes no mencionados en la etiqueta.

Otros hábitos para tener una buena salud

  • Beber agua. El líquido ayuda con la eliminación de desechos. No obstante, el consumo diario de agua es diferente para los hombres y para las mujeres, ya que existen diferencias entre la ingesta, pero por lo general la mayoría de los hombres necesita aproximadamente 13 tazas de líquido al día y la mayoría de las mujeres necesita aproximadamente nueve.
  • Realizar actividad física. Las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.
  • Tener una dieta saludable: esta debe incluir al menos 400 g (o sea, cinco porciones) de frutas y hortalizas al día, menos del 10 % de la ingesta calórica total de azúcares libres, menos del 30 % de la ingesta calórica diaria procedente de grasas y menos de cinco gramos de sal (aproximadamente una cucharadita) al día y la sal debería ser yodada.